Zoe Nil: “Rodar porno siempre me pone cerdísima”

Ni vecinita cañí ni jamona mediterránea. Zoe Nil, catalana de 22 años, trae aires góticos, alternativos y “urbanos” al porno español. Charlamos con Zoe para que nos explique en qué consiste eso de ser “sumisa rebelde” y ella aprovecha para demostrarnos que es tan abierta de mente como de piernas.

zoe-nil
20/11/2012 - 5:01

Estudiante de fotografía y modelo erótica, friki irredenta y fan del cine de Guy Ritchie o Quentin Tarantino, Zoe no hace mucho que se dedica al porno, pero en un puñado de meses frenéticos (y multiorgásmicos) ha tenido tiempo de rodar escenas para la mayoría de las productoras españolas. ¿Sus bazas? Un look a lo “suicide girl” de extrarradio ibérico, un pecho adolescente, un precioso culo, y un cuerpo menudo y goloso, adornado con tatuajes y piercings, al que saca un partido increíble cuando caen las cremalleras y la cámara empieza a grabar. Con ella, llegó el porno del futuro.

¿Por qué Zoe?

Porque soy una friki de los videojuegos, y uno de mis preferidos es ‘Zone of the Enders’, también conocido como ‘Z.O.E.’.

¿Te enfadas si te digo que eres la pornostar más gótica y alternativa de España?

¿Por qué iba a enfadarme? Ése es el rol que adopto cuando hago shows eróticos o grabo porno. Pero por la calle me verás vestir bastante más informal, con unos tejanos rotos y una sudadera, aunque siempre con una estética muy cañera y muy urbana. Para una noche de sexo, adoro los corsés, las medias, los ligueros, los calcetines… Y también me gustan las prendas con un punto entre infantil y perverso, como unas braguitas de hipopótamos que son lo más porno que tengo.

¿Qué deporte practica una actriz porno para mantenerse en forma?

Pues mira, no conozco mejor deporte que el mete-saca. Yo es que soy viciosa por definición, me gusta más una buena polla que a un tonto un chicle.

¿Te alimentas solo de hombres o eres omnívora?

Soy más de tíos, pero no hay quien se resista a un buen cuerpo femenino. A mí me ponen tanto los penes como los pechos redonditos y los culos respingones de las  chicas. Pocas cosas me excitan más que una mujer tatuada y “anillada”. A una isla desierta me llevaría a un tío, para no tirarme meses sin echar un buen polvo, una tía, para poner a parir al tío y darle al “rollo bollo”, ¡y toneladas de condones!

¿Qué es lo que más te pone cuando te lo montas con ellos?

Como decía Cerecita X en ‘Vacaciones crapulosas’, me gusta que me follen “entre fuerte y flojo”. Soy una sumisa algo rebelde. Me pone que me cojan del pelo, que se les escape alguna hostia de vez en cuando, que me den duro a cuatro patas… Pero también disfruto con los mimos, las caricias y los masajes.

¿Y cuando te lo montas con ellas?

Disfruto follando con mujeres porque soy una de ellas. Sé cómo darles placer, y ellas saben cómo dármelo a mí. Además, ¡no hay nada tan bonito como el cuerpo de una mujer! A ser posible, una de piel muy suave y labios carnosos.

Tocas casi todos los palos del erotismo. Ruedas porno, posas desnuda, haces shows en directo… ¿Qué es lo que más te excita de todo esto?

Todo tiene su punto. Rodar porno siempre me pone cerdísima, y los shows en directo son una gozada, por la mezcla de nervios, adrenalina y el orgásmico subidón de ego que te da sentirte deseada. Lo de las sesiones de fotos es menos excitante, pero es un placer trabajar con fotógrafos con los que tenga buena química y confianza.

¿Qué dirías que es lo mejor y lo peor de tu profesión?

Lo mejor, el sexo. Y también viajar, conocer gente y ser mi propia jefa. Lo malo, las críticas no constructivas y la gente aburrida de la vida a la que gusta dar por culo, en el peor de los sentidos. Pero es una profesión estupenda. Yo es que soy voyeur y exhibicionista por naturaleza. Me excita ver follar a otras personas, y aún más que otros me vean follar a mí y se pongan cerdos perdidos conmigo. Ahora, además, he descubierto que me encanta empuñar la cámara. Estoy estudiando fotografía, y Silvia Rubí y Gabe Tonic han sido dos de las primeras “víctimas” del porno a las que he fotografiado.

¿Qué es lo que mejor se te da?

¿En el sexo? Creo que las mamadas. Las disfruto, y eso se nota. Me encanta deleitarme con ellas, saborearlas… Luego, ya en harina, si me pongo encima de manera que el roce me estimule el clítoris y pueda moverme a mi ritmo, me corro en un santiamén.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados