Esto pasa Emilia Clarke devuelve la ilusión canalla en ‘Star Wars’

Dihan lo que digan de ‘Han Solo: Una historia de Star Wars’, lo último de la franquicia galáctica cuenta con un argumento de peso: Emilia Clarke luciendo escotazo y derrochando glamour peligroso.

Emilia en Han Solo
Álvaro García Montoliu | 28/05/2018 - 13:18

Este fin de semana había pocos eventos más apetecibles para los amigos del vicio y la subcultura (más lo segundo que lo primero, eso sí) que el estreno de ‘Han Solo: Una Historia de Star Wars’.

Sobre todo porque, después de todos los líos de su producción, que incluyeron el despido de sus dos directores originales, Phil Lord y Christopher Miller, que fueron sustituidos in extremis por Ron Howard, las expectativas eran tirando a bajas.

Sin embargo, las primeras críticas apuntaban a que estábamos ante otro entretenimiento de altura, con un acabado visual de empaque (normal, estamos ante una de las producciones más costosas de la historia de Hollywood) la revelación del actor protagonista, Alden Ehrenreich, con un papel a la altura de Harrison Ford, el Han Solo original, y algo que nadie dudaba, y es que el Lando Calrissian del hombre del momento, Donald Glover, iba a ser un exuberante festín de interpretación.

Emilia en Han Solo

 

Todo eso pudimos confirmar en el cine, aunque también pudimos comprobar que tiene sus taras. Tiene algunos problemas de ritmo en determinados momentos de la película, y cuesta ver qué aporta esta entrega al conjunto de la saga más allá de servir a los deseos de los fans. Todo esto ha hecho que las cifras alcanzadas en la taquilla internacional hayan sido más bien discretas, las peores, de hecho, de toda la saga. Pero más allá de todo lo que te explicamos hay un motivo rotundo que hace que su visionado sea esencial, Emilia Clarke.

La actriz británica lleva ya demasiados años entregada en cuerpo y alma a ‘Juego de Tronos’ y sus incursiones cinematográficas son más bien escasas, y cuando ocurren suele ser en productos tan prescindibles como ‘Terminator: Génesis’.

Emilia en Han Solo

 

En ‘Solo’, sin embargo, se le reserva un papel mucho más jugoso. Aunque en el primer acto se la presenta como una princesita en apuros, pronto se revela como un personaje empoderado, con mucho más papel en la red de intrigas y traiciones de la película. Pero, sobre todo, de ella nos encanta poderla ver al fin arreglada y no harapienta, como acostumbra a dejarse ver en la serie de HBO o como van por las galaxias Rey y Jyn Erso.

Quizá la memoria nos traiciona, pero juraríamos que es la primera vez que una heroína de ‘Star Wars’ lleva las uñas pintadas, y eso es motivo de jolgorio. Cada aparición suya es un espectáculo, un momento para lucir escotazo y demás porciones -generosas- de carne. Es algo a lo que nos había privado Disney desde que compró la franquicia, por lo que los canallas de la mente sucia no podemos más que celebrarlo.

Al futuro, en fin, solo cabe pedirle escenas de cama en la saga y Emilia es nuestra única esperanza.

 

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Violeta (MYHYV): "En el sexo soy egoísta, busco mi propio placer".
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados