La mancha blanca Lexi Belle es una ratoncita

Lexi Belle cumple hoy 29 años. En homenaje a las múltiples alegrías que nos ha ha dado hasta la fecha la actriz porno de Independence, Luisiana, hemos querido publicar el texto que le dedicábamos hace unas semanas en nuestra sección La mancha blanca.

Lexi Belle
Elisa Victoria | 05/08/2016 - 9:45

Me encanta Lexi Belle. Nunca me canso de ella.

Pese a acarrear un pasado realmente triste lleno de enfermedad y orfanatos, es una de las actrices más alegres, no hay forma de encontrarla un día con mala cara. Resulta admirable. Todas las partes de su cuerpo son bonitas y suaves desde todos los ángulos. Cuando va a hacer algo nuevo y en teoría más difícil lo que pasa es que también le gusta, que también la hace feliz. Como si ella lo fuese practicando todo en privado con desparpajo pero fuera poniendo las cartas sobre la mesa muy despacio, dosificando el impacto. Supongo que será verdad.

El milagro es que consiga mantener el aire de inocencia intacto, de desenfado juvenil, por mucho que se trate de una estrella consagrada. Pícara como un ratoncito que te roba el trozo de queso, no te puedes enfadar porque es un bichito demasiado mono. Sólo puedes mirar cómo se lo come y echarle un puñado de pipas para que se quede un rato más rondando la casa.

 

La conejita perfecta

Me encantan sus dientes de roedor. Cómo sonríe así poquito, tan dulce. A otros se les ha ocurrido ya la idea, claro, y afortunadamente hay vídeos que degustar de Lexi masticando zanahorias y metiéndoselas en el coño. A lo mejor es por eso que como más me gusta es pelirroja, porque hace juego con el naranja. La conejita perfecta. Qué boca más saludable, curtida a base de hortalizas crudas. ¿Cabe soñar una saliva más limpia, más fresca? Un cuenco de sus babas tiene que llevar más vitaminas que uno de gazpacho. También me valdría como colutorio.

Me encanta que se haga dos coletas tan a menudo, largas y respingonas en lo alto de la cabeza. A ninguna le quedan como a ella. Parecen orejitas suaves. Se mueven al ritmo de sus bailes y sus brincos, poniendo broche a la ligera torpeza que caracteriza su encanto cotidiano.

Madre mía, si yo tuviera una polla, al ver a Lexi Belle patinando en bikini se me convertiría en pastel. Uno de esos de la Pantera Rosa recubiertos de fresa y rellenos de crema. Derretido como si lo hubiera dejado al sol a la hora del recreo.

Maldito ratón de peluche, cómo se parece al hámster ruso que tanto amé. Me hacía la misma cantidad de cosquillas.

La Mancha Blanca es la serie de perfiles de actrices porno que Elisa Victoria Marroquí escribe todos los meses en ‘Primera Línea’. Este texto forma parte de la sección publicada en el mes de agosto.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
María Lapiedra: la vida sexual de la reina del escándalo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

4 Responses to Lexi Belle es una ratoncita

  1. Estimada Srta. Belle dice:

    Lexi es una de mis pornostar favoritas de última década dentro de la categoría “rubitas angelicales” (la otra es Nesty/Katrin Wolf).

    De aspecto cándido y juvenil, como recién salida del instituto, y casi “virginal”, como si cada película fuera su primera vez. Y, al mismo tiempo, tan “instintivamente experta” en sexo lésbico, felaciones y sexo hetero-vaginal…

    Sin embargo, hace 4 años sucumbió al sexo anal de la mano (bueno, precisamente “la mano”, no) del bello-bruto James Deen.

    Y aunque ese fuera un momento lárgamente deseado por sus fans, paradójicamente suele marcar el inicio del declive en la carrera de las porno-divas: cuando deben ofrecer un (ejem…) “nuevo nicho de mercado” a sus fans, es que han llegado nuevas y más jóvenes starlettes al porno-show-business con coñitos más estrechitos y menos trillados y/o menos remilgos en dejarse dar por el culito, o en hacer doble penetración (DP), desde el principio de su (cortisima) carrera.

    Ante el empuje de las estrellitas emergentes, las pornostars que superan la treintena en activo suelen caer en el tristísimo submundo de las MILF’s (Mature/Mother I’Ll Fuck: Madura o Madre que me Follaría)…

    Ya saben: “viejas glorias del porno” de labios y pechazos recauchutadas, brazos y espalda llenos de tatuajes carcelarios y pezones y labios vaginales atravesados por piercings.

    Dado que las nuevas generaciones vienen arrasando y sin prejuicios, las MILF’s ya no les pueden hacer ascos nada y se dejan hacer las mayores burradas: gangbangs (pseudo-violaciones en masa) por jaurías de negros superdotados, DP’s por ambos orificios a la vez (o peor: por uno sólo. O peor todavía: Triple P…); tragar litros de lefa en “bukkakes” con decenas de gañanes, absurdos récords en plan “cuántos cientos de tíos pueden zumbarse en 24 horas”, etc.

    Queridísima Lexi: una retirada a tiempo es una victoria. Vete como los grandes campeones de boxeo: “invicta”. Y dejános un gratísimo recuerdo de tu paso por este sórdido pero imprescindible mundillo.

  2. Gustavo Correa Meléndez dice:

    Puf,bocado de cardenal,simplemente espectacular.

  3. vicente escobar dice:

    estas bella mi vida sienpre bella de donde ers tu cariño q pais

  4. Bella dama te sigo desde México son un fan felicidades felicidades gran revista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados