Historias del porno La hija de papá que soñaba con volar

Antes de Valentina Nappi y después de Moana Pozzi, la gran estrella del porno italiano fue una insaciable swinger de buena familia llamada Luce Caponegro, más conocida por su nombre artístico, Selen.

Selen
Paco Gisbert | 27/06/2017 - 9:18

El Centro di Estetica e Benessere Luce está situado cerca del centro histórico de Ravenna, una ciudad del norte de Italia famosa por la cantidad de monumentos bizantinos y paleocristianos que alberga.

Su propietaria es Luce Caponegro, una mujer de 50 años, con dos hijos y una imponente presencia física nacida en uno de los barrios más exclusivos de la ciudad, hija de un empresario burgués de costumbres tradicionales. Y contra esas costumbres tradicionales se rebeló Luce, teórica heredera de la vida acomodada de su padre, cuando era adolescente. No quería ser una hija de papá y era de esas chavalas que le gritaban “cerdo capitalista” a su progenitor y proclamaban hacer el amor y no la guerra, renegando de sus orígenes.

A los 16 años de edad, Luce conoció a Fabio Albonetti, un chico de su misma edad pero de extracción más humilde con el que compartía inquietudes sociales y ganas de aventura. Ambos se unieron a una tribu de indianos metropolitanos y se lanzaron a recorrer el mundo. Estuvieron en la India y Paquistán, y probaron los placeres de una vida sexual liberal, justo lo contrario de lo que Luce había aprendido en su casa.

Selen

 

Al volver a Europa, los recién casados se instalaron en París, lejos de las miradas de los habitantes de Ravenna, donde ella era la oveja negra de la ciudad, y, al volver a Italia, se marcharon de nuevo con la tribu a las montañas, a disfrutar de esa libertad que habían querido conquistar, y tuvieron un hijo al que bautizaron con el estrafalario nombre de Kangi.

 

Los años sin tregua

Una noche, en una discoteca de Ravenna, Luce se desmelenó encima del podio destinado a las animadoras. Tanto que el dueño la contrató como gogó y Luce se dio cuenta de que su vocación era exhibirse delante de los hombres. Junto con Fabio, su marido y ya mánager, fundó la agencia Vanity Model, con la que montó un espectáculo que recorrió las regiones del norte de Italia. Hasta que, en 1992, Fabio y Luce decidieron dar el salto al porno de forma vocacional.

Encontraron a Alessandro Perrella, director de cine X y de serie B que trabajaba con el seudónimo de Alex Perry, entre otros, y ambos hicieron ‘Escandalosa señora de provincia’, una suerte de venganza contra sus ancestros orquestada por Luce en la que también participaron Rocco Siffredi y los norteamericanos John Dough y Deidre Holland.

Selen

Luce, bautizada ya como Selen, el nombre artístico que emplearía durante toda su carrera, tenía un pequeño papel y un tórrido polvo con el actor estadounidense. Un año más tarde, Selen conoció a Mario Salieri, el director con el que pudo expresar su manera de concebir el erotismo.

Con Salieri, Selen fue protagonista de media docena de filmes, entre ellos algunas de las obras maestras del director napolitano, como ‘Adolescencia perversa’, ‘Concetta Licata’ o ‘Dracula’, y se convirtió, para los italianos, en la verdadera sucesora de Moana Pozzi, no solo por su trabajo en el porno, sino porque, además, editaba su propio cómic erótico, en el que reflejaba sus fantasías más perversas a través de los guiones que ella misma escribía, y colaboraba en diversos programas televisivos de corte erótico.

A medida que su popularidad crecía, Selen fue espaciando sus intervenciones en el porno y prodigándose más en la televisión (Tele 5, RAI) y en el cine (‘Scarlett Diva’, de Asia Argento), aunque siguió rodando para el propio Salieri y otros grandes nombres del triple X transalpino, como Joe D’Amato o Silvio Bandinelli, siempre eligiendo minuciosamente sus papeles.

Cómic Selen

En 1998 se separó de Fabio, después de 17 años de relación, y, muy poco después, a finales de 1999, dejó el porno cuando empezó a darse cuenta de que aquello ya no le divertía, cuando, según sus propias palabras, conoció “el lado oscuro” de la industria. Trabajó durante un tiempo en Tele Montecarlo como presentadora de un programa de películas eróticas y luego volvió a Ravenna, donde se casó en 2005 con Nicola Zanone, con quien tuvo otro hijo.

Separada también de Zanone en 2007, Selen, de nuevo convertida en Luce Caponegro, se instaló definitivamente en Ravenna para abrir su centro de estética, dar cursos de desarrollo personal y vivir de forma “cristalina y luminosa”, como su propio nombre de pila sugiere, mientras termina su libro de memorias, que llevará por título ‘Da bambina sognavo di volare’ (De niña soñaba con volar).

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Jimena Lago: "El valor de una actriz X no se mide por el número de pollas que le meten"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados