Vicio y subcultura La triste retirada de Veronica Avluv

Nos hemos quedado a cuadros. Al final, los rumores que apuntaban a una inminente retirada del porno de la gran Veronica Avluv han resultado ser ciertos, Blánquez pasa revista al reinado de la MILF más exquisita y extrema de nuestra era.

Veronica Avluv
Javier Blánquez | 12/09/2017 - 14:00

“Esta es mi obra maestra. Mi última película, la definitiva, así que sólo quiero decir que esto es todo, amigos. Cuidaros mucho y gracias por todo”.

El pasado 6 de septiembre, Veronica Avluv, la que seguramente ha sido la MILF más espectacular de la industria porno en los últimos cinco años, anunciaba su retirada vía Twitter, a modo de respuesta de una publicación de la productora Elegant Angel en la que anunciaba por fin la publicación y salida a la venta de su último showcase, ‘Veronica is Voracious’, una colección de cuatro escenas en la que Avluv rizaba el rizo y se atrevía con el más difícil todavía en el porno: el triple anal.

Tanto el momento elegido para anunciar su retirada, como las circunstancias que lo rodeaban –una película que con toda seguridad va a ser legendaria, y que le consagra en el Olimpo de las actrices más bestias en esto de los coitos con rabos XL– daban la medida de un momento heroico.

Pero hay mucho más allá de este anuncio.

 

La trastienda de un adiós

Primero de todo, no es cierto que Veronica Avluv se retire del porno: se retira de follar delante de una cámara, pero a sus 44 años, y con toda la experiencia ganada en el gonzo extremo, hacía tiempo que venía diciendo que quería pasarse al otro lado, y dedicarse a montar una productora o una agencia de nuevos talentos.

Veronica Avluv

 

Pero a la vez, se añade una circunstancia mucho más problemática, y de la que habíamos empezado a tener noticia también en Twitter: el 15 de agosto un fan le había preguntado si era cierto que se retiraba, y ella respondía con energía, negándole la mayor. “¿Quién ha dicho que me he retirado? Mi naturaleza es metamórfica, lo que significa que estoy cultivando nuevas perspectivas antes de que deje de ponerme delante de una cámara”.

Pero a finales de mes, concretamente el 31 de agosto, empezaron a llegar otro tipo de mensajes vía redes sociales en los que, en vez de su energía habitual, Veronica Avluv transmitía debilidad: “violaciones múltiples”; “he intentado alejarme de todo esto”, “estoy en el infierno”. Los fans le preguntaban y ella no respondía.

De repente, tras una semana de silencio se anunció la salida definitiva a la venta de ‘Veronica is Voracious’, y entonces empezaron a llegar más mensajes, el primero de ellos indicando que pasaba por un mal momento de salud y que no podía trabajar en dos meses, por lo que pedía ayuda para afrontar el pago del alquiler de su apartamento.

Veronica Avluv explicaba que estaba postrada en la cama, con un fuerte dolor de espalda, con riesgo de sufrir algún tipo de ataque de origen cardiovascular, y que sin poder trabajar no podría afrontar el pago de los dos próximos meses de alquiler que le iba a exigir su casero, lo que suma 2.000 dólares, y pedía –al más puro estilo Lola Flores–, la ayuda de sus fans.

Alguna de las productoras para las que he trabajado podría echarme una mano, pero lo dudo, para ellas sólo soy un trozo de carne”: este era su mensaje más triste, en el que indicaba que ya no podía trabajar más en el porno por sus problemas de salud, y que una vez estás fuera ya nadie se preocupa por ti, a pesar de “haberles hecho ganar mucho dinero”.

 

Caída libre

¿Qué le ocurre, entonces, a Veronica Avluv?

El 7 de septiembre publicaba el enlace a una web dedicada a recoger dinero para diferentes causas. En su caso, esos 2000 dólares para financiar el alquiler mientras estuviera postrada en cama e incapaz de trabajar, que en tan sólo dos días ya estaban financiados con aportaciones de fans anónimos y también de trabajadores de empresas donde Avluv ha rodado escenas legendarias, como Legal Porno.

Veronica Avluv

 

Al parecer, esta historia va a acabar bien: si Veronica se recupera y se reincorpora al trabajo, y comienza a producir material ajeno, se iniciará su segunda etapa en el porno, y le deseamos lo mejor. Pero más allá de esto, su retirada del gonzo nos deja una sensación triste, porque pocas mujeres en la industria habían alcanzado un nivel de voltaje tan alto en sus escenas cuerpo a cuerpo con sementales de toda índole, y es por eso que la vamos a echar mucho de menos.

Resultaba sorprendente ver a una mujer de más de 40 años pasándole la mano por la cara a todas las supuestas jóvenes voraces dispuestas a llevar su sexualidad hasta el límite –quizá todas no, porque siempre tendremos a Casey Calvert, Adriana Chechick y Holly Hendrix, pero lo que estaba claro es que Avluv rayaba a un nivel inalcanzable para la grandísima mayoría–.

 

La hora de hacer balance

¿Qué ha aportado Veronica Avluv? Básicamente, la demostración de que en pocos años, y con constancia y grandes objetivos, se puede aspirar a hacerlo todo en el porno contemporáneo, ese que está más cerca de una granja de productos cárnicos que del bello arte del cine, pero que en cuanto a gimnasia y lecciones de anatomía tiene mucho que decir.

Veronica entró en el porno en el año 2010, a los 37 años, después de que su vida personal se desmoronara: tenía una familia, un trabajo en el mundo de los salones de belleza, pero su marido murió súbitamente, se quedó al frente de una familia partida por la mitad y con dos hijos aún pequeños, y la única salida que encontró fue retomar una parte de su pasado, cuando se dedicó a bailar en bares de striptease, e intentarlo en el porno.

En otra época no habría encontrado muchas oportunidades, pero 2010 era un buen momento para el porno MILF y ella decidió dar el máximo desde el primer momento. Pocas actrices se han visto que, directamente, salgan a comerse a la otra chica –si es una escena lésbica– o al varón con la lanza en ristre que intenta ensartarla. En una escena de Veronica Avluv el hombre nunca toma la iniciativa: era ella la que se lanzaba, la que daba órdenes, la que exigía el máximo esfuerzo físico.

Veronica Avluv

 

A medida que se daba a conocer en el porno llegaron los encargos importantes, con productoras como HardX, Legal Porno y Elegant Angel, y entonces es cuando empezó a dar el máximo: se demostró como una auténtica adicta al sexo anal, se confirmó como una squirter regular y abundante con la que se podrían haber ahorrado mucho presupuesto en líquido los productores de ‘Lo imposible’, hizo gala de una buena forma física para su edad –los labios y los pechos los tiene operados, pero el vientre es como una roca, y las pantorrillas podrían romperle el cuello a cualquiera–, y su manera de involucrarse en las escenas le hizo ir a más.

Como corresponde en la forja de una estrella del porno, los nuevos retos empezaron a llegar: la primera escena interracial, el primer anal, el primer anal interracial, la primera doble penetración, tríos con dos actores negros, blowbangs, gangbangs… Lo hacía todo, y en todas las escenas saltaban chispas.

Hace un año, aquí en Vicio y Subcultura, no pudimos aguantarnos más y glosamos la carrera de Veronica Avluv como una de las más electrizantes del porno actual, y la coronábamos como ‘La MILF definitiva’. Este verano, antes de que se supiera sobre su retirada, la bajábamos al puesto 2 en nuestra Guía Primera Línea de las mejores MILFs, no porque no creyéramos que era la mejor, sino porque en el último año ha subido como la espuma Cherie DeVille y está claro que ella es el futuro.

 

Un brillante colofón

Al final, fue una elección profética: Veronica Avluv ya no era el presente, había tomado la decisión de irse. Pero antes de irse, quería hacerlo a lo grande.

Veronica Avluv

 

Sus dos últimas escenas mayores son, por una parte, la que rodó con Markus Dupree y que se publicó en HardX, un polvo anal rodado en una sola toma, con una compenetración asombrosa, donde ella dejó al semental ruso para el arrastre y corriéndose como la Fontana de Trevi, y por la otra el showcase ‘Veronica is Voracious’.

Las cuatro escenas son de las que deberían otorgarle a principios de 2018 el premio a la mejor MILF del año en los premios AVN: la primera escena es un trío en el que simula una violación –previo pago de varios cientos de dólares– a dos armarios negros, que la dejan como la alfombrilla de la puerta; la segunda escena es un lésbico extremo con Aiden Starr, a continuación una escena anal con James Deen, uno de los pocos actores capaces de meterle toda la caña que ella exige, y como remate final una escena con tres hombres –Markus Deupree, Mick Blue y Steve Holmes– en la que va más allá de la triple penetración convencional (doble vaginal + anal, o doble anal + vaginal) para atreverse con el Everest de cualquier performer, el triple anal.

Su esfínter, más elástico que el de Reed Richards de Los 4 Fantásticos, alcanzó un diámetro abrumador y se cobró, como Messi en una buena noche, un meritorio hat-trick de penes.

Es tan raro ver un triple anal que lo mejor de la escena no es únicamente su poca frecuencia, sino su electricidad. Veronica Avluv conseguía cosas como estas: que yendo hasta el límite aquello pareciera más una performance de sexo memorable antes que una carnicería propia de la escena anterior a que Velázquez pintara ‘Las lanzas’. Por supuesto, el interior húmedo y carnoso de su anatomía quedaría hecho picadillo, con el prolapso muy revuelto, y no sabemos hasta qué punto la caña que se ha metido delante de la cámara –bueno, la caña que se ha metido y la carne en barra también– pueden haber deteriorado su estado de forma y agudizado las lesiones. ¿Es el porno una actividad de riesgo? No sería el primer caso de lesiones.

Veronica Avluv

 

El final de Veronica Avluv estaba escrito, pero ahora está confirmado.

Pasará mucho tiempo hasta que surja alguien como ella, tan atlética, flexible, carismática, de cara radiante y límites sin conocer. Nos sabe mal por su estado de salud y queremos ayudar: los 20 euros que le íbamos a dar a Artur Mas para que no le embarguen la casa en la costa de Blanes al final hemos decidido que se los daremos a Veronica, que nos ha dado más satisfacciones en la vida.

Dicho esto, solo queda añadir una cosa: Veronica, gracias por todo, mucha suerte y que te vaya bien en la vida. Tenemos tanto que agradecerle que no podemos más que hincar la rodilla, como Jon Nieve a requerimiento de la Madre de Dragones, ante su alteza MILF: nadie ha levantado más nuestro ánimo, y otras partes del cuerpo y el espíritu, como ella.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Reconciliamos y desnudamos a Sofía y Suso, la pareja más ardiente de 'Gran Hermano 16'
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados