Al menos, mi madre me planchaba la ropa

Un estudio informa de que las mujeres no saben comprar sujetadores. Ahora ya sabemos por qué los calzoncillos que nos compran jamás son de nuestra talla.

Underwear
Xavi Sancho | 04/12/2012 - 13:47

¿Puede existir peor experiencia para un hombre que entrar en una tienda de lencería femenina? ¿Cómo es posible que algo que, visto desde lejos y dibujado en la imaginación, resulta tan sugerente y lúbrico pueda convertirse en algo tan traumático?

No lo sabemos, pero el caso es que así es. Nunca sabes dónde ponerte, hacia dónde mirar… Se acerca una mujer con tres tangas en la mano y por mucho que intentes evitar cruzar la mirada, no puedes evitar imaginártela con eso puesto. Y lo peor, ella, aunque finjas teclear algo en tu móvil, sabe que eres un salido y que en esos precisos instantes la estás viendo enfundándose esas cosas minúsculas cuya única utilidad parece ser hacerte la vida imposible. Y tu señora está en el probador. Y te pide que te acerques a ver qué tal le queda algo, y la del probador de al lado saca la cabeza y te fulmina con la mirad: ni se te ocurra acercarte a menos de tres dioptrías, cerdo.

Dramático, en fin…

Un nuevo estudio publicado por Rogby & Peller y encargado por la firma de lencería Andrés Sardà informa de que el 70% de las mujeres elige mal su sujetador. ¡Ja! Si en vez de estar tan pendientes de ti, se concentraran en escoger el modelo correcto… No vamos a ahondar más en el estudio, que ofrece normas y regulaciones varias sobre temas como la copa y otras vainas. Lo único que nos importa del sujetador es que se pueda desabrochar con una mano. Si es que si nos dejaran escoger…

 La existencia de este estudio nos ha hecho recordar otro publicado hace un par de años por la firma británica Debenhams. En él, se informaba de que los hombres solo nos compramos ropa interior durante una media de tiempo no superior a los 17 años. El resto de nuestra vida, nos cubrimos las partes nobles y los pies con prendas compradas por nuestras señoras.

Y claro, ahora todo encaja. Por eso los boxers siempre se te meten en la entrepierna. Por eso el talón del calcetín siempre te queda a media planta del pie o a medio tobillo. Por eso las camisetas que te pones debajo de los jerseys parecen ser de una talla mayor que el mismo jersey. Claro. Escogen ellas, que van de listas, que saben lo que nos conviene. ¡Ja! Si no sabéis escoger vuestros propios sujetadores, ¿cómo vais a comprarnos unos calzoncillos que no nos dejen la cintura como si viniéramos de una sesión de bondage? Apartaos, dejadnos solos… que dirigimos nuestro orgullosos caminar hacia el Oysho más próximo. ¿De qué color queríais los sujetadores?

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados