Historias del porno El Mundial en pelotas

Hoy arranca el Mundial de Rusia, la gran orgía futbolística que llevamos meses esperando. Nuestras historias del porno nos recuerdan la profunda relación que ha existido siempre entre cine X y deporte rey.

Porno y fútbol
Paco Gisbert | 14/06/2018 - 10:03

El fútbol y el porno tienen más puntos en común de lo que, a simple vista, pudiera parecer. Ambos requieren de capacidad física para ser practicados y en ambos se utiliza como herramienta de trabajo alguna extremidad o apéndice de la parte inferior del cuerpo, aunque en las dos disciplinas la cabeza sea fundamental para conseguir el éxito.

Un futbolista con excelente técnica y sin cerebro acaba convirtiéndose en Paul Gascoigne, una caricatura borracha de sí mismo; un actor porno con habilidades para follar pero exento de un mínimo de inteligencia puede terminar como Marc Wallice, desterrado de la industria.

Pero el fútbol y el porno han tenido mucha más relación que las similitudes físicas de sus practicantes. Los futbolistas, en general, son aficionados al porno y, en ocasiones, a orgías en las que participan varios miembros del mismo equipo.

Porno y fútbol

 

Cada temporada la prensa desvela algún escándalo relacionado con fiestas sexuales de equipos que compiten en los torneos internacionales, de jugadores que, después de una juerga, han requerido los servicios de acompañantes sexuales o, sencillamente, de concentraciones en las que se quiebra la austera disciplina impuesta por el entrenador con polvos clandestinos. Solo hay que recordar a esos los tres futbolistas del Éibar imputados por difundir un vídeo sexual en el que participaban ellos mismos con una chica.

El porno, por su parte, se ha referido al fútbol en un puñado de películas, la mayoría de ellas estrenadas con ocasión de acontecimientos deportivos como los Mundiales. En 1990, Italia albergó el Mundial de fútbol por segunda vez en su historia.

Aquel torneo, que acabó adjudicándose Alemania en una polémica final, fue aprovechado por la industria del porno europeo para, con su habitual dosis de oportunismo, lanzar al mercado ‘Cicciolina y Moana en el Mundial’, de Jim Reynolds, donde las dos grandes estrellas del cine X italiano animaban a la selección transalpina a base de polvos en lo que es la primera referencia al fútbol en una película X y un filme que incluso figura en las obras que estudian la relación entre el balompié y el cine.

 

El Mundial de Private

La historia se repetiría 16 años más tarde cuando la compañía Private aprovechó el Mundial de Alemania de 2006 para lanzar al mercado ‘Private Football Cup 2006’, de J.F. Romagnoli, un filme cuya relación con la mayor cita futbolística del planeta es muy tangencial: un millonario ucraniano descubre, gracias a su asesor legal, que es propietario de un equipo de fútbol femenino.

Por supuesto, ni Tera Bond, Maria Bellucci, Kyra Banks o Justine Ashley, parte de la alineación de la película, demuestran ser Xavi, Iniesta, Villa o Casillas. Pero tampoco hace mucha falta porque se emplean a fondo en lo que toca.

Porno y fútbol

 

Aparte de estas dos referencias directas al fútbol en el porno, el cine X se ha acercado alguna que otra vez al fenómeno balompédico en películas menos oportunistas que las que se graban con ocasión de los Mundiales.

La más interesante de todas, con mucha diferencia, fue la serie realizada por Mario Salieri en 2006 sobre el mundo del fútbol y sus entresijos. ‘Salieri Football’, compuesta por tres partes, no necesita escenas de partidos para contar historias de sobornos, chantajes y trata de blancas en el mundo del negocio balompédico e incluso se permite la denuncia directa a través del testimonio de Carlo Pedrelli, futbolista de la Roma durante la década de los 80 que publicó un libro en el que destapaba los escándalos de corrupción del calcio.

En los tiempos modernos, la productora española Cumlouder ha sido la más activa a la hora de relacionar el fútbol y el sexo. En cada cita mundialista (y en las eurocopas), Cumlouder ha escenificado parodias de enfrentamientos futboleros trasladados al sexo, filmado cómo ven los partidos las seguidoras más apasionadas de los equipos o utilizado el argumento mundialista para grabar un polvo en cualquier circunstancia, quizás porque la primera vez que lo hicieron, allá por 2010, trajeron suerte a la selección española, que logró su primer título mundial.

De momento, echamos en falta la cita bianual con el sexo futbolero en Cumlouder.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Riley Nixon: "El porno encaja a la perfección con mi estilo de vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados