Esto pasa ‘Hard Sun’ trae a una Agyness Deyn de otro mundo

Un apocalipsis inminente, un par de inspectores de policía en un Londres sucio y decrépito, música de David Bowie y una Agyness Deyn en todo su esplendor. Eso es lo que te espera en lo nuevo de HBO.

Agyness Deyn
Redacción | 27/03/2018 - 19:36

Ya te hemos dicho por aquí en alguna ocasión que Netflix, además de la respuesta a nuestras plegarias, es uno de los más eficaces artefactos orientados a la pérdida masiva de tiempo que ha concebido nunca el ser humano.

Si hubiésemos dedicado a estudiar una carrera (una de ciencias, por supuesto, que ya estudiamos Periodismo, y así nos está yendo) o a montar un negocio al menos una décima parte de las horas que dedicamos últimamente a ver series en la plataforma de streaming televisivo más exitosa de la historia, tal vez hoy seríamos obscenamente ricos y tú no estarías leyendo esto.

El caso es que Netflix y su catálogo casi infinito sacian de tal manera nuestra sed de fast food audiovisual que ya apenas le prestamos atención últimamente a otras plataformas, como esa HBO de la que nos nutríamos hasta hace apenas unos meses. Y es un error, porque si bien es posible encontrar entre el abrumador surtido de hamburguesas de Netflix algo de caviar e incluso algo de trufa blanca, solo en el menú de HBO están en oferta platos gourmet tan nutritivos como ‘The Deuce’‘The Night of…’ o la delirante y desmesurada ‘Britannia’.

‘Hard Sun’ es el último solomillo que nos hemos zampado en la selecta cantina de HBO. Se trata de lo nuevo de creador de ‘Luther’, el guionista y escritor británico Neil Cross. La serie de seis capítulos, lanzada en España hace apenas unos días, nos pasea por el Londres contemporáneo (y qué Londres, un estercolero de suciedad y decrepitud como pocas veces nos han mostrado) de la mano de la atípica pareja de inspectores de homicidios que forman Elaine Renko (Agyness Deyn) y Charlie Hicks (Jim Sturgess).

Agyness Deyn

 

Menudo par

Renko es una recién llegada a la ciudad, la nueva pareja que acaban de asignarle al impecablemente vestido pero un tanto turbio inspector Hicks después de que su anterior compañero fuese asesinado. Ya en los primeros minutos del capítulo inicial (no sufran, esto no es un spoiler) se nos revela que ambos agentes están condenados a no entenderse: la verdadera misión de Renko es hacer de espía y acumular evidencias contra Hicks, principal y casi único sospechoso de haber liquidado a su socio y amigo, con cuya viuda tiene una relación sexual.

Desde los instantes iniciales queda establecido que Hicks no es trigo limpio, sino más bien un redomado hipócrita de moral resbaladiza, propenso a las corruptelas y que siente un tierno amor por su mujer, embarazada de seis meses, pero no duda en acostarse con la esposa de su amigo muerto. Lo que ya no nos queda tan claro ni a Elaine ni a nosotros es si, además de un gañán, es también un traidor y un asesino.

Hasta aquí, todo my coherente con la más elemental ortodoxia del subgénero de colegas a la fuerza, del que hemos visto múltiples ejemplos últimamente, a cuál más trillado. Lo que da a ‘Hard Sun’ su dosis de originalidad y lo convierte en un genuino producto de su cadena (ya sabes, “esto no es televisión, es HBO“) es lo que ocurre justo a continuación, cuando Hicks y Renko, en el curso de la primera investigación por homicidio que les toca realizar juntos, encuentran en un pendrive información sobre una catástrofe que se producirá en cinco años y que acabará con todo vestigio de existencia humana sobre el planeta Tierra.

Hard Sun

 

Cross y su equipo de guionistas aciertan al no explicarnos con claridad en qué va a consistir ese acontecimiento apocalíptico, bautizado como Hard Sun. ¿Una tormenta solar? ¿La colisión de un enorme cometa o un meteorito? Renko y Hicks no son capaces de interpretar de manera exacta la escasa información de que disponen y es justo y lógico que nosotros no sepamos mucho más que ellos.

Basta con que nos quede claro que la amenaza es letal y del todo inevitable y que, pase lo que pase, al mundo le quedan cinco años, ni un minuto más. El gobierno británico, a través de su servicio de seguridad, el inefable MI5, no tiene la menor esperanza de evitar semejante desastre, se limita a concentrar sus esfuerzos en silenciar la información al respecto para que no cunda el pánico.

Así, la serie se convierte en la historia de un par de profesionales abrumados por el síndrome de Casandra, portadores involuntarios de una pésima noticia de alcance mundial en la que nadie quiere creer y que muchos tratan de sepultar, forzados a seguir adelante con una descorazonadora rutina que consiste en atrapar criminales incluso cuando la inminencia del fin del mundo hace que cualquier esfuerzo se antoje estéril y absurdo.

 

Esta vez va en serio

Pero el detalle relacionado con ‘Hard Sun’ que más deprisa ha hecho latir nuestro corazón canalla es la presencia en la serie de Laura Hollins, la mujer que un día se rebautizó a sí misma como Agyness Deyn.

Modelo y actriz incipiente nacida en la periferia de Manchester en 1983, imagen de marcas de moda como Giorgio Armani o Burberry y novia en su día de estrellas del rock como Albert Hammond Jr.  (The Strokes) o Miles Kane (The Rascals), la rebelde juerguista y poco convencional Deyn fue considerada una de las discípula más aventajadas de Kate Moss, pero hace ya unos cuantos años que se hartó de las pasarelas e intenta sustituirlas definitivamente por una sólida carrera en la televisión y el cine.

Agyness Deyn

 

Así, la vimos en ‘Furia de titanes’, en ‘Pusher’, en ‘Electricity‘ y en alguna otra película o serie que ya ni siquiera recordamos. Y la verdad es que hasta ahora nos parecía menos una actriz de verdad que una bella y estimulante presencia ante las cámaras, como suele ocurrir muy a menudo con las modelos reconvertidas apresuradamente en actrices.

Sin embargo, en ‘Hard Sun’, Agyness sí ha conseguido convencernos en la incómoda piel de esa agente Renko dura como el pedernal, marcada por la desgracia (madre adolescente de un hijo fruto de una violación, crió a su retoño en solitario hasta que este, como consecuencia de la enfermedad mental que padece, intentó asesinarla) y escindida entre su sentido de la justicia y la lealtad hacia Hicks, con el que comparte un terrible secreto que da otra dimensión a su relación de amor odio.

El caso es que la serie está consiguiendo buenas críticas y un apreciable éxito de audiencia, de manera que su creador, Neil Cross, ya se ha apresurado a anunciar que habrá una segunda temporada y, si nada se tuerce, otras tres aún por confirmar, de manera que se cubra todo el periodo que va desde el descubrimiento accidental de Hard Sun al inevitable apocalipsis.

Así que hemos querido traeros por aquí una completa galería dedicada a Agyness Deyn, ahora que su agente Renko forma ya parte de nuestras vidas.

 

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Marga B. Hindersin: "No hay nada degradante para la mujer en ser azafata de Fórmula 1"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados