Alessandra Ambrosio y la revolución que vino del sur de Brasil

Es una de las top models más populares y ricas del planeta, y una de los principales motivos por los que el estado brasileño de Rio Grande do Sul se ha convertido en la mayor cantera de maniquís de la última década.

Alessandra Ambrosio
Marc Reverté | 11/03/2013 - 12:35

Cuando tenía 11 años estaba tan obsesionada con el enorme tamaño de sus orejas que le pidió a su papá que le permitiera operárselas. El progenitor, un señor de origen polaco que regentaba una gasolinera al sur de Brasil, accedió ante la insistencia de la niña, pensando que si arreglaba el tema, la muchacha dejaría de tocar las narices y se clamaría.

Pero lo que sucedió fue que, solo meses después de operarse las dichosas orejas, Alessandra, con apenas 12 años, se apuntó a un curso para ser modelo. De golpe, había pasado de odiarse a quererse lo suficiente como para pensar que tenía alguna opción en las pasarelas, en las campañas de las frimas de lujo y en las portadas de las principales revistas de moda del planeta.

Sorprendentemente, tenía razón. En 1996, con apenas 14 años de edad, era finalista del Elite Model Look brasileño. Y a partir de ahí, campañas para Next, Armani o Ralph Lauren, hasta ser escogida en 200 como la segunda mujer más sexy del planeta por Askmen y colarse cuatro años más tarde entre las diez modelos más ricas del negocio de la moda, según la revista Forbes.

Actualmente, Ambrossio vive en Miami jutno a su esposo, un reputado hombre de negocios, y sus dos hijos. Hace unos meses. Victoria’s Secret, compañía para la que desfila desde hace un lustro, confirmó que la potavoz y ángel oficial de su nueva línea, Pink, sería esta brasileña, sin duda, uno de los rostros y cuerpos más celebrados de aquella nueva hornada de modelas cariocas que, liderada por Giselle Bundchen, surgió a principios de la pasada década procedente del sureño estado Rio Grande Do Sul, donde los genes europeos (sobre todo, emigraron allí alemanes y polacos) se mezclaron con la sangre amazónica para producir una serie de bellezas sin parangón.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados