Esto pasa Las chicas Trump salen del armario

Hollywood es mayoritariamente de izquierdas y el porno yanqui también. Pero tanto en Hollywood como en el valle de San Fernando hay un núcleo duro de profesionales de ideas conservadoras, partidarios del Partido Republicano y de Donald Trump. Estos días están empezando a salir del armario.

Tila Tequila
Redacción | 15/03/2016 - 17:31

Son minoría, pero una minoría ruidosa y muy cualificada.

Hace un par de semanas, te contábamos aquí que Bernie Sanders despertaba muchas simpatías entre los profesionales del cine X, en especial las actrices. Tanto Joanna Angel como Karla Kush, Dani Daniels, Sarah Vandella, Alexa Grace, JoJo Kiss y un largo etcétera apoyan sin fisuras al veterano senador socialista por razones que tienen que ver tanto con el rechazo a Donald Trump como a profundas convicciones anti-autoritarias y antirracistas o a la voluntad de ver a un presidente judío en la Casa Blanca.

Sin embargo, aunque ‘las chicas Bernie’ siguen siendo clara mayoría, a medida que se acercan las elecciones y el multimillonario neoyorquino parece cada vez más cerca de convertirse en candidato republicano a la presidencia, las chicas Trump empiezan a salir poco a poco del armario. Una de las primeras personalidades de la industria en mostrar su apoyo al populista de derechas no fue una actriz, sino el actor de porno gay Jacob Ford, un hombre célebre por sus opiniones radicales, muy alejadas de la corrección política (medios como Pink News le consideran abiertamente racista) y que ya el pasado mes de septiembre dijo que Trump es el único candidato que tiene “un plan” para combatir la inmigración ilegal.

 

Bisexual, esquizofrénica y neonazi

Poco después, Tila Tequila, actriz porno eventual pero de pleno derecho desde que grabó una serie de escenas para Vivid Entertainment hace ahora más de dos años, dejó escrito en un tuit que Trump era su candidato preferido porque “está en contra de las campañas de vacunación obligatoria”, como ella. Tequila, una mujer con antecedentes psiquiátricos, no es famoso por el rigor y la seriedad de sus opiniones políticas; ya dijo en su día que Adolf Hitler, además de ser verano y amante de los animales (también como ella) había hecho “algunas cosas positivas”.

Otro apoyo incómodo para Trump es el de la actriz erótica Amy Lindsay, que participó hace unos meses en un vídeo para la campaña electoral de otro de los candidatos demócratas, Ted Cruz. Al parecer, el propio Cruz decidió no emitir el vídeo al descubrir que Amy se había dedicado al softcore en sus años mozos. La actriz de Ohio de 46 años, molesta por lo que considera una actitud “cobarde e hipócrita”, ha declarado ahora que no apoya a Cruz, sino a Trump, una persona que le parece “bastante más coherente”.

Entre los apoyos a Trump que se han ido sucediendo en las últimas semanas, hay alguno tan sorprendente como el de Anna Bell Peaks, actriz de aspecto alternativo y especializada en sexo fetichista. La intérprete de 34 años, muy activa en el pasado en campañas a favor de la legalización de la marihuana, ha insistido ahora en que, a pesar de que está a favor de la libertad de costumbres y la tolerancia, es de ideas conservadoras y considera que Trump es el candidato que haría una mejor gestión económica, mientras que Hillary Clinton y Bernie Sanders arruinarían el país con sus políticas de expansión del gasto. “Big bobos, small goverment” (pechos grandes, gobierno pequeño), es el lema de la modesta y guatona campaña de apoyo a Trump que Peaks está llevando a cabo estos días en las redes.

 

No toquen mi dinero

Más previsible resulta la postura a favor del magnate neoyorquino de mujeres como Mercedes Carrera o Eva Lovia, que siempre que han opinado sobre política se han definido como conservadoras. Lovia declaró hace unos días a la revista ‘Fortune’ que apoya a Trump porque, como joven empresaria que es, confía en que el candidato republicano baje los impuestos: “Lo siento, pero me gusta mucho el dinero, y quiero quedarme con todo el que gane”, ha dicho la actriz, que además sigue buscando financiación para su proyecto de filmar una película porno en el espacio y se dirigió en su día a varios posibles filántropos con reputación de libertinos, Donald Trump entre ellos.

También resulta lógica la toma de posición de la jovencísima Belle Knox, estudiante de sociología en la universidad de Duke y de ideas libertarias que manifiesta muy a menudo en las redes sociales. Una vez retirado Rand Paul, que era su candidato preferido, Knox apoya sin fisuras a Trump, que le parece el antídoto perfecto para esa amenaza que es, en su opinión, Hillary Clinton.

En cuanto a Jenna Jameson y Ginger Lee, dos gloriosas veteranas de la industria, ambas son simpatizantes del Partido Republicano y apoyan al senador por Florida Marco Rubio, pero están dispuestas a votar a Trump si al final resulta vencedor de las primarias. En el caso de Ginger, lo haría “con la nariz tapada”, porque el discurso agresivo de Trump y su falta de conocimientos sobre política exterior le resultan “inquietantes”. También Meggan Mallone, tejana y de convicciones “muy conservadoras”, pese a su profesión, estaría dispuesta a votar a Trump para contribuir a que no ganasen Clinton o Sanders, pero su candidato preferido es ahora mismo Ted Cruz, el más cercano a la derecha religiosa.

Las palabras de Mallone o Lovia contrastan poderosamente con las de compañeros de gremio como Dana Dearmond (“somos un país moderno, no puede gobernarnos gente con mentalidades ancladas en la Edad Media”) o Jules Jordan (“cuando los republicanos ganan las elecciones, la gente como yo se arriesga a ir a la cárcel”), dos de los más entusiastas partidarios de los demócratas y, en concreto, de Bernie Sanders.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Nerea Garmendia: "Me encanta que me sorprendan en el sexo y en la vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados