Esto pasa Queremos más Elizabeth Olsen

Estos días, tenemos Elizbeth Olsen por partida doble, en ‘Ingrid Goes West’ y ‘Wind River’. Una dosis extra de belleza, frescura y talento que, como suele ser habitual en estos casos, nos ha dejado con ganas de más, mucho más.

Elizabeth Olsen
Álvaro García Montoliu | 31/10/2017 - 10:32

Ayer, cuando publicábamos un elogioso perfil dedicado a Winona Ryder, ya dejábamos caer que la segunda temporada de ‘Stranger Things’ no nos había interesado mucho, que si habíamos llegado al cuarto capítulo solo era para verla a ella. También dijimos que había otras opciones de vicio cinematográfico mucho más apetecibles, que fueron a las que acudimos una vez confirmado el desaguisado de la serie.

Sin proponérnoslo conscientemente este fin de semana acabamos haciendo un doble pase con dos películas con Elizabeth Olsen como protagonista. Son dos filmes tan distintos como la noche y el día y, sin embargo, ambos altamente recomendables por distintas razones.

Por un lado tenemos ‘Ingrid Goes West’, que es una muy interesante y pertinente vuelta de tuerca a la clásica historia de celos y obsesión al estilo ‘Mujer Blanca Soltera Busca’, precisamente referenciada en el filme. Pero lo que la hace más apetecible son las altas dosis de humor, que esté ambientada en el mundo de los influencers de Instagram y, sobre todo, por la dupla protagonista, que completa una Aubrey Plaza desatada en su papel de loca del coño.

Elizabeth Olsen

 

Locura cotidiana

El personaje de Plaza es una chica que ha perdido a su madre y se refugia en las redes sociales, donde confunde una mera interacción con una profunda amistad. Tras un incidente con una influencer, acaba cerrada en un centro psiquiátrico y, cuando sale, se vuelve a repetir el ciclo con la Instagrammer Taylor Sloane, interpretada por Olsen. A partir de ahí coge el dinero de la herencia de su madre y alquila un apartamento en Venice Beach cerca del de Taylor para entablar una obsesiva y tóxica amistad con ella.

Si aquí el personaje de Olsen es alguien frívolo que se ha construido una fachada bastante insoportable (no empatizamos mucho con ella cuando sufre este acoso, vaya) en ‘Wind River’ es alguien íntegro, además de una mujer, por supuesto, con quien casarse, tener hijos y compartir lecho de muerte.

Elizabeth Olsen

 

‘Wind River’ es el debut en la dirección de Taylor Sheridan, guionista de thrillers recientes tan esenciales como ‘Sicario’ y ‘Comanchería’. Aquí Olsen interpreta a una joven agente del FBI, aparentemente inexperta pero muy resuelta, que viaja hasta una reserva de indios perdida por las montañas de Wyoming para investigar la extraña muerte de una chica de 18 años.

Como es habitual en su autor, la narración es fría como las montañas nevadas de Wind River (genial ambientación que se convierte en un personaje más), el pulso lento y la violencia brutal. La película, que se describe basada en hechos reales, sirve para denunciar, con un certero puñetazo en el estómago, las miles de desapariciones de jóvenes indias cuyas cifras nunca llegan a desvelarse en los boletines oficiales.

Son dos rotundos argumentos para empezar a creer en el talento de la menor del clan Olsen, que es mucho más que la Bruja Escarlata del universo Marvel y que está destinada a recibir papeles más suculentos en películas de alto perfil. Entre ella y, pongamos, una Emily Blunt no hay tantísima diferencia y así lo deberían ver en Hollywood.

Y si todo esto no falta, nunca está de más alegrar la vista con esta fascinante galería en la que Olsen muestra su radiante belleza.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados