Historias del porno Factoría de estrellas

Celia Blanco, Lucía Lapiedra y Apolonia son las grandes creaciones de Ramiro Lapiedra, un personaje singular dentro del porno español, en el que ha ejercido como moderno Prometeo, un hacedor de estrellas.

apolonia lapiedra
PACO GISBERT | 06/04/2018 - 12:05

Si hay algo irreprochable en la carrera de Ramiro Lapiedra es su capacidad para entender la vertiente comercial del porno mejor que nadie. En 20 años, ha creado una factoría de estrellas y ha ayudado a que el porno llegue a medios de comunicación en los que parecía vetado.

Todo empezó en el verano de 1998, cuando Ramiro Lapiedra conoció a Celia Blanco en una discoteca de San Juan, Alicante. Ramiro y Celia iniciaron una relación de pareja y un acercamiento al mundo del porno que se concretó en una película “amateur”, en la que el propio Ramiro practica el sexo con su novia.

Unos meses después, consiguieron la financiación para rodar ‘La mujer pantera‘, la primera película como director de Ramiro, en compañía de su hermano Pablo, y el debut como actriz de Celia. Mucho antes de que ‘La mujer pantera’ llegara a las estanterías de los videoclubes y sex-shops de toda España, Celia Blanco se había convertido ya en la nueva estrella del porno español, gracias a una inteligente campaña de promoción que la llevó a aparecer en la portada de la mayoría de revistas nacionales.

celia blanco

Cuando, por fin, las películas de los hermanos Lapiedra llegaron al gran público, Celia ya era una habitual de diversos programas televisivos, atendía consultorios de tipo sexual y se había erigido en un mito erótico femenino para muchos españoles. El morbo se acrecentó en los años siguientes, con películas como ‘Compulsión‘, ‘Delirio y carne‘ o ‘Las lágrimas de Eros‘, en las que la actriz madrileña se empleaba a fondo en las escenas sexuales que dirigía su pareja.

La segunda piedra

Tras cinco años de relación, Ramiro y Celia rompieron. Ramiro conoció, a finales de 2004, a Miriam Sánchez, en una discoteca de Madrid y, como ya había hecho con Celia, la convenció para que participara en películas X. Lo hizo enseñándole ‘La orina y el relámpago‘, su película más personal y “underground”. Miriam acabó convencida y, seis meses después, se había transformado en Lucía Lapiedra. Ramiro, entonces, desplegó por ella toda la maquinaria mediática que ya había utilizado con Celia Blanco para que apareciera en portadas de revistas y programas de radio y televisión sin que nadie la hubiera visto en una película. Incluso habló con Nacho Vidal para que fuera él quien la dirigiera en su estreno en el porno en una cinta que luego se tituló ‘Nacho Vidal iniciando a Lucía Lapiedra‘.

lucia lapiedra

Durante todo el año siguiente, Lucía Lapiedra compaginó su presencia en los platós de televisión con una docena de películas, la mayoría de ellas dirigidas por Ramiro y Pablo, en las que desgranaba toda su sexualidad. Cintas como ‘Obsesión‘, ‘Posesión‘ o ‘Depravada‘ hicieron de la promesa del porno español una realidad.

Pero Ramiro fue demasiado lejos cuando planeó un montaje para que Lucía apareciera en los programas del corazón con el periodista Pipi Estrada como aliado. Pipi se enamoró de Lucía y convirtió aquel juego en un peligroso círculo vicioso del que le ha costado salir indemne.

Zuleidy

Tras intentar un lanzamiento similar con Zuleidy, una pequeña canaria novia de su hermano Pablo, Ramiro volvió a la carga con su nueva pareja, María Lapiedra. Pero aquella relación duró mucho menos de lo que todos esperaban, entre otras cosas porque María, una mujer tan lista como para hacer creer al mundo que era tonta, voló en solitario y su única aproximación al cine X fue una película con Dinio García, antes de convertirse en un personaje mediático de primer orden en los programas del corazón.

maria lapiedra

Ramiro se retiró de la circulación durante unos años, pero volvería a la carga hace tres años con Apolonia Lapiedra. una chica de Albacete, con un perfil muy diferente al de Celia y Lucía, a la que había conocido a través de Facebook (en estos tiempos, las redes sociales sustituyen a las discotecas como lugar de ligoteo) y a la que ha convertido en la nueva gran estrella del porno nacional.

apolonia

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Marga B. Hindersin: "No hay nada degradante para la mujer en ser azafata de Fórmula 1"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados