Mad Men Lab Testosterona por los suelos

Como lo oyes: un estudio reciente demuestra que los niveles de testosterona de los hombres descienden cuando saben que sus parejas están embarazadas. Silvia Cruz tiene no ya una teoría, sino varias, sobre tan extraño fenómeno.

Testosterona
Silvia Cruz | 26/01/2015 - 12:06

Andaba yo leyendo sobre nuevas masculinidades, sobre la manera en que se construye un hombre en tiempos de feminismo y me encuentro con un estudio que va a hacer las delicias de quienes, como yo, creemos que la biología también tiene mucho que decir en cómo nos comportamos. Agarraos los pantis, chicas, porque hoy vengo con la ciencia a quitarle todo halo de romanticismo a la paternidad.

La investigación de la que os hablo la han llevado a cabo biólogos de la Universidad de Michigan, y al parecer han descubierto que los niveles de testosterona de los hombres que esperan un hijo bajan dramáticamente durante el embarazo, descenso que se mantiene cuando ya son padres.

 

Una hormona con mala prensa

La testosterona ha tenido y tiene mala prensa, sobre todo porque se ha visto siempre como algo más que masculino, de machotes, como si las mujeres no la generáramos o la sufriéramos. Es cierto que es la hormona de ellos, la que les da su apariencia de hombres: su masa muscular y ósea, que generalmente es superior a la de las mujeres; el vello corporal, no sólo en axilas o piernas, también en el bigote; la nuez y también la gravedad de la voz.

En este estudio se han tomado muestras de saliva a hombres de entre 18 y 45 años en diferentes semanas de la gestación y el resultado no deja lugar a dudas: a medida que se acerca el parto, los hombres ven como descienden los niveles de su preciada hormona.

Algunos dirán que no importa, porque un hombre no es su barba, ni su voz, ni su músculo. O no solo. Y quizás tengan razón. Pero la testosterona es también clave para la fabricación de espermatozoides y lo que se ha comprobado también en este estudio es que la gestación de la pareja baja el nivel de estradiol de los hombres, que entre otras cosas, regula el deseo sexual.

 

¿Arma natural contra la infidelidad?

Los científicos son muy prudentes y no sacan conclusiones precipitadas y éstos de Michigan aseguran incluso que es posible que estas bajadas hormonales se den también en hombres que no esperan un hijo. Pero yo soy mala y no soy científica, así que se me ocurren un par de explicaciones entre las que cada cual puede elegir la que más le convenga.

Una: el embarazo, más que poneros tiernos, os caga de miedo, y de ahí que se os caiga todo. Y cuando digo todo, es todo, incluso el pelo. Dos: la madre naturaleza ha tenido por una vez una deferencia con nosotras y una vez sabéis que vais a ser padres, os impide u os pone más difícil el apareamiento o la fecundación con otra. Esto sería precioso si fuera verdad. Una especie de arma natural contra la infidelidad. Pero no lo creo. Será que tengo al testosterona baja, muy baja.

Sería mucho más romántico pensar que con la noticia de que vais a ser padres, os ponéis tiernos y en nuestro lugar y por eso vuestros niveles de machunez se desnivelan. Pero yo ya he visto mucho para optar por esta vía y a no ser que estos científicos acaben concluyendo algo semejante dando pruebas incontestables, yo seguiré agarrada a la experiencia de lo que veo y conozco y mantendré mi promesa de no caer en teorías tan golosas.

Es también interesante en este estudio el hecho de que sólo se han tomado como conejillos de indias a hombres entre 18 y 45 años que iban a ser padres por primera vez. Así que no quiero ni pensar en cómo debe lucir la gráfica de su estado hormonal con el segundo o el tercero. No lo penséis vosotros tampoco, mejor no lo penséis.

 

El-ocaso-del-macho

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Nerea Garmendia: "Me encanta que me sorprendan en el sexo y en la vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados