Lo tuyo no tiene nombre, Jessa Rhodes

Ya tenemos nuevo Ángel de Vixen, esa nueva categoría que se asigna a las reinas de la belleza tóxica y lasciva. Se trata de Jessa Rhodes, preciosa rubia nacida en Oregón hace 24 años.

Jessa Rhodes
Álvaro García Montoliu | 21/03/2018 - 11:24

En esta vida hay pocas personas que hayan influido más en nuestro desarrollo intelectual y humano que Ted Sarandos, el máximo responsable de esa biblioteca de Alejandría moderna que es Netflix, y Greg Lansky, el pornógrafo galo que está marcando época en la escena y aliviándonos las pulsiones más primarias con su harén de ángeles.

Si en su última entrega de ‘Vicio y Subcultura’ Javier Blánquez dividía a los redactores de Primera Línea según sus gustos pornográficos, un servidor entraría en la categoría de fanboys de Lansky, aquellos que queremos ver a las mejores jacas del momento follando sobre mullidos colchones de sábanas blancas en fastuosas mansiones de la costa californiana. Algunos somos así de exquisitos.

Y así, no hay día que no consultemos las redes sociales de este Rey Midas pornográfica. Esta semana, sin ir más lejos, ya ha estrenado una nueva escena de Tori Black, en la que se lo monta con Markus Dupree y Mick Blue. No hay doble penetración ni anal, pero todos sabemos que eso llegará a su debido momento.

Otra de las grandes noticias surgidas en el universo Lansky esta última semana es la coronación de Jessa Rhodes como nuevo Vixen Angel, y nosotros no queríamos desperdiciar la ocasión para introduciros un poco mejor a esta fulgurante belleza nacida en el estado Oregón hace 24 años.

Jessa Rhodes

 

Un éxito más que anunciado

Que Jessa terminase coronada como Ángel de Greg era cuestión de tiempo.

No es que se haya prodigado muchísimo en sus plataformas, pero las pocas escenas que ha protagonizado han levantado ampollas. Primero llegó un coito muy limpio junto a Jean Val Jean el pasado verano. Las cosas se pusieron serias en Año Nuevo cuando Lansky compartió un anal con la bestia parda Manuel Ferrara y, pocos días después, le llegó el debut en Blacked Raw.

Después de casi seis años en la industria, a la que accedió nada más cumplir los 19, se podría decir que Jessa Rhodes es ya toda una veterana a la que hemos visto recorrer todas las típicas fases de la carrera pornográfica. Aportemos antes unos trazos biográficos.

Cuenta en entrevistas Jessa que proviene de una gran familia tradicional de la que ella era la pequeña de siete hermanos. Hasta los 12 años recibía su educación en casa, pero tan pronto entró en el colegio, y pese a su confesada timidez, la startet de Oregon, empezó a sacar provecho a sacar provecho del tesoro que tiene entre las piernas.

Jessa Rhodes

 

Tras perder la virginidad a los 15 años, empezó una fase verdaderamente promiscua. Durante la época en el instituto, confiesa haber sido una auténtica fiestera que cogía borracheras épicas y, claro, bajaba la guardia ante la fauna depredadora masculina de su clase. A los 17 años empezó a ejercer de stripper y pronto encontró en el porno su gran vocación: a las dos semanas ya vio que esa era su vida.

Tras su debut en Reality Kings, Jessa ya puede presumir de haber trabajado con todo el mundo desde Digital Sin a New Sensations pasando por Digital Playground. Si bien a la altura de 2015, cuando fue nominada a mejor starlet del año en los premios XBIZ se le intuía un futuro espectacular, cabe valorar si la decisión de ponerse implantes en los labios (superiores) y los pechos ha empañado de algún modo una trayectoria que hasta entonces era sencillamente estelar.

Ahora le llega una nueva oportunidad de la mano de Lansky y no seremos nosotros que se lo reprocharemos. Al contrario, aquí va una galería para celebrar que su belleza no es de este mundo.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
La orgía veraniega de Isabel Castell
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados