La filosofía del tocador Cómo ser Salma de Nora, actriz porno y madre a la vez

Salma confiesa, por primera vez en público, su orgullo de ser madre y actriz porno a la vez. Y lo hace de manera divertida y amena, contestando a aquellos haters que, con peligrosa doble moral, la insultan porque creen que la maternidad no es compatible con su profesión.

salma en el barco
SALMA DE NORA | 31/03/2015 - 10:55

Tengo una espinita clavada desde hace un tiempo que me gustaría compartir con vosotros.

Hace 5 años que soy mamá. Allá por el año 2010 nacía mi pequeño Sven en un hospital de Mallorca. Tiene gracia, porque a los dos días de vida ya estábamos toda la familia a bordo del Marc Aurel. Recupero este vídeo de YouTube donde anunciaba su nacimiento, apenas tenía unas horas de vida y siempre que lo veo me inunda la felicidad.

Pero, bien, vamos al grano.

Los comentarios

Varios usuarios quisieron compartir conmigo sus “ideas” sobre mi maternidad. Voy a tratar de responder y explicar cada insulto:

“Nacer hijo de puta”. Bien, voy a suponer que el sentido peyorativo de puta es por la posibilidad de contraer una ETS y poner en riesgo la vida de mi hijo. No soy puta o, en todo caso (por la diversidad de opiniones), no soy esa clase de prostituta. Si se insiste en el tema, añadan al menos que también soy productora, directora, fotógrafa, coordinadora y organizadora de eventos, escritora (en mis ratos libres), además de licenciada en arte dramático, y tengo suficientes responsabilidades como para poner en riesgo mi salud y la de mi hijo. Gracias.

Alguien dice también “Va a ser el único motherfucker (follador de madres) de su clase”. De hecho, no. Está usted comparando el incesto y la pederastia con mi trabajo frente a una cámara con mayores de edad. ¡Se ha venido usted arriba!. Next.

“Seguro que bautizaron al crío por el método bukkake”. No. Mi hijo no está bautizado, ya que no creo en ninguna iglesia.

Con cinco años mi hijo tiene una infancia feliz, y relativamente “normal”. Las comillas son porque desde que nació dedico gran parte de mi vida a ofrecerle infinidad de oportunidades y experiencias que le hagan crecer como persona, gracias a que mi trabajo me permite tener el tiempo y el dinero suficiente como para que así sea.

“Ese debe tener una mezcla de ADN que da hasta miedo”. Esto es interesante. Me casé con mi marido en 2005 y nos queremos. Llevamos 13 años juntos. Que mi relación no se ajuste a los cánones no significa que no sea válida. Además, en el cine X tomamos las medidas necesarias para que no ocurran accidentes. Mi hijo es definitivamente deseado y buscado.

“Qué puta. Lástima que tenga el bebesito una madre como esta”. Que yo sepa nunca me he comportado en presencia de mi hijo de una forma diferente a la de cualquier madre.

“Puta askerosa”, bueno, ¡ok! Pero “asquerosa” se escribe con “q”, ¡hijo de mi alma!

Este, ¡este!: “No puedo entender este trabajo. El más marginal del mundo. Cuando chupan diferentes huevos, cuando se meten distintas pollas dentro. ¿Cómo pueden sentir como madres, como hijas, como esposas, como un ser humano? ¿No se sienten culpables por un momento? No creo en Dios o el pecado u otras cosas sobrenaturales, pero si miras objetivamente tú eres una puta como las de la calle. Las cámaras no deberían convencerte de lo contrario. No puedes garantizar la felicidad de tu hijo.”

Lo que Mr. Objetivo propone es básicamente un resumen de todo lo anterior. Sí, beso a mi hijo con la misma boca que con la que trabajo, y usted abraza a su familia con las mismas manos con las que… consume mis vídeos. ¡Ah!, la ironía…

DIA 2 MI MANO Y LA DE PAPA

La filosofía

Definitivamente soy madre, soy hija, soy esposa –que no esclava- y yo creo que humana soy, salvo que se me haya escapado algún detalle. No me siento en absoluto culpable de que alguien que no ha encontrado mi vídeo por casualidad esté insultándome por mi trabajo, y por el hecho de haberme convertido en madre. Soy FELIZ, adoro mi trabajo y adoro a mi hijo muchísimo más. Hago las cosas lo mejor que puedo, y hago lo que me gusta sin dañar a nadie.

Educo a mi hijo con mucho amor. Por supuesto, su felicidad no la puedo garantizar (ni yo ni ninguna madre), pero puedo garantizar el empeño que pongo para que sea feliz. No quiero hablar por el resto de mis compañeras que también son madres, pero quiero aportar mi granito de arena.

SVEN

En realidad hago tantas cosas que ya no sé ni a lo que me dedico, pero al final del día hay algo que nunca falta. Dejo mis cosas (porno, fotografía, eventos, lo que sea) y subo al cuarto con mi pequeño, lo meto en la cama y cojo su mano hasta que se duerme. A veces hablamos durante el proceso, otras está tan cansado que apenas puede mantener los ojos abiertos. Ahí adentro, cuando cierro la puerta y apago la luz, pueden llamarme Salma o pueden llamarme puta, soy la madre de mi hijo, y ese hijo tiene un padre que lo adora. Pensándolo bien, desde que salí de la clínica tras dar a luz no he pensado en otra cosa que en el bienestar de mi niño, que no ha mostrado interés en saber a lo que se dedica mamá, quizás porque hemos estado más ocupados viajando, descubriendo nuevas cosas y viendo el mundo con otros ojos.

Y cuando mi hijo tenga la edad suficiente para saber y entender, verá mi trabajo como algo normal, porque no me arrepiento absolutamente de nada, ni como actriz ni como madre. En mi casa no hay mentiras ni doble vida. La hipocresía y la doble moral, las reservo a quienes disfrutan de las delicias de nuestros vídeos en la intimidad, sin que nadie se entere. Por sus puntos de vista, me asustan más sus hijos que el mío.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Nerea Garmendia: "Me encanta que me sorprendan en el sexo y en la vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados