‘Gandía Shore’: tienen derecho a su fiesta

Ocho jóvenes representativos de lo que podría sucederle a alguien si bebiera del lago nuclear que linda con la central donde trabaja Homer Simpson pasan el verano en la costa valenciana y la tele lo graba. ‘Gandía Shore’, ché.

tienen-derecho-a-su-fiesta
18/10/2012 - 4:59

Nadie parece tomárselo muy en serio, pero todo el mundo lo ha visto alguna vez. Aunque sea “haciendo zapping”. ‘Jersey Shore’ es uno de aquellos productos de telerrealidad en que se especializado MTV últimamente; realities siempre a caballo entre el “documento” sociológico, el sano cachondeo y la vergüenza ajena. Se estrenó en diciembre de 2009 y ya ha dado de sí seis tandas de episodios y una versión británica, ‘Geordie Shore’, incluso más fiestera y cafre que la original.

En octubre, se estrena la respuesta española a tan festivo despropósito, ‘Gandía Shore’. Un canto a la juventud nacional y, si me apuran, a la España que nos deja Zapatero, que diría la COPE. Antes de empezar a emitirse ya ha generado una oportuna polémica. Y, salvo sorpresa mayúscula, va a ser un éxito, porque rescata elementos de dos formatos más que consagrados en la parrilla española, ‘Mujeres y hombres y viceversa’ y ‘Gran Hermano’.

Estoy en una terraza con vistas a la madrileña Plaza de Recoletos en una soleada tarde de septiembre, y espero tanda para entrevistar a los ocho concursantes de la primera edición del programa, que se grabó en la localidad costera de Gandía, en la Comunidad Valenciana, durante el pasado verano. Chicos y chicas exhiben el que parece ser el look oficial del programa. Ellas, capas de maquillaje solidificadas con estuco, taconazos inmisericordes de más de 15 centímetros y quintales métricos de extensiones de pelo. Ellos, cuerpazos de gimnasio con cejas depiladas y embutidos en tops, chandalazos y camisetas playeras. Visto el percal, no me parece oportuno preguntarles por sus escritores de cabecera o por las causas sociales con las que simpatizan. Me queda claro que ésas no son sus guerras: ellos acaban de vivir el verano de sus vidas, y ahora disfrutan a conciencia su incursión relámpago en el mundo de la “fama” televisiva.

Gandía, qué hermosa eres

Me cuenta en un aparte uno de los responsables de producción de MTV de qué va exactamente esta versión a lo Paco Martínez Soria en ‘La ciudad no es para mí’ del formato original americano. Aclara que se han basado en un criterio geográfico para la selección: chicos y chicas de la zona de Valencia cuyo objetivo inmediato fuera pasar un buen verano en la costa. El perfil de los participantes se define por la edad (jóvenes) y sus hábitos sociales: que les gustase la fiesta y que fueran sanos. “Por eso están todos tan cachitas y son tan simpáticos. Queríamos que tuviesen una fuerte personalidad y también una parte dulce”. Me aclara que, además de entrevistas personales, hubo criba en gabinete psicológico, supongo que para intentar evitar problemas. Grabado en solo 30 días, a diferencia de formatos más conocidos, como ‘Gran Hermano’, los participantes de ‘Gandía Shore’ no están encerrados en una casa, sino que se les aplica una especie de régimen abierto: se les permite salir para hacer su vida normal (ir al gimnasio y a la playa, o salir por la noche…). En definitiva, pasen y vean ‘Gandía Shore’: ocho “amigos” que se van de vacaciones, comparten casa y trabajan, en turnos de cuatro en cuatro, en un chiringuito.

Para que el lector se familiarice un poco más con este segmento de la juventud patria, vamos a tratar con ellos un tema menor (la politica), uno capital (la cirugía estética) y otros más grandes que la vida (el tiempo, las ilusiones, la insoportable levedad de la fama catódica y el deseo hormonal). Con ustedes, Arantxa, Labrador, Clavel, Ylenia, Abraham, Cristina ‘Core’, Cristina ‘Gata’ y Esteban.

Aló, Presidente Rajoy

Cristina ‘Core’: Yo a Rajoy le diría: “Mariano, haz algo ya, que está la cosa muy mal”.

Arantxa: Le diría que quitara la ley del tabaco y nos dejara fumar en las discotecas.

Labrador: Que dejen de subir los impuestos a quienes trabajamos, a los currantes, y que aplique otros métodos para recaudar.

Clavel: Que no mirase en qué partido está el talento y que fichara al mejor para cada cargo, a ver si arreglan esto rápido.

Ylenia: Políticos, quitaos los sueldos vitalicios y dejad de quitarnos a nosotros cosas.

Abraham: ¿Qué pasa con España, qué estás haciendo?

Cristina ‘Gata’: Le pediría que hiciera bien su trabajo para levantar un poco el país.

Esteban: Que saque este país adelante, que nos saque de esta crisis.

A golpe de bisturí

Arantxa: A mí, mis labios me gustarían más grandes, pero no es una cosa de decir “me quiero poner tetas, culo, etc.”. La curigía estética no es algo que me esté planteando ahora mismo.

Labrador: Si alguien no está a gusto con alguna parte de su cuerpo, estoy a favor de que se la cambie. Hay que estar bien con uno mismo.

Clavel: La cirugía me parece bien cuando una mujer tiene un complejo por un problema estético. No me parece bien cuando alguien lo hace para ser lo que no es.

Ylenia: Yo estoy a favor, totalmente. De hecho, me la haré. Todo lo que puedas mejorar, bienvenido sea.

Abraham: Está muy bien que alguien quiera hacerse un retoque o un arreglo para sentirse mejor.

Cristina ‘Core’: Estoy a favor. Si se puede mejorar, ¿por qué no?

Cristina ‘Gata’: No estoy en contra de la cirugía. Si alguien recurre a ella por complejos, lo respeto bastante. No me he operado de nada, pero no lo descarto en un futuro.

Esteban: ¡Estoy más más a favor que la hostia! Es lo mejor que se ha inventado. Quiero conocer al tipo que la inventó para hacerle una estatua.

En busca del tiempo perdido

Arantxa: Me presenté porque me gusta todo lo que sea fiesta y aventura a lo loco. No me he planteado mi futuro, aún. Me gusta mucho bailar, a lo mejor aprendo a bailar funk, porque creo que se me da bien y podría ser bailarina.

Labrador: Me presenté para conocer gente. Me gusta ir a la playa. Me interesan el mundo de la nutrición y el entrenamiento. También la televisión me atrae.

Clavel: Un mes con gastos pagados y encima vas a disfrutar… Espero seguir con el negocio que tengo y arrancar el que traigo en mente y que no digo para no gafarlo.

Ylenia: Quería desconectar un poco… Me llevo amigos y también he aprendido cosas de mí misma. Dentro ha habido de todo: broncas y rolletes. Me veo bien puesta, la verdad [risas].

Abraham: Me presenté porque coincide con mi estilo de vida: soy un chaval súper animado, me gusta conocer gente, me gusta mucho la fiesta y salir. La verdad es que no sé adónde me va a llevar esto, pero adonde sea, bienvenido será. Gracias a Dios, hoy en día tengo un negocio familiar de carnicerías y espero seguir ahí.

Cristina ‘Core’: Como soy muy fiestera, pensé que podía aportar mucho al programa. Me basta con sacar siete amigos, y eso lo he logrado. Si viene algo más, pues perfecto. Me veo en un tiempo un poco más operada, con varios retoques en mi cuerpo y trabajando de lo que estoy estudiando.

Cristina ‘Gata’: Me presenté para participar porque, desde que empecé a seguir ‘Jersey Shore’ y ‘Geordie Shore’, pensé que ésa era una experiencia que quería vivir. En unos cinco años me veo con mi trabajo. No quiero tener complicaciones de cabeza.

Esteban: Quería pasarlo bien. Tengo los pies en la tierra. El día de mañana voy a llevar la empresa de mi padre.

Atracción femoral

Arantxa: Me fijo en su cara y en su estilo vistiendo: me gusta que lleven los pantalones así, caídos, y que marquen un poco.

Labrador: Principalmente, es el físico. Pero sin una mente cultivada, un buen físico no es nada.

Ylenia: En los hombres me fijo principalmente en la sonrisa. Con una sonrisa me ganan; luego, sí, el cuerpecito…

Abraham: En general, me atrae de alguien su forma de ser. En una chica, en lo primero que me fijo es en que sea abierta, simpática, que se pueda hablar con ella de cualquier tema y que tenga buen cuerpo.

Cristina ‘Core’: En su cara, en los labios. Luego en el cuerpo.

Cristina ‘Gata’: No tengo prototipos masculinos. Me suelo fijar en la boca y en los ojos.

Esteban: Me gusta mucho la silicona, pero eso no lo es todo… A ver, yo con una tía no me acuesto por su simpatía, eso está claro. Me tiene que gustar por fuera, pero, si yo quedo con una tía a cenar, por muchas tetas que tenga, si es imbécil, ¡a su casa! Busco que interior y exterior formen un buen conjunto.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados