Échate un Casquet La edad de oro del porno ecológico

Si hace unos meses te presentábamos a los muchachos de Fuck For Forest, que echan polvos al aire libre para salvar la selva amazónica (sí, son los de la foto), ¿qué decir de los chicos de Ponhub, embarcados en una original campaña para reforestar Estados Unidos a golpe de vídeo triple X?

Fuck-For-Forest
NOEMÍ CASQUET | 30/04/2014 - 16:49

Lo eco está de moda. Si hay algo que tenemos que agradecer a los hipsters es que han conseguido que en los comercios de todo el país proliferen alimentos, objetos y productos de consumo diverso etiquetados como ‘biológicos’.

Y sí, nos parece estupendo lo de contribuir a salvar el planeta. Pero lo que no esperábamos es que la marea verde llegase tan lejos y que, casi sin previo aviso, íbamos a encontrarnos en un mundo en que todo tuviese que ser respetuoso con el medio ambiente, no cancerígeno, sostenible, saludable, responsable y libre de productos químico. Y cuando digo todo, quiero decir todo.

Esta tendencia ha traspasado fronteras y se ha instalado en el porno. ¿Porno ecológico? ¿Significa eso que castigándome la próstata puedo salvar a las ballenas? ¿Mis pajas ayudarán a plantar un árbol? Pues mira, es exactamente eso. Gracias a un puñado de hippies concienciados y sin la menor vergüenza, tus pajas son hoy incluso más poderosas de lo que eran ayer.

Siguiendo en esa línea, la empresa Pornhub, aquella cuya página nadie ha visitado jamás en su vida, ha lanzado un proyecto muy ambicioso para celebrar el Día del Árbol en Estados Unidos, que fue el pasado 25 de Abril. En esa fecha, a la gente le da por plantar árboles de forma compulsiva y donar auténticas fortunas a empresas que combaten la deforestación de América. Eso sí, al día siguiente el cartón se mezcla con el vidrio en el agujero apestoso que llamamos basura y la mierda se sigue acumulando en el ambiente.

Este año, Pornhub ha aprovechado para lanzar la original iniciativa Pornhub Gives America Wood, que consiste en invitar a sus usuarios a ponerse morados viendo vídeos de la categoría ‘Big Dick’ con el incentivo extra de que por cada 100 vídeos visualizados se plantará un árbol. Fijaos si somos enfermos que ahora mismo llevan 13.473 árboles, lo que equivaldría a un total 1.347.300 vídeos vistos. Una cifra más que respetable.

El proyecto está ahora mismo en su recta final: el plazo acaba el 2 de mayo, y a estas alturas la cosa se ha viralizado. Todas las redes sociales se han hecho abundante eco de la campaña, lo que para Pornhub está suponiendo una publicidad formidable.

 

De aquellos polvos vinieron estos lodos

Y es que el porno sirve para un roto y para un descosido. Lo mismo para darle una alegría al cuerpo que para plantar la semilla de un mundo mejor, como también demuestran este otro par de proyectos que convierten la masturbación en acto responsable y solidario.

FUCK FOR FOREST es un proyecto creado por Leona Johansson y Tommy Hol Ellingsen en el 2004. Desde entonces, llevan follando sin parar para salvar el medio ambiente. Recaudan fondos gracias a su porno amateur y han conseguido más de 250.000 euros para ocho proyectos distintos en Costa Rica, Eslovaquia, Perú, Brasil o Ecuador. ¿Cómo puedes participar? Hay dos formas distintas. La primera, es enviar fotos y vídeos porno para que crezca el contenido de la web. La segunda, es pagar una cuota mensual que permite ver todo el material. De esa forma, te matas a pajas y salvas el Amazonas. Genial ¿verdad?

Echa un vistazo a las simpáticas extravagancias de estos muchachos aquí.

 

GREEN PORNO nació de la mano de Isabella Rossellini, la mítica actriz italiana que se consagró con ‘Terciopelo azul’ (1986). Isabella lanzó en 2008 una serie de documentales divulgativos sobre sexo entre animales. ¿Su argumento? Que a la gente no le interesa demasiado el medio ambiente, pero sí que se pirra por el sexo. Desde entonces, ha filmado nuevos capítulos que se pueden visualizar en Sundance TV o en YouTube (la mayoría de ellos supera ahora mismo el millón de reproducciones). La calidad es un tanto cutre pero el guión no tiene desperdicio. Desde el sadomasoquismo de los caracoles hasta las complejas vaginas de los patos.

 

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Jimena Lago: "El valor de una actriz X no se mide por el número de pollas que le meten"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados