La mancha blanca Vex Ashley, sexo geométrico (y sagrado)

La mancha blanca sigue buceando en las aguas del erotismo extremo y alternativo. Tras María Riot y Elise Graves, le llega el turno a la inglesa Vex Ashley, activista del porno raro, verano ¡y pagano!

Vex Ashley
Elisa Victoria | 06/09/2017 - 9:00

De las muchas cosas que le agradezco a Vex Ashley, me cala el corazón que se adentre en escenarios extraños, especialmente si va acompañada de sus amigas.

Se nota mucho lo bien que lo están pasando y eligen cómo aparecerse con tanto esmero que te puedes tirar mirando una sola foto veinte minutos. Hoy no vamos a hablar de porno normal, si es que alguna vez lo hemos hecho.

A Vex Ashley no le interesan nada el gonzo y sus derivados y ni siquiera emplea a menudo la palabra coito. Su apuesta es empírica, estética, lenta y cuidada. La veréis respirar hondo, revolcarse en líquidos, fundirse con la Naturaleza y visitar edificios abandonados como la reina del fin de los días.

Otra cosa que le agradezco bastante es que se ponga ese conjunto amarillento de bragas y sujetador de látex transparente, alto de cintura y con copa abalconada. Apenas soporto lo bien que le queda cuando la fotografía está oscura. Y la fotografía suele estar bastante oscura.

Vex Ashley1

 

Porno pagano

Su melena gris emana la sabiduría de una hechicera, la forma en que se pinta los ojos la convierte en una loba a cuatro patas, su cuerpo esbelto se retuerce sobre multitud de superficies y todas, todas quedan mojadas. Esta pornografía experimental llena de bocas abiertas que suspiran y anhelan se te clava en el esternón y no te permite respirar con normalidad durante un rato.

Desnuda en el edificio abandonado, de espaldas, rodeada de mobiliario sanitario ruinoso y descuartizado, con un solo rayo de luz posándose sobre sus muslos. Confieso que a esta imagen le he rezado, que la he ido a buscar expresamente en varios momentos.

Su belleza impoluta en contraposición con la decadencia abrumadora a la que asistimos llena este estómago vacío de fuerza para seguir soportando un mundo tan extraño.

Digamos que Vex Ashley me ayuda a aguantar el tirón. Su voz, su rostro, sus palabras, su incontestable orgullo de guarra. A veces se la ve posando en altares, mancillando el cristianismo con cariño.

¿Quién podría ofenderse por eso? No se pone ahí para molestar. Lo hace para inspirarnos oraciones.

La mancha blanca es la sección de perfiles de actrices porno que Elisa Victoria publica todos los meses en ‘Primera Línea’. En septiembre, se la ha dedicado a la modelo erótica y actriz X alternativa Vex Ashley.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados