Historias del porno: La película de Chávarri

Jaime Chávarri pasó de rodar una película sobre la familia Panero a filmar un porno sadomasoquista en dos días en una mazmorra de Barcelona. En el 25 aniversario de aquel hito, Paco Gisbert nos cuenta la historia de la peli X de uno de los grandes del cine español

regalo_caratula
PACO GISBERT | 16/07/2013 - 12:30

En el año 2013 no nos sorprende que la gente que se dedica al cine, la cultura, el espectáculo o la televisión haga declaraciones en las que confiesa ser aficionado al porno. El cine X se ha normalizado, dentro de unos límites, hasta el punto de que, por ejemplo, en la colección de clásicos del porno que sacó la revista Interviu a comienzos de esta década, cien personalidades comentaron las películas más destacadas que ofrecía la revista. De hecho, cineastas como Fernando Trueba, Santiago Segura o Juanma Bajo Ulloa han manifestado en más de una ocasión su afición al porno y, en algunos casos, su intención de rodar, si las circunstancias lo permiten, una película sicalíptica.

Aquellos chalados con sus locos cacharros

Hace un cuarto de siglo la situación no era la misma. El porno tenía una corta vida en España dentro de la legalidad, sólo cuatro años, y había sido anatemizado por una ley que inflaba de impuestos indirectos a quienes lo exhibían y lo consumían. En aquellos tiempos, cuando se rodaba en 35 mm. y las películas tenían una factura tan amateur que ni siquiera podían considerarse de serie B, sólo los expertos en cine barato se atrevieron a filmar pornos. El principal ejemplo de lo dicho es Jesús Franco, quien pasó del cine erótico de bajo presupuesto al porno cuando la ley española permitió la proyección pública de filmes con sexo explícito.

Pero hay un caso en la historia del cine español mucho más curioso, el de Jaime Chávarri. En 1988, Chávarri ya tenía una acreditada carrera como director de cine convencional, pues había rodado seis películas de diverso pelaje, desde filmes de autor, como “A un Dios desconocido” o “El desencanto”, a adaptaciones literarias de éxito, como “Bearn o la sala de las muñecas” y “Las bicicletas son para el verano”. Con ese bagaje, Jaime Chávarri tuvo los arrestos suficientes para filmar algo que le apetecía hacer. Buen aficionado al porno clásico, Chávarri aceptó rodar, en unos tiempos en los que el porno español languidecía, una película baratísima, de tema sadomasoquista, en sólo dos días y con una cámara de vídeo. La cinta en cuestión figura en los anales del cine español como una “rara avis” y se titula “Regalo de cumpleaños”.

Azotitos para la mujer

Regalo de cumpleaños” cuenta la historia de un matrimonio burgués que, para celebrar el aniversario de la esposa, oficia una sesión de sadomasoquismo en la que ella se somete a los caprichos de su marido. Como réplica, el marido se someterá después a los caprichos de su mujer y de una vecina en una sesión de dolor físico y placer sexual.

José María Ponce, coproductor de la película, supo por el también cineasta Carlos Suárez que Jaime Chávarri estaba dirigiendo un documental para televisión en Barcelona y decidió ponerse en contacto con él. Organizó una cena con Suárez, Chávarri y él mismo y de ahí surgió una buena amistad que se materializó en una oferta, medio en serio, medio en broma, para que el director madrileño rodara un porno. Chávarri aceptó escribir el guión, filmarla e incluso firmarla, algo muy poco habitual en la época, cuando en el porno trabajaban profesionales del cine que utilizaban, por regla general, seudónimos para aparecer en los títulos de crédito. Carlos Suárez fue el operador de cámara en la cinta.

La única película de la historia del porno español rodada por un director de prestigio en el cine convencional (si exceptuamos a Jesús Franco) cuenta sólo con tres protagonistas. Los dos principales eran pareja en la vida real, vivían en Girona, trabajaban como funcionarios y era aficionados al porno, lo que provocó un cierto revuelo cuando lo desveló un artículo de El Periódico de Catalunya.

Con los años, Jaime Chávarri nunca se arrepintió de haber hecho esa película, un filme que, por otra parte, no perjudicó después a su brillante carrera en el cine. Sólo reniega de ella porque considera que es una película de muy baja calidad, algo, por otra parte, natural, dados los medios con los que trabajó.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados