Lo tuyo no tiene nombre, Karlee Grey

Tampa Bay es la puerta del cielo y Karlee Grey, pese a año que te decíamos de ella hace apenas unos días, es uno de los ángeles del cine X contemporáneo. Te explicamos por qué la reina ‘curvy’ del porno internacional no es de este mundo y por qué lo suyo no tiene nombre.

Karlee Grey
Álvaro García Montoliu | 10/04/2017 - 10:55

La última vez que hablamos de Karlee Grey en estas páginas, dejamos escrito algo de lo que no dejamos de arrepentirnos desde entonces: en la pugna entre ella y Keisha Grey, nos posicionábamos del lado de la segunda.

Decimos pugna porque Karlee fue noticia hace unas semanas cuando su hasta hace poco mejor amiga, Keisha, tomó las redes sociales para proclamar disuelta su aparentemente sólida amistad.

El tema nos dio algo de vidilla durante un par de tardes, pero lo cierto es que las dos protagonistas ya no han vuelto a tratar el asunto. O fue una tormenta en un vaso de agua o han acabado optando por la muy socorrida política del pelillos a la mar.

Nos arrepentimos, decíamos, porque eso fue fruto de un calentón puntual, pero con esa templanza que nos caracteriza y ya en frío tenemos que decir que lo de Karlee no tiene nombre, que la actriz de Florida se sitúa entre nuestras más recurrentes obsesiones eróticas.

 

El tridente, en su apogeo

Durante un periodo de tiempo demasiado corto para nuestros gustos, Karlee Grey formó junto a Abella Danger y Keisha Grey el trío calavera del porno. Si el Barça tiene a Messi, Luis Suárez y Neymar, Tampa Bay puede sacar pecho de la delantera -ambas cosas las decimos, evidentemente, con segundas- más rotunda y rolliza de los últimos años.

Pero no nos adelantemos. Karlee, de ascendencia irlandesa y latina, nació hace 23 años en Massachussets, pero buena parte de su infancia la pasó en la localidad de exótico nombre de Coconut Creek, en Florida.

Karlee Grey

 

En el instituto afloró un espíritu rebelde que le llevó a pasar mucho tiempo con la pandilla de skaters y demás inadaptados de la clase. Entre porros y juegos adolescentes, inició a muchas de sus amigas en las artes amatorias lésbicas.

Su consumo de porno fue cada vez mayor y, mientras algunas de esas sesiones de visionado nocturno daban pie a orgías desbocadas, crecía dentro de ella el deseo de entrar en la industria, algo que cumplió tan pronto alcanzó la mayoría de edad.

Desde entonces, productoras de primer nivel como Evil Angel, Jules Jordan, Brazzers, BangBros, Reality Kings o Naughty America la han llamado para trabajar con ella, acaso porque ven en ella una gran deudora del espíritu aventurero de Sasha Grey, de quien, evidentemente, toma prestado su apellido. Para Karlee, en el sexo solo el cielo es el límite.

Como muestra, ‘Oil Explosion’, la escena que le valió una nominación en la reciente edición de los AVN Awards, en las que compartía juegos sexuales regados de aceite lubricante con su ex mejor amiga, Keisha, y ese toro salvaje que es James Deen. Ella puede con todo lo que le echen encima.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Oriana y Luis: Los reyes del reality se ponen como motos
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados