Vicio y subcultura Las Grey: la gran familia del porno

A Blánquez le ha dado esta vez por repasar a conciencia la vida y milagros de toda una hornada de jóvenes actrices porno con un denominador común: todas han elegido el apellido Grey como homenaje a la reina Sasha, gran pionera de lo moderno, lo refinado y lo extremo en el tinglado triple X.

Emily Grey
Javier Blánquez | 22/08/2016 - 15:20

En una entrevista de hace tres años, cuando estaba promocionando la película ‘The Canyons’ –en la que tuvo su primer y hasta ahora único papel fuera del porno–, el actor James Deen explicaba que hay un nombre que no se puede pronunciar en la industria del cine X: Sasha Grey.

Para una buena parte de los managers, directores y gente con poder que mueve los hilos dentro del porno, contaba Deen, Sasha Grey es algo así como el Lord Voldemort de la saga Harry Potter: mejor no la invoques, nunca recuerdes que un día existió, porque si su nombre suena quizá haya alguien dispuesto a romper algunas bocas.

La explicación de esta situación tan tensa estaría en cómo Sasha Grey dejó de hacer porno, a una edad todavía muy temprana –a los 23 años–, y habiendo roto todos los puentes con la industria: se fue, o sea, dando portazo y con rencor. Quizá llegue un día en que vuelva a follar delante de una cámara, nunca se sabe, pues otras grandes estrellas –como Lisa Ann– tuvieron una historia de entradas y salida a lo largo de muchos años, pero por ahora no tiene pinta de que eso vaya a suceder.

Sasha Grey ya no es omnipresente como antes, no tiene discos en marcha, ni grandes papeles en películas mainstream, ni hace televisión, ni tiene anunciada una nueva novela, pero sostenía Deen que ella “dejó el porno porque quería ser glamurosa y ser una estrella en otros ámbitos; entró en el porno porque quería ser como Belladonna, y al poco tiempo ya quería ser Jenna Jameson”.

Sasha Grey

 

La diva que pudo reinar

Lo que es innegable es que, entre 2006 y 2011, que fueron los años en los que Sasha Grey se mantuvo dentro de la industria porno sin bajar nunca de la élite, fueron increíblemente influyentes y en cierta manera cambiaron muchos aspectos del porno moderno.

Sasha Grey nunca fue únicamente una chica joven y guapa que follaba de la manera más sucia que se podía imaginar, sino alguien que le dio un discurso intelectual al porno mainstream y que permitió el establecimiento de un estrellato paralelo, mucho más vinculado a lo pop que a lo exageradamente erótico. Su porno nunca fue de tetas operadas, labios perfectamente depilados, abdominales de gimnasio y mechas de colores, sino de citas a Godard y la banda Swans.

Sasha Grey, de hecho, siempre quiso hacer del porno una actividad que pivotara alrededor de la alta cultura literaria y de las escenas underground experimentales: su nombre viene de la fusión de dos figuras oscuras, Sasha Konietzko, un músico electrónico industrial, y Dorian Gray, el personaje de la novela más famosa de Oscar Wilde. Además, mencionaba exquisitos gustos en cine, cómic, música oscura, literatura y arte contemporáneo. Sasha Grey abrió el mundo del porno a chicas listas que entendían que ésta era una gran manera de hacer dinero fácil, pero además para preparar en paralelo una plataforma desde la que saltar a otros ámbitos.

 

Una sombra alargada

En este blog, en otras ocasiones, hemos hablado de Carter Cruise o Skin Diamond, actrices con perfil indie que han estado entre las más cotizadas del porno pero que han buscado a través del sexo una manera de entrar en otros campos creativos, como la música dance o la moda. Las reinas que estuvieron antes que Sasha Grey raramente tuvieron ese afán: Tracy Lords grabó un disco y Belladonna ha hecho cine convencional, pero siempre después de haber dejado el porno. Y mientras tanto, la pauta la marcaban figuras como Jenna Jameson, mujeres icónicas y eróticas, modificadas a medida que avanzaba su carrera como un maniquí de silicona y músculo, ansiosas de glamour y de acelerar con un tren de vida propio de la jet set.

Con Sasha Grey eso cambió, y muchas chicas ya entran en la escena con un primer mantra en la boca: “quiero explorar mi sexualidad”, “quiero sentirme completamente mujer”, “busco en el sexo expresarme como soy”, y no es extraño que muchas de ellas, en sus perfiles públicos de las redes sociales, no se jacten de la ropa que se han comprado, sino del último disco que han escuchado. Luego, la máquina implacable del porno saca a relucir la verdad última de toda esta vocación, que es la avidez sexual y económica, pero al menos se disimula mejor.

 

El terremoto Grey

Así que ahí queda esa idea: Sasha Grey no cambió el porno en su dimensión estética, pero sí en la ética: señaló un camino para entrar –tan pronto como cumplas 18 años búscate un mánager, y no renuncies a hacer de nada; explora el anal, las orgías, los penes de plástico y las dobles penetraciones, úntate de aceite y practica todas las variantes posibles de interracial, no te prives de nada–, y un plan B para salir: el porno debe servir para autopromocionarse, encontrar otras opciones, y dejarlo cuando nos venga bien. Y por eso, Grey es un apellido artístico rotundamente popular en los últimos años.

Si buscamos entre las actrices jóvenes que se han incorporado al negocio en los últimos cuatro años, varias han decidido ponerse el apellido Grey como homenaje a Sasha. Llegó un momento en que el porno se volvió autorreferencial en buena medida, porque ya tenía una larga historia y muchas nuevas actrices mostraban su afición pasada por alguna estrella veterana o ya retirada –por ejemplo, Lizz Tayler, la que fuera novia durante un tiempo de Lily Carter, llevaba tatuado el nombre de la mítica Brianna Banks en su abdomen–, pero no ocurría que de repente, la locura fuera tan inmediata por una actriz de recuerdo tan reciente.

Hagamos repaso: Keisha Grey, Karlee Grey, Alex Grey, Emily Grey… Todas han nacido entre los años 94 y 96 –llevan, por tanto, entre dos y cuatro años en el porno como máximo, y todas admiten que eligieron ese nombre por Sasha–. Hay casos en los que se comparte algún rasgo físico, por supuesto: Alex Grey es rubia, pero de pelo largo y de pechos pequeños, de aspecto frágil pero ímpetu vicioso, y Emily Grey es casi un clon de Sasha: morena, marfileña, de curvas suaves pero prolongadas.

Emily Grey

 

Karlee Grey y Keisha Grey, por su parte, aunque responden al perfil de actriz de estatura baja, pechos grandes y caderas que podrían servir para dar a luz un rinoceronte, se identifican con Sasha en que no parece haber límites para el sexo y en que de manera voluntaria rompen algunos de los tabús no escritos en el mainstream, como es la predisposición absoluta al sexo interracial y a no depilarse el vello púbico, participando en escenas, por lo tanto, con abundante mocho y pelambre.

Además, son irreverentes, les gusta la música de candente actualidad, hacen un uso sagaz de las redes sociales, han aprendido que hay un nuevo glamour millennial y que esa forma de actuar tiene más ‘engagement’, como se dice ahora, con un público joven (y también femenino), que es el relevo natural de los viejos verdes de siempre. Todo esto es así porque Sasha Grey abrió la veda y no nos avergonzamos de ella.

A diferencia de los amigos de James Deen, aquí siempre diremos su nombre, porque ella es la Kevin Roldán del nuevo porno: con ella empezó todo.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Marlene Mourreau, el retorno de la pantera francesa
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

11 Responses to Las Grey: la gran familia del porno

  1. Colegialas dice:

    Tremendas, para darles caña sin parar !!

  2. Otro apellido que añadir a la lista de los Diamond, teen, Sweet…

  3. Pedro dice:

    Lo que más me gustaba de Sasha Gray era los ojos que ponía cuando chupaba una polla.

  4. Kalica Picado dice:

    Huyy pero que muñeca tan hermosa y deliciosa .

  5. JORGE ULLOA dice:

    A SASHA KOMO QUE SE LA HAN METIDO MAS DE UNO , SE LE VE BIEN ABIERTA ESA PANOCHA

  6. Beny dice:

    Super intelijente

  7. oscar dice:

    sasha grey es una mujer muy hermosa

  8. José altuve dice:

    Son bonita las fotos de las chicas

  9. Ironic Mode ON dice:

    La verdadera “gran familia del porno”… ¡¡¡Son las hermanitas Kardashian/Jenner!!!

  10. carlos alberto villanueva del campo dice:

    deben ser mas ayrevidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados