Historias del porno El O’Farrell, la meca del erotismo

Las historias del porno nos hacen esta vez cruzar el charco en dirección a San Francisco y meternos en el túnel del tiempo, de vuelta a la época en que los pioneros hermanos Mitchell rodaban sus clásicos del cine X en el mítico teatro O’Farrell.

Teatro O'Farrell
Paco Gisbert | 23/09/2016 - 10:23

A solo unas manzanas del distrito teatral de San Francisco pero lo suficientemente céntrico como para atraer a espectadores de todo tipo, se alza el O’Farrell Teather, uno de los templos de la historia de la pornografía. Ocupa una esquina entre la calle O’Farrell, una de las anchas avenidas que cruzan la ciudad de este a oeste, y Polk, en lo que fue, hasta finales de la década de los 60, un concesionario de coches de la casa Pontiac. Su aspecto no difiere mucho del de cualquier teatro de variedades, con su marquesina para anunciar las novedades de cada semana y su amplia entrada. Pero, en realidad, el O’Farrell es, desde 1969, el local de espectáculos eróticos más famoso del mundo.

El 4 de julio de aquel año, Jim y Artie Mitchell inauguraron la sala con la idea de convertirlo en el epicentro del erotismo californiano, después de darse cuenta de que el Condor Club, un teatro entre Broadway y Columbus en el norte de la ciudad, funcionaba desde un lustro atrás ofreciendo sesiones de striptease a sus clientes, mientras las autoridades miraban hacia otro lado.

Porno vintage

 

Jim había estudiado cine en la Universidad de San Francisco, pero su obra cinematográfica se limitaba a haber filmado unos cuantos “loops” pornográficos para exhibirlos en salas especializadas. Artie acababa de volver de la Marina. Juntos planearon hacer un buen negocio con su nuevo local y, sobre todo, en la época del sexo libre y las drogas a tutiplén, pasárselo bien.

 

Grandes pioneros

Se lo pasarían, sobre todo, a partir de la segunda mitad de la década de los 70, cuando los Mitchell se habían convertido en iconos de la contracultura californiana y del porno americano gracias a la película ‘Tras la puerta verde’, codirigida por los dos hermanos, rodada en gran parte en el propio teatro y protagonizada por la exmodelo de publicidad Marilyn Chambers.

Parte de esa época se adivina en el pequeño museo que conserva el O’Farrell a su entrada, una habitación llena de fotos, recuerdos y objetos originales de esos tiempos, como las cajas del jabón Ivory Snow, cuya campaña publicitaria había protagonizado Chambers dos años antes del estreno de la película y sirvió, de forma perversa, para publicitar su estreno. Allí también se venden camisetas (a 25 dólares la pieza) y las películas que dirigieron Jim y Artie.

Marilyn Chambers

 

Para el espectador poco puesto en la historia del porno, el O’Farrell le parecerá un teatro de espectáculos sexuales más, pero, entre 1975 y 1985, fue el centro del mundo, en enconada rivalidad con los neoyorquinos Melody Burlesque y Show World, con los que, en muchas ocasiones, compartía espectáculos y artistas. Por su escenario pasaron todas las grandes estrellas del porno americano de aquellos años, desde Georgina Spelvin a Serena o Seka, además de Marilyn Chambers, que casi se podría considerar stripper residente, puesto que actuó allí durante años hasta cuatro veces a la semana.

Aunque no actúen ya las grandes estrellas del porno ni los Mitchell lo regenten -Artie murió en 1991, en un extraño incidente en el que su propio hermano le disparó a bocajarro tras un discusión, y Jim falleció hace algo más de nueve años-, el teatro californiano conserva el inigualable aroma de los antiguos locales de burlesque, con las innovaciones que introdujeron sus propietarios, tales como cabinas individuales y espacios para shows privados.

Visítenlo, aunque no lleguen nunca a franquear su puerta (que no es verde, como podría pensarse), si van a San Francisco. Vale la pena.

Porno vintage

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Hablamos de pizza y sexo extremo con Misha Cross, reina del porno europeo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

One Response to El O’Farrell, la meca del erotismo

  1. luis Vásquez dice:

    Que hermosa me fasina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados