El sexo de Lucía Menos San Valentín y más polvos

Lucía sale esta vez del armario del falso romanticismo y lanza una propuesta original. olvidémonos de San Valentín y celebremos como merece San Calentín, una fiesta que consiste en practicar el sexo cuando apetezca y que puede caer en cualquier día del año.

San Valentín
Lucía | 14/02/2017 - 11:09

Por estas fechas yo, religiosamente, porque el hombre es animal de costumbres y las buenas hay que mantenerlas, suelo poner en Twitter el siguiente mensaje: “Para San Valentín os recomiendo la canción de Marilyn Manson ‘Cupido Carries a Gun.

Creo que con esos pocos caracteres podría resumirse lo que pienso de esta pastelosa fiesta/día, en el que quienes se frotan las manos son los dueños de El Corte Inglés, por ejemplo. Que no, chicos, que si la quieres hay otros 364 días al año para demostrárselo, que no tiene que ser este preciso día en el que la mandes un ramo de rosas rojas y una caja de bombones. ¡Coño!

Podréis pensar que soy una amargada y que por eso no me gusta San Valentín. Pero lo cierto nunca me gustó, ni cuando estaba en pareja ni cuando no. Me parece una mera fecha consumista en la que además se recuerda a todos aquellos que no tienen pareja que están más solos que la una (algo así como la época navideña cuando, por cierto, se suicida más gente).

San Valentín

 

Lo mires como lo mires

No, San Valentín es un invento ñoño y sacaperras. Yo prefiero, de lejos, un tipo que tenga detalles el resto del año, sin fecha en concreto y porque hoy es hoy, a uno que milagrosamente (oh, coincidencia), hoy se acuerde de mandarme flores.

Es más: yo prefiero a uno que sea detallista y que sea un gran follador, un empotrador, como me gusta llamarles. A ver si os creéis que el éxito con las féminas de Yanis Varoufakis un tiempo atrás era por su puesto en el gobierno griego: no, era porque tenía pinta de llegar a casa y empotrarte contra la lavadora. De romperte las bragas y el vestido sin ni siquiera arquear las cejas, al estilo Bruce Willis en ‘La jungla de cristal’, pero en encuentro sexual no con “malos”.

Así que yo propongo eliminar San Valentín e instaurar San Calentín, pero todos los días o al menos, la mayoría de ellos. Y que todos (y en este momento voy a hacer una excepción en el lenguaje y voy a utilizar esa expresión tan redicha y redundante, “todos y todas”) hagamos un esfuerzo por follar más, que es la mejor manera de demostrarle a tu pareja o a tu amante ocasional que te pirran sus huesos. Pasemos de San Valentín e instauremos querernos más todos los días.

San Valentín

 

A por ell@s

Querido lector, si eres chico: hoy, pero también mañana, cuando llegues a casa y veas a tu chica, cómetela a besos mientras la despojas salvajemente, pero con cariño, de la ropa. Y después, empótrala contra la pared, la encimera de la cocina, la lavadora del cuartito de los trastos. Lo que más te pille a mano. Y cuando acabéis sudorosos, una ducha bien caliente y le descubres que has preparado la cena que más le gusta. Triunfo asegurado.

Querida lectora, si eres chica: cuando veas llegar a tu amante/esposo/compañero, llámalo como quieras, cómele la boca a besos mientras le acaricias la bragueta. Y antes de subirte encima de él, le regalas una buena sesión de sexo oral, dejándole el pene deseoso de algo más que tu saliva. Ya verás qué felices los dos.

Ya veréis como San Valentín, después de estos buenos hábitos diarios, os parecerá a los dos una mera fecha consumista. Menos santitos cursis y más follar, que esto son dos días.

San Valentín

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Oriana y Luis: Los reyes del reality se ponen como motos
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados