Solo para tus ojos La irresistible seducción de Alexa Tomas

Alexa fue portada de nuestra revista hace un par de años. Ahora recuperamos a la más internacional de las actrices porno españolas, una rotunda belleza de 33 años que, además, nos ha regalado su entrevista más sincera.

Alexa Tomas
Paco Gisbert | 25/04/2018 - 12:05

Si el cine se parece a la vida es porque en ambos el giro de guion, el momento que puede cambiar el rumbo de los acontecimientos, se produce cuando menos te lo esperas.

A Alexa Tomas (València, 1985), ese instante que marca una vida le llegó una noche de fiesta de 2011, en una etapa de su vida en la que tenía ganas de muchas cosas, menos de iniciar una relación seria con un hombre. Había salido de juerga con una amiga y las dos, con ganas de bailar, acabaron en la discoteca Cuomo (actualmente Repvblica), en un polígono industrial de Mislata, a la salida de València por la Nacional III.

Allí, las dos amigas se divertían moviendo el esqueleto cuando Alexa advirtió que un chico que le parecía bien guapo no despegaba los ojos de ella. Así comenzó un juego de miradas entre los dos, el cortejo de seducción en esencia, que acabaría con Alexa y el chico bailando sobre uno de los podios que flanqueaban la pista.

La noche terminó, el dj pinchó la última canción y, con la oscuridad, los irreductibles buscaban un lugar para no tener que ir a dormir todavía. El chico con el que había ligado Alexa le propuso acabar la noche en otro sitio, tomar una copa más, o lo que surgiera. Ella le dijo que por qué no, pero que antes tenía que llevar a su amiga a casa, que sería cosa de media hora y se reuniría con él.

Alexa Tomas

 

Alexa marchó con su amiga, la acompañó a casa y, antes de que ella subiera, todavía estuvo transmitiéndole sus dudas -”no sé qué hacer, me gusta, es guapo, pero no sé”- un buen rato. Cuando, por fin, la amiga subió a casa, Alexa intentó poner en marcha el coche, pero la batería se había descargado durante la inesperadamente larga charla. Finalmente, casi una hora después, consiguió encender el motor y acudir, ya con pocas esperanzas, a encontrarse con su ligue.

Para su sorpresa, él estaba allí, aunque había estado a punto de marcharse.

 

Alexa y Joel, pareja triple X

Empezaron a salir juntos, pese a que ella era siete años mayor que él y, un buen día, Joel, que así se hacía llamar el chico, le confesó a Alexa que se quería dedicar profesionalmente al porno.

Y ella le contestó que le daba igual, que era su vida. “Pero luego no fue así”, explica Alexa, “me acuerdo de una de las veces que fui a recogerlo a la estación del tren, que yo iba muy contenta porque lo volvería a ver, pero cuando se montó en el coche estaba paralizada, no podía ni decirle hola”. Unos meses más tarde, Alexa Tomas comenzó a trabajar en el porno “para estar en el mismo mundo que él”.

Rebobinemos.

Alexa Tomas, nacida en el seno de una familia obrera del barrio valenciano de Benicalap, al norte de la ciudad, era una niña calladita y muy parada, que tuvo problemas en el colegio, donde todo el mundo se metía con ella.

Un bullying antes de que supiéramos que así se llamaba: “Yo llevaba gafas, pero nunca me las ponía, porque me daba vergüenza, estaba plana y tenía un enorme complejo”. En el instituto todo cambió. “Venía del agobio del colegio y pensé que a mí allí no me iba a patear nadie más”, recuerda, y, pese a ser una buena estudiante, comenzó a hacer una vida social más normal, es decir, saltarse alguna clase para fumar porros o empezar a tontear con chicos.

Alexa Tomas

 

Uno de ellos se convirtió en su primer novio, el chico con el que perdió la virginidad, se compró una casa y mantuvo una relación que duró casi nueve años. “Fue una relación extraña, porque pronto me di cuenta de que la cosa no iba bien”, confiesa, “pero seguía con él, aun sabiendo que no funcionaba, que no era mi vida la que estaba viviendo”.

Mientras tanto, trabajaba en una fábrica de chuches de Paterna, donde se convirtió en lo más parecido a una líder sindical, al reivindicar mejores salarios y mejores condiciones de trabajo para sus compañeras, a la vez que se sacaba el carnet de autobús por consejo de su padre, conductor de la EMT de València. “El día que aprobé me fui de la fábrica”, recuerda. Y se puso a buscar trabajo como conductora de autobús, el oficio que desempeñaba aquella noche de 2011 en la que su vida cambió.

 

Un éxito global

Siete años después de aquello, Alexa Tomas ya no conduce autobuses.

Es la actriz X española más conocida en el mundo después de Bridgette B., que ha desarrollado toda su carrera en los Estados Unidos. Vive con Joel, con el que se casó en enero de 2016, en una casa de campo en los alrededores de València y se considera una mujer feliz.

Alexa Tomas

 

Pero el camino para llegar hasta aquí no fue fácil. “La primera vez que hice una escena con otro hombre que no era Joel lo pasé muy mal”, rememora, “sentí una sensación muy rara, como salir desnuda a la calle, y todo salió horrible”. Parece lógico, pues, hasta entonces, Alexa solo había tenido sexo “con cuatro hombres” en su vida.

Pero perseveró, siguió haciendo escenas X con otros hombres, tragando su vergüenza y sus extrañas sensaciones, hasta que un día “no sé decirte cuándo” se convenció de que era un buen trabajo. “Es uno de los pocos trabajos en los que el resultado final depende de ti”, dice, “y eso me gusta”.

A sus 33 años, Alexa ve el futuro con optimismo, planea un proyecto “que no te puedo contar” para cambiar algunas cosas de su vida y dice haber encontrado en el porno su vocación.

Ella, que quería ser de pequeña “cuidadora de ovejas” y que empezó a hacer porno por amor. “Se podría decir que sí, aunque suene un poco raro, porque Joel jamás me presionó y, además, a mí me gusta el sexo con amor y, si no hay amor, el sexo está vacío y no lo disfruto igual”, concluye.

La entrevista y sesión fotográfica con Alexa Tomas se publica en el número de mayo de ‘Primera Línea’, ya a la venta en quioscos de toda España.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Lena Paul: "El porno ha hecho que recupere mi faceta creativa"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados