Historias del porno La reina de los ‘loops’

Pese a poseer los pechos naturales más golosos del cine X de los 80, Sue Nero solo fue actriz de ‘loops’ y secundaria en películas de segunda fila en el porno americano. Gisbert nos trae su historia y nos explica las razones de su (relativo) anonimato.

La reina de los loops
PACO GISBERT | 30/01/2018 - 10:16

Los padres de Sue Nero, una chica nacida en Boston, en 1959, pero criada en un pequeño pueblo de las afueras de la capital de Massachusetts, prohibieron a su hija salir con chicos hasta que cumpliera los 16 años. Esta prohibición no afectó demasiado a Sue, que era una apasionada de los deportes, practicó todo tipo de disciplinas y acabó como cheerleader del equipo de fútbol americano de su instituto.

Pero pronto se cansó de esto, se rebeló contra los deseos paternos y se juntó con veteranos de la guerra de Vietnam, que la introdujeron en el mundo de las drogas. A los 18 años, consciente de que tenía un físico muy peculiar -era alta, 1,80 m. y la naturaleza la había dotado de unos pechos naturales enormes-, decidió ganarse la vida como stripper en San Francisco, donde actuó en algunos de los mejores clubes de la ciudad.

La reina de los loops

 

En uno de ellos conoció al actor X Jesse Adams, quien le comentó que una productora buscaba chicas con los pechos grandes para realizar una serie de loops, y Sue acudió a la entrevista de trabajo dispuesta a trabajar en el porno. La admitieron y el día de su debut rodó cuatro escenas, por las que le pagaron 1.200 dólares. Sin duda, aquel era el trabajo que buscaba.

Comenzó haciendo loops y seguiría haciendo esos pequeños cortometrajes de temática sexual durante los años siguientes. Porque, sobre todo, Sue Nero hizo cortos pornográficos, no películas. Su peculiar físico y su voracidad sexual la convirtieron en “la reina de los loops“, quizás porque los productores de finales de los 70 y comienzos de los 80 la veían más como una chica “especial”, poco apta para trabajar en papeles con carga dramática pero muy idónea para realizar cortometrajes.

Sin ni siquiera saberlo, Sue Nero se convirtió en la pionera de las actrices X contemporáneas, una chica que solo hacía escenas de sexo en una época en la que todo el mundo en el porno hacía películas de sexo.

Sue Nero

 

Atada en corto

A lo largo de diez años, Nero participó en cientos de loops, principalmente para Diamond Collection y Pleasure Productions, y figura como secundaria en los créditos de una cincuentena de filmes, ninguno de ellos un clásico de la edad de oro del porno norteamericano y, en la mayoría de los casos, escenas de sexo insertadas en el argumento del filme pero rodadas en otro contexto. Por ello, el nombre de Sue Nero no ha pasado a la historia del porno con mayúsculas, pese a que su contribución a los años de gloria del cine X americano es innegable.

En 1988, Nero se dio cuenta de que ganaba mucho más dinero con los espectáculos de striptease que realizaba por todo el país que con la grabación de películas X, y decidió abandonar el porno. Continuó en activo en el circuito de baile erótico hasta 1995, año en el que se retiró como stripper en el mítico Club 90 neoyorquino, y desapareció de la circulación.

Unos años después, en 1999, reapareció como portada de la revista ‘Over 40’, especializada en MILFs, en la que explicaba que, tras su retiro, había vuelto a Boston a estudiar, pero que había sufrido un accidente de tráfico, al chocar su bicicleta contra un autobús, del que se estaba recuperando.

En la actualidad, la reina de los loops y eterna secundaria del cine X de los 80 vive en la zona de Nueva York con su marido, con el que se casó hace diez años.

Sue Nero

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Lena Paul: "El porno ha hecho que recupere mi faceta creativa"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados