Amber Rose no es de este mundo

¿Entiendes en qué consiste la absurda polémica entre Kanye West y Amber Rose y de qué va lo del selfie de reconciliación de esta última con Kim Kardashian? Nosotros tampoco. Pero tratándose de la última de las pueriles travesuras de esa loca sublime y encantadora que es Amber, no podemos evitar que nos divierta.

Amber Rose
Redacción | 04/02/2016 - 19:23

No pasa ni una semana sin que Amber Rose (Filadelfia, 1983) nos dé alguna sólida razón para seguir adorándola.

Cuando no es un inesperado selfie junto a Kim Kardashian, es una juerga de antología acabada como el rosario de la aurora (a cuatro patas y con la mandíbula desencajada, como se supone que deben acabar estas cosas) y pregonada al mundo vía satélite o un comentario indiscreto en Twitter sobre lo mucho que le gusta a Kanye West que le estimulen el perineo, ya sea con dedos o con juguetes.

Dice su biografía más o menos oficial que la ciudadana Rose es modelo, actriz y diseñadora de moda. Pero, sin desmerecer sus encomiables esfuerzos en ninguno de esos campos de la actividad humana, por lo que de verdad destaca esta mulata hija de militar con sangre italiana, irlandesa, caboverdiana y escocesa corriendo por sus venas es por su capacidad para mantenerse aferrada ‘al candelabro’ a base de ruido, insensateces, polémicas y maledicencia.

Juzguen ustedes: con apenas 15 años, pruebas de edad convenientemente falsificadas y  ‘Paris’ como nombre de guerra, ya se ganaba la vida desnudando su cuerpo moreno en locales de strip-tease de Pensilvania. Allí fue donde la descubrió (años después, ya en edad legal) Kanye West, que se la llevó al huerto y la fichó para la campaña publicitaria de las zapatillas deportivas que acababa de diseñar para Louis Vuitton.

Desde entonces, Amber puede presumir con pleno fundamento de haber protagonizado algunas de las relaciones sentimentales más estridentes (con Kanye West, con Whiz Khalifa, con Machine Gun Kelly…), algunos de los escándalos más sonoros y alguna de  las fotos de alfombra roja más guarras de la última década.

 

Las guerras del coño

Lo de su reciente foto con la ínclita Kim Kardashian tiene una cierta guasa, porque demuestra hasta qué punto casi todo en la vida de esta mujer de 31 años con mucho plomo en las cartucheras es un paripé cuidadosamente orquestado a mayor gloria de su carrera mediática.

La historia oficial venía a ser desde hace unas semanas que Amber y Kim eran enemigas irreconciliables, resentidas la una con la otra por haber compartido al mismo hombre (sí, de nuevo Kanye West) y por múltiples rencillas en medios de comunicación y redes sociales. Se odiaban, en fin, y su próximo encuentro casual en cualquier alfombra roja de las que tanto proliferan en Hollywood y aledaños corría el riesgo de convertirse en una orgía de violencia y rencor malsano, con un par de lobas de colmillo retorcido despellejándose vivas mientras los transeúntes se indigestaban de palomitas.

El caso es que la foto en que ambas posan mirando al tendido con evidente complicidad y orgullo torero, como escupiéndole a la cara al mundo un “va por vosotros, panolis” y un “ahí queda eso”, llega muy poco después de que Kanye, marido de Kim, haya descrito a Amber como una vulgar fulana y una stripper cualquiera y Amber haya contraatacado con su elegante comentario sobre las querencias anales del tal West.

Sin embargo, para una superviviente curtida en los chamizos menos recomendables de Filadelfia, una mujer acostumbrada desde la adolescencia a jugarse el pellejo exhibiendo lorza por cuatro chavos en garitos frecuentados por adictos al crack, nada que no sea cuestión de vida o muerte merece ser tomado en serio. Así que se encuentra con Kim, echa mano de móvil de última generación y se reconcilia con ella selfie mediante. Y pelillos a la mar. Hasta la próxima vez que necesite hacer algo de ruido para que no se olviden de su entrepierna morena y vuelva a liarla parda contra el famoso que se ponga a tiro en esas redes de dios.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Simona: La Gran Hermana rebelde y swinger posa desnuda con su novio.
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados