Historias del porno: Los días de la bestia

Nueva historia del porno, centrada esta vez en un oscuro pionero del cine X español que llegó virgen a su primer rodaje pero que sin duda tenía un tesoro entre las piernas.

Álex Egea, La Bestia
10/12/2012 - 23:30

En 1995, cuando el porno español comenzaba a dar sus primeros pasos, muchos jóvenes soñaban con ser actores de cine X, follar con chicas guapas, cobrar por ello y ser reconocidos como símbolos sexuales.

Kistch Stars, la agencia derivada del  sex shop barcelonés que ejercía de productora de algunas de las primitivas películas del porno hispano, buscaba pescar en esos caladeros por medio de anuncios en los medios de comunicación. A uno de ellos respondió Lluís Valencia, un chico de 19 años que creía estar capacitado para convertirse en una estrella del firmamento X.

Lluís fue seleccionado para participar en ‘Club privado, la primera producción semiprofesional que rodaría el porno español en su historia. Dirigida por José María Ponce, ‘Club privado’ imitaba, a la española, el modelo de producción que habían instaurado en Francia Michel Ricaud y Marc Dorcel: un cine X filmado en buenas localizaciones, con algo de acción y un esmerado cuidado en las escenas sexuales.

A Valencia, que cambió su nombre por el de Álex Egea, le pagaron 10.000 pesetas (60 euros) por intervenir en la película, donde tenía una escena junto a María Bianco, compañera sentimental de Ponce y actriz protagonista del filme. Aquel polvo, según confesó él posteriormente, fue el primero que echaba en su vida. Valencia era virgen cuando debutó en el porno.

Un don prodigioso

Su virginidad no fue un obstáculo para que quienes formaban la pequeña troupe del porno español en aquellos tiempos se dieran cuenta de las cualidades de aquel chico al que todos conocían como Álex Egea. El hombre era capaz de tener el pene erecto en cualquier momento, mantenerlo así durante horas mientras follaba y eyacular en el momento que se lo indicaran. Un chollo para el porno español entonces y ahora. Tal era la excepcionalidad de Álex que se ganó el apodo de La Bestia.

La Bestia haría otras dos películas X al año siguiente con Ponce, ‘Solas en la madrugada‘ y ‘Rito sexual, por las que cobraría 50.000 pesetas (300 euros) y en las que seguiría mostrando su increíble don. Durante el rodaje de ‘Solas en la madrugada‘ compartió una escena de sexo con Rebeca Dante durante más de tres horas en una terraza al aire libre sin que su herramienta de trabajo decayera en ningún momento. Cuando Ponce le conminó a que culminara su largo polvo, Álex respondió asombrado: “¿Ya?”.

Los días de La Bestia finalizaron tras aquellas dos películas. Las razones de su retiro son tan diversas como la polifonía de las voces que lo explican. Para Ponce, Álex Egea dejó el porno a causa de su físico: “Trempaba hasta con un grifo, pero era muy feo. No es que dejara el porno; fue el porno el que lo dejó a él”. Según Max Cortés, Egea tuvo problemas cuando comunicó a su familia que se dedicaba al porno y deseaba que esa fuera su profesión en un futuro. Para demostrarle a su madre que no estaba en nada malo, se la llevó al Festival de Cine Erótico de Barcelona y allí, un lugar en el que cualquier persona se puede transformar imbuida por la atmósfera del espectáculo sexual, tuvo que prometerle  que jamás volvería a hacer porno.

El propio Álex Egea, recuperada de nuevo su identidad de Lluís Valencia, lo explicó hace siete años en una página web dedicada a los tratamientos del VIH. Valencia afirmaba que exigió a Ponce trabajar en las escenas sexuales con preservativo, ya que no confiaba en los métodos de prevención de la enfermedad que regían en el porno de la época. La negativa de Ponce, por razones comerciales, le obligó a dejar la profesión con la que había soñado. Aquella que le permitía follar, porque Álex Egea, que llegó virgen a su primer rodaje, sólo practicaba el sexo delante de las cámaras. Eso sí, como una bestia.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados