Esto pasa A Kenna James (también) le gustan los hombres

Kenna James había conseguido el triple salto mortal: convertirse en una (joven) leyenda del cine X pese a rodar exclusivamente con otras mujeres. Por eso, la primera escena heterosexual de la actriz de Indiana es un acontecimiento de primer orden que merecía ser contado con calma y deleite.

Kenna James
Álvaro García Montoliu | 09/03/2017 - 12:11

Hay un término muy extendido en los países anglosajones, el de bi-curious, que se refiere a esas personas que, aunque se declaran abiertamente heterosexuales, no les hacen ascos a los frutos prohibidos de su mismo sexo. En esa categoría podría entrar perfectamente una de nuestra últimas obsesiones, Kenna James.

Esta belleza escultural de Indiana, de unos infartantes 1.72 metros, ha conseguido hacer carrera, desde que empezara con 19 años en 2014, en el porno lésbico. Son muchas las veces que ha dicho que no mostraba ningún tipo de interés en los hombres frente a la cámara, aunque mantiene una relación estable con su novio desde hace tiempo.

Será porque, como ella misma admite, le pone a cien sacar del armario a sus amigas lesbianas o acercar al lado oscuro a esas chicas, como ella, que sienten una lasciva curiosidad por ese cofre del tesoro con olor a lirios que esconden entre las piernas sus compañeras de clase. Entre sus conquistas femeninas figuran Mia Malkova, Vanessa Veracruz y Little Caprice.

Kenna James

 

Cruzando barreras

Pero a menudo se dice eso de nunca digas nunca y Kenna James ha decidido finalmente entregarse a un hombre, que unas cámaras recojan el momento histórico y nosotros podemos verlo con deleite. No es otro que James Deen, un galán controvertido, el encargado de oficiar tan sagrado rito de iniciación, que tras pasar una temporada en el (relativo) ostracismo debido a una desagradable y confusa polémica, ha vuelto a rodar para una boyante compañía como X-Art, lo que significa que está a un solo paso de volver a conquistar la cima.      

Kenna confiesa que desde los 14 años está profundamente enamorada de Deen, que se hizo una mujer viéndole actuar. “Si tenía que ser alguno, sólo podía ser él. Es tan mono y adorable, es un compañero de escena maravilloso”, revela.

Recuerda, además, el momento en el que finalmente le conoció en la AVN de 2015. “Me comporté como una auténtica fangirl. Estaba en el stand de enfrente y estaba pasmaba. Me tomé una foto con él y pensé que iba a reventar”. Quién iba a decir que, dos meses después, lo haría. Y esta vez, bastante más literalmente.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados