Historias del porno: las yemas de los dedos de Warren Beatty

La leyenda de seductor en serie de Warren Beatty es bien conocida. Lo que tal vez muchos ignoran es que el incontinente sexual más célebre de la historia organizó orgías con estrellas del porno 30 años antes que Charlie Sheen e incluso costeó la defensa legal del padre de ‘Garganta profunda’.

Warren, seductor en serie
Paco Gisbert | 16/01/2013 - 18:13

No sé si es un personaje de una de sus películas o el propio Woody Allen quien dijo en una entrevista que, si tuviese la posibilidad de reencarnarse, le gustaría hacerlo en las yemas de los dedos de Warren Beatty.

Dicha declaración de principios de uno de los maestros del cine contemporáneo está fundamentada en la leyenda de que Beatty, con casi 70 años, se ha pasado por la piedra a gran parte de las estrellas del Hollywood de su tiempo y alrededores, desde Joan Collins o Leslie Caron a Julie Christie y Brigitte Bardot, pasando por Madonna, Liv Ullmann, Carly Simon, Elle McPherson, Goldie Hawn, Candice Bergen, Cher, Natalie Wood, Britt Ekland o Annette Bening. Toda una constelación de polvos que podría formar parte de cualquier anuario de las mujeres más sexys de la historia.

Warren y el porno

Pero lo que pocos conocen es que Warren Beatty tuvo una curiosa relación con el porno que se remonta más allá de la legalización del género en los Estados Unidos. Amigo de Peter Fonda, Jack Nicholson o Sammy Davis Jr., tres “pájaros” de cuidado que flirtearon con el primitivo porno a finales de la década de los 60, Beatty fue un acérrimo defensor de la libertad de expresión a través del cine para adultos, esa espléndida reivindicación de la segunda enmienda de la constitución americana que ha servido como bandera para todos aquellos que defienden la existencia del porno como género cinematográfico.

Beatty fue uno de los primeros actores de Hollywood que manifestó públicamente haber visto en salas ‘Garganta profunda’ y su testimonio, junto al de gente como Frank Sinatra, Truman Capote o Nora Ephron, sirvió para que el mundo comprendiera que una película basada en una mujer que sentía placer succionando pollas podía ser considerada “cool”. Dos años después de su estreno, Beatty no fue de esos que se había borrado del entusiasmo inicial por culpa de la persecución judicial: en compañía de su amigo y compañero de correrías Jack Nicholson organizó una colecta para sufragar la defensa de Harry Reems, víctima inocente de la persecución policial contra la pornografía, que permanecía en una cárcel de Memphis acusado de obscenidad.

Ya no se hacen orgías como las de antes

Pero la relación de Beatty con el porno no acaba en las proclamas de tono sesentayochesco que elevaron a ‘Garganta profunda’ a la categoría de mito del cine de los primeros 70. Una década después, Beatty era un habitual de los bares donde se reunía la gente que trabajaba en la industria y llegó a mantener una intensa relación amorosa (¿o sexual?) con Ingrid, una modelo negra que era buena amiga de la actriz Kelly Nichols. Con Ingrid como coartada, Warren mantuvo buenas relaciones con actrices como Kristin Steen, Tracey Adams o Sharon Mitchell.

Estoy hablando de los primeros años 80, cuando el porno era un género que, afortunadamente, convivía en feliz promiscuidad con el glamuroso mundo de Hollywood y cuando salir con (o follarse a) una estrella del cine con mayúscula era un signo de modernidad para las figuras del cine sicalíptico.

Warren Beatty no era tonto y se aprovechó de ello. Aparte de salir con la escultural Ingrid, quedó fascinado por la personalidad (que no la belleza) de Sharon Mitchell y por las dos extraordinarias tetas de Tracey Adams, en una etapa de su vida en la que la actriz se planteaba su heterosexualidad de manera práctica. Y organizó orgías en las que invitaba a muchas de las estrellas emergentes en el negocio del sexo. Muchas cayeron en sus redes y muchas callaron sobre su relación con el hombre con las yemas de los dedos más deseadas de la humanidad.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados