Historias del porno: Negro sobre blanca

Hoy le recordamos como toda una leyenda de la edad de oro del porno, pero lo cierto es que Johnny Keyes fue arrestado por obscenidad y condenado a servicio comunitario por hacer algo que seguía siendo delito en los Estados Unidos de los años 70: practicar sexo filmado con una mujer blanca.

Keyes con Marilyn Chambers
Paco Gisbert | 27/12/2012 - 10:34

Hace ahora 40 años, un 17 de diciembre de 1972, el O’Farrell Theater de San Francisco se vistió de gala para acoger el estreno de ‘Tras la puerta verde’. Era el primer largometraje que dirigían los hermanos Jim y Artie Mitchell, propietarios del local desde hacía tres años, cuando transformaron un concesionario de coches en un cine porno.

Con la sala a rebosar de curiosos conscientes de que asistían a un acontecimiento histórico, la película comenzó a proyectarse. En una de las primeras secuencias, la puerta verde a que hacía alusión el título se abría para que de ella saliera un hombre negro, vestido con un extraño taparrabos blanco, que a continuación practicaba el sexo durante más de cuarenta minutos con Marilyn Chambers, una chica blanca de 22 años con aspecto virginal e inocente.

Sin precedentes

Aquella secuencia sorprendió a los atónitos espectadores del O’Farrell, pese a que el público que acudía al local tenía un perfil progresista y liberal. Era la primera vez que el cine X mostraba, en un filme hecho por profesionaesl, una relación interracial. A comienzos de los 70, el problema racial en los Estados Unidos estaba todavía presente en la sociedad y el porno, como herramienta contracultural de agitación, rompía uno de los tabúes sobre los que se había cimentado la nación más poderosa del mundo.

Aquel negro de aspecto fornido que follaba sin descanso con Marilyn Chambers se llamaba Johnny Keyes y tenía tras de sí una historia curiosa. A sus 24 años, Keyes había llegado al porno por casualidad. Sólo un año antes había formado parte del reparto de ‘Hair’ en los escenarios de Broadway, como culminación de una carrera teatral en la que también se incluyen papeles en los musicales ‘Jesucristo Superstar’ y ‘The Wiz’. Antes de comenzar su trayectoria como actor, Keyes sirvió en la Armada estadounidense y llegó a convertirse en campeón americano de los pesos ligeros de boxeo.

Cuando acabó la gira de ‘Hair’ por el país, Keyes se encontraba en San Francisco y supo, por algunos de sus compañeros de reparto, que en un local de la ciudad se convocaba un casting para una película. Al llegar al O’Farrell, los Mitchell se fijaron en él y le propusieron formar parte del reparto: tenía que interpretar a uno de los hombres que comparten orgía circense con Marilyn en la escena del trapecio. Aunque no tenía ninguna experiencia en el porno, Keyes aceptó, convencido de que aquella película tendría un gran impacto social. No se equivocó, porque ‘Tras la puerta verde cambió la vida de Johnny Keyes.

Arrestado por obscenidad

Sin embargo, el día que tenía que rodar la secuencia del trapecio, el antiguo boxeador y actor de Broadway no pudo acudir al set de rodaje. Los Mitchell cambiaron su rol en la película por el del primer hombre que atraviesa la puerta verde. Su escena se rodó en dos días y, en su parte sexual, Chambers y Kayes pasaron casi dos horas follando, hasta que, en palabras del actor, “ella perdió el conocimiento”. Las consecuencias de aquella escena fueron peores para el afroamericano: la policía lo detuvo acusado de obscenidad y solo se libró de la cárcel a cambio de una fianza, que pagaron los hermanos Mitchell, y seis meses de servicios comunitarios, que pasó dando clases de teatro a grupos de jóvenes marginales.

Johnny Keyes compaginó su trabajo en el porno con el teatro durante 12 años, entre 1972 y 1984. Cuando la industria del cine X comenzó a abandonar las buenas historias para mostrar solo sexo, lo dejó. Al fin y al cabo, él era un actor, no una máquina de follar. Durante años fue entrenador de boxeo en Hawai. Ahora vive  cerca de Seattle, metido en negocios relacionados con el teatro, la gran vocación de su vida.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados