Megan Fox, sin pelos en la lengua

En nuestro número de octubre entrevistamos a Megan Fox y nos dimos cuenta de que, detrás de sus curvas y su explosiva belleza, está una mujer que quiere reivindicarse en el Hollywood actual por algo más que por estar buenorra. Fox no tiene pelos en la lengua y nos habla de todo sin cortarse. Aquí tenéis la entrevista completa.

Megan 1
PAZ MATA | 11/11/2014 - 10:54

Tenía 20 años cuando la vimos montada encima del capó de un Camaro 76 , luciendo tanga multicolor y batiéndose contra unos terroríficos robots, mientras el director Michael Bay (‘Transformers‘) la jaleaba para que subiera de tono todos sus movimientos. Hoy tiene 28 años y sigue en la misma brecha, aunque ahora ha cambiado los robots por las tortugas Ninja. En Hollywood la siguen comparando con Angelina Jolie y lo cierto es que su parecido físico impresiona: Fox es más bajita y menos exuberante, pero ambas son morenas con ojos claros y labios voluptuosos, comparten la misma afición por los tatuajes, se declaran bisexuales y amantes de las familias numerosas. Megan ya tiene tres hijos y no le importaría ampliar la prole. Pero lo que más le priva es entretener al público con esa imagen de mujer rebelde que no se corta a la hora de definirse. “Soy un chico en un cuerpo de mujer.” Un cuerpo al que sabe sacarle el mayor partido. Es nuestro encuentro con ella en Los Ángeles, Megan dejó claro que no tiene un pelo de tonta.

¿La belleza ha sido un obstáculo o una ventaja en tu vida?

Siempre ha sido un obstáculo. Todavía tengo que demostrar que aunque pose en bikini en una portada de revista no soy una estúpida. Ese es mi mayor reto, convencer a la gente de que una mujer puede ser guapa sexy e inteligente, interesante y profunda al mismo tiempo.

¿Te sigue resultando difícil que la gente te tome en serio como actriz?

Como actriz yo trato de hacer mi trabajo lo mejor que sé. El publico es libre de emitir su juicio, tanto si le gusta o no mi trabajo, es una opinión objetiva. No me importa que me juzguen como actriz.

Y por los comentarios que haces en tus entrevistas, como comparar a Michael Bay con Hitler o que “High School Musical,” es una historia de pedofilia…

A la gente le gusta sacar las cosas de contexto y esos comentarios los he hecho obviamente para provocar, cuando estoy haciendo un reportaje gráfico para una revista masculina. Si apareces en poses provocativas no vas a hablar de recetas de cocina o de que tipo de papilla le das a tu hijo.

Está claro que has conquistado al público masculino, pero tus intentos por conquistar el femenino no han dado resultado…

¿Lo dices por ‘Jennifer’s Body’?

Si, la película no tuvo el éxito esperado a pesar de contar con una guionista ganadora de un Oscar…

La gente esperaba que esta película fuera a hacer mucho dinero en taquilla. Yo siempre lo tuve claro que no iba a ser así, teniendo en cuenta la trama de la historia: una  cheerleader lesbiana que necesita devorar hombres para sobrevivir, primero los seduce y luego se los come. Eso ya es un revulsivo para la mayor parte del publico norteamericano. Es una película sobre el poder de las chicas, pero también de lo peligrosas que pueden llegar a ser, un auténtica pesadilla.

¿Incluso entre ellas mismas?

Mucho más que los hombres.  Las mujeres nos despedazamos, nuestro instinto es ir a la yugular.  La mayoría de las mujeres piensan  que soy una fresca por la imagen que doy en mi trabajo, cuando en la realidad soy todo lo contrario. Llevo diez años con el mismo hombre (el actor Bran Austin Green), con el que me casé hace cuatro años y tengo dos hijos con él. El problema es que para ellas,  una mujer que es atractiva y sexy a la vez, por fuerza, tiene que ser una estúpida, una puta o una puta estúpida.

¿No crees que Hollywood ha podido reforzar ese estereotipo?

Si, claro. Hollywood vende a la mujer como un sex symbol, siempre ha sido así, lo que hay que saber es como usar esa imagen que se ha creado de ti. He aprendido que ser una celebrity es como ser un corderito preparado para el sacrificio. Tarde o temprano te van a bajar del pedestal, te van a destrozar. Yo he creado un personaje al que podrán destrozar cuando quieran pero a mi verdadera persona no la podrán tocar. La verdadera Megan Fox está oculta entre toda esta locura que rodea al mundo de Hollywood y nadie podrá encontrarme.

U261370

¿Qué cambios has experimentado, como mujer y como actriz, desde que eres madre?

Ser madre me ha cambiado en todos los sentidos, para empezar ha cambiado mis prioridades, me ha cambiado humanamente y espiritualmente, porque mi unión con ellos es tan profunda que me ha hecho cuestionar mis creencias espirituales.  Como actriz ha hecho que pierda el miedo a la cámara, porque una vez que pares dos hijos ya no hay nada de lo que tener miedo, vas a por todo.

¿Elegirás otro tipo de papeles?

Elegiré el lugar de rodaje, porque no es lo mismo para mí rodar en Los Ángeles, donde vivo en cualquier otra ciudad de este país que ir a Bulgaria, donde no podría llevar a mis hijos.  Pero no cambiaría el tipo de papel. Me encanta interpretar a super heroínas, sobre todo la que acabo de interpretar en ‘Teenage Mutant Ninja Turtles’, porque será el tipo de papeles que querrán ver mis hijos cuando sean más mayores, pensarán que tienen una madre super “cool”
¿Marido, dos hijos y un hijastro, como llevas el ser la única mujer en la casa?

Me siento como la abeja reina, soy la matriarca de esta familia que he formado y que espero cuide de mi cuando sea vieja. Me siento una princesa. Los disfruto mucho porque de momento no tengo que compartir el trono con nadie, pero si tengo una hija será ella la que lo ocupe. Por ahora me divierto con los chicos, me encanta haber tanta testosterona en casa. Me paso el día haciéndoles fotos.

¿Cómo te vino la idea de llamar a tus hijos, Noé y Bodhy Ransom?

Noé es mi personaje bíblico favorito, el más longevo de la Biblia elegido por Dios para perpetuar la humanidad después del diluvio universal. Bodhi es por el Bodhy Tree, el árbol bajo el cual Buda alcanzó la iluminación. Quise darle ese nombre a mi hijo para que se sienta protegido espiritualmente, representa su espíritu. Cuando estaba embarazada de él sentía que iba a ser un niño especial, una persona que busca la espiritualidad por encima de todo.  El nombre de Ransom proviene de la religión cristiana, significa redención o salvación.

Muy religiosa te veo. ¿Practicas alguna religión?

No practico ninguna en particular,  mi mente está abierta a todo. Yo voy a la iglesia, por eso, asumo, soy cristiana pero me considero una cristiana esotérica, aunque este término no exista. Mi base es cristiana pero acepto y adopto otras religiones y filosofías.

Circulan por ahí tus declaraciones sobre la escasa vida sexual que tienes con tu marido. ¿Es cierto?

Solo dije que tuve a mi hijo Bodhi hace ocho meses y Noé duerme todavía con nosotros, así que con dos pequeños en la habitación tenemos muy poca intimidad, pero lo dije cuando me preguntaron si pensaba tener más hijos pronto. No tengo por qué contarle a nadie mi actividad en el dormitorio.

Antes decías que les hacías muchas fotos a tus hijos. ¿Qué opinas de que hoy todo el mundo se haya convertido en paparazzi?

Sí, es cierto. Hoy en día todo el mundo tiene un Smartphone y usan Twitter sin parar. Hasta la CNN usa Twitter como parte de su cobertura de noticias. El colectivo humano se ha quedado casi sin voz. Todo el mundo tiene una opinión, lo cual me lleva de vuelta a la filosofía budista, o incluso a la Teoría de Heisenberg, que dice que basta con observar una simple molécula para cambiar su resultado.  Por eso el que haya tanta  gente continuamente grabando o twitteando, dando su opinión,  contribuye a cambiar la trayectoria de la sociedad.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados