Historias del porno: el lechero

Ni talento, ni brío, ni arte ni belleza. Puede que Peter North tengo algo de eso, pero lo que de verdad le ha llevado a ser toda una leyenda en el porno es su capacidad para eyacular con fuerza y profusión durante medio minuto. Real como la vida misma.

Peter North, leyenda de la eyaculación
Paco Gisbert | 08/01/2013 - 17:13

Cuenta Kenneth Anger en la segunda parte de su mítico libro ‘Hollywood Babilonia’ que George Cukor fue relevado del rodaje de ‘Lo que el viento se llevó’ porque la estrella de aquel filme, Clark Gable, había hecho todo lo posible para que el productor David O. Selznick lo despidiera.

Gable odiaba a Cukor porque el director sabía que la varonil estrella de cine había mantenido una relación con su amigo William Haines, un actor de la década de los 20 y los 30 que fue expulsado de los estudios de Hollywood por homosexual. En 1925, cuando Gable era sólo un aspirante a actor en la MGM se había acostado con Haines en más de una ocasión con la intención de medrar en la industria y lo que menos le convenía a Gable, en la cúspide de su carrera, era que Hollywood lo supiera.

Afortunadamente, el mundo del porno es otra cosa y de ello puede dar fe Alden Brown. Nacido en Halifax (Canadá) en 1957, Brown se trasladó a California en 1982 con la intención de ganarse la vida de la manera que fuera, confiado en que su cuerpo, moldeado hasta la obsesión en el gimnasio, le abriera las puertas de algún empleo como modelo.

Un día acudió a una fiesta en Los Angeles y se le acercó un productor de cine X que no había podido evitar fijarse en sus poderosos pectorales. Aquel tipo le propuso trabajar en la industria del cine solo para adultos, y Alden aceptó la oferta sin la menor duda. Se trataba de hacer películas porno de temática gay y él, aunque no era abiertamente homosexual, consideró que el dinero que le pagaban era suficiente como para hacer algo que, en realidad, tampoco le disgustaba demasiado.

Una máquina…

Bajo el alias Matt Ramsey, Alden Brown participó en una veintena de filmes gay, lo que le permitió entrar en contacto con la industria del cine X. Un año más tarde de su debut, Alden Brown entró en el circuito del porno mainstream con el nombre de Peter North, un pseudónimo que homenajeaba a sus orígenes canadienses.

La industria del porno no es sectaria y Peter North se convirtió en poco tiempo en uno de los actores más cotizados del Valle de San Fernando sin importar que en una vida no tan anterior hubiese sido Matt Ramsey. Claro que esa falta de prejuicios por parte de sus empleadores también podía deberse a que el hombre tenía rara habilidad.

En los money shots, nombre con el que se conoce en la industria los planos con los que culminan las escenas sexuales, North era capaz de eyacular con una copiosidad y una potencia desacostumbradas, una cualidad que le granjeó el merecido sobrenombre de “El lechero”.

Sin embargo, el secreto de su prodigioso chorro seminal (que podía alcanzar los tres metros de distancia y dispararse durante más de medio minuto) es uno de los misterios mejor guardados del cine X. North asegura que se debe a los efectos sobre el organismo de una dieta rica en fruta y verduras, pero eso no explicaría en absoluto su impresionante caudal. Según algunos compañeros de profesión, el actor canadiense nació con una malformación en la próstata y su anomalía física se transforma en ventaja para su trabajo.

De entonces a ahora

Sea cual sea la causa de su secreto seminal, North representa el ejemplo más claro de la evolución del cine porno durante los años 80. Siempre fue un pésimo actor dramático y, a la vez, un seguro de vida en las escenas de sexo. Y llegó al porno cuando el sexo ya tenía mucha más importancia que las dotes dramáticas. El lechero siempre ha representado el papel de lechero, regando con sus increíbles chorros de semen las caras de sus compañeras de rodaje, agobiadas muchas veces por la profusión de su irrepetible surtidor.

Quizás por eso, y porque durante muchos años tuvo que soportar rumores que apuntaban a que había retomado su carrera como actor de porno gay, Peter North sigue siendo, a sus 55 años, un referente en el porno por internet, a través de su propia página web y de vídeos en los que continúa derramando leche en cantidades por las que suspiraría cualquier banco de esperma.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados