Historias del porno: Los tres hermanos

Lo nunca visto. Durante un corto periodo, entre 1997 y 1999 tres hermanos se dedicaron al porno a la vez con considerable éxito. Paco GIsbert ha rastreado la huella del que podría definirse como uno de los clanes familiares más lúbricos de la historia.

Los hermanos Rockland
Paco Gisbert | 27/02/2013 - 13:21

Los padres de Hal, Vince y Shane Rockland, misioneros luteranos que recorrieron medio mundo proclamando la palabra de Dios y trabajando como pediatra él y como profesora de inglés ella, jamás imaginaron que sus tres hijos terminarían siendo, a finales de la década de los 90, actores en películas porno gay, un hecho insólito en la industria de entretenimiento para adultos que, como mucho, ha registrado casos de dos hermanos trabajando a la vez en el negocio del porno.

Nacidos en Darmstad (Alemania), los hermanos Rockland se educaron bajo estrictas pautas cristianas y vivieron en lugares tan dispares como Florida, Chile o Costa Rica. Vince, el mediano de la saga, fue el primero que dio el salto al cine X cuando, en 1994, entró en contacto con la productora Falcon para participar en películas de temática homosexual. Preferentemente activo en sus números sexuales, Vince se ganó un prestigio en la industria gracias a su carisma y sus 20 centímetros de pene no circuncidado.

Toda una estirpe

Meses después de su debut en el porno, Vince, bisexual en su vida privada según confesó en una entrevista para la revista ‘Men’, convenció a su hermano menor Hal, heterosexual en su vida privada, para que siguiera sus pasos y dejara su trabajo como manager en un Burger King. Hal Rockland, tan activo sexualmente y tan profesional como su hermano, participaría, en los cuatro años siguientes, en una docena de filmes, cuatro de ellos compartiendo títulos de crédito con Vince, aunque en ninguno mantuvieron contacto sexual entre ellos.

En 1997 el trío de hermanos en el porno se completó con la llegada de Shane, el mayor de los tres, que había servido en la Marina y también se proclamaba heterosexual en su vida privada. Shane seguiría las directrices profesionales de la familia: preferencia por los papeles activos en las escenas de sexo, un esmerado cuidado en elegir sus trabajos y un carisma personal que lo convertirían en uno de los actores favoritos de su generación.

Todo queda en casa

En 1998, Gino Colbert, hermano de la actriz porno Tina Marie y ex intérprete de películas de temática gay, tuvo la feliz idea de juntar a los tres Rockland en una película que sería definitiva para sus carreras. El filme se tituló, en un alarde de escasa imaginación, ‘Three Brothers’, lo dirigió el propio Colbert y contaba las aventuras sexuales de los Rockman de una forma divertida y desenfadada. Las actrices porno Sharon Mitchell, Sharon Kane y Veronica Hart participaron en la cinta en papeles secundarios sin sexo para dar más lustre a la producción. Los Rockland, consecuentes ellos, se negaron a compartir escenas sexuales y sólo se lo hacían con sus compañeros de reparto.

Durante el rodaje de ‘Three Brothers’ pasó algo que cambió la vida profesional de los hermanos Rockland. En una conversación con el también actor Ken Ryker, este confesó a Hal que había tenido un “despertar espiritual” que le había hecho replantearse su vida. Unos días después, Hal y Vincent abandonaron el set donde se rodaba la película para no volver más. Según Ryker, ambos “habían encontrado a Jesús”.

Solo Shane continuó en activo durante unos meses, hasta que también decidió dejar el porno, a comienzos de 1999. Desde entonces, la vida de los hermanos Rockland se parece a la de cualquier mortal que nunca tuvo relación con el porno gay. Viven con sus parejas, han tenido hijos y, eso sí, no reniegan de un pasado que los hizo míticos.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados