Historias del porno: padre de familia

La que padecemos ahora no ha sido la primera crisis económica ni será la última. En una de las anteriores, un tipo de California felizmente casado y que joven iba para rabino se vio obligado a debutar en el porno para llevar los garbanzos a casa. Y el caso es que se le dio tan bien que hoy es leyenda.

Richard Pacheco, pionero del porno responsable
Paco Gisbert | 09/04/2013 - 17:14

A comienzos de los años 70, Howie Gordon, un muchacho judío de Pittsburgh que llevaba el pelo largo y participaba activamente en las manifestaciones por los derechos civiles y contra la guerra de Vietnam, estudiaba periodismo en Ohio. Uno de sus trabajos académicos consistía en realizar un pequeño cortometraje de contenido erótico y Gordon, un hombre de recta educación ortodoxa que años antes había ingresado en el seminario con la idea de convertirse en rabino, se apuntó como voluntario para protagonizarlo, siempre y cuando compartiera escena con su novia.

Aquel corto no provocó más que risa y la vida de Howie continuó de la manera más tradicional: acabó la carrera, se casó con su novia de toda la vida y buscó trabajo. Pero la crisis del petróleo, que había minado el mercado laboral, le obligó a trabajar como albañil en una de las comunas felices de California.

Las vueltas que da la vida

En 1978, por medio de un conocido, Howie Gordon recibió una curiosa oferta de trabajo. Bob Chinn buscaba actores masculinos para participar en ‘Candy Strippers’, una divertida comedia médica que pensaba rodar unos meses después. Howie se presentó a la audición y allí descubrió que la película de Chinn le obligaba a practicar el sexo con otras mujeres.

Consiguió el papel, pero no estaba demasiado convencido de que acabara haciéndolo. Y es que Howie no sólo era un hombre casado sino que presumía de no haber practicado el sexo con una mujer sin amor. Fue a su casa, le contó lo que había vivido esa tarde a su mujer y esta, contra todo pronóstico, le dijo que adelante, que era una manera como otra cualquiera de ganarse la vida y que, mientras solo fuera un trabajo, no tenía que preocuparse por los celos que su futura profesión pudiera generarle.

Meses después, Howie Gordon se hacía llamar Richard Pacheco y era actor de cine X. Para sorpresa de todo el mundo, era, además, un gran actor. Capaz de interpretar con oficio las escenas dramáticas y de dar la talla en las secuencias sexuales. Durante ocho años fue el preferido de la mayoría de los cineastas cuando tenían que encontrar a un actor sobrio y que recitara bien los guiones, dada su escasa vocación exhibicionista y su inteligencia y cultura.

Tiempos difíciles

Pero, en 1985, el sida comenzó a amenazar al mundo del porno. Pacheco fue uno de los más activos militantes a favor de la utilización de los preservativos en las películas X, debido a su situación familiar y su preocupación por la supervivencia de la industria. Como no obtuvo respuesta, decidió retirarse. Aun así, durante los cuatro años siguientes, muchos directores siguieron contando con él para que encarnara en la pantalla a personajes que no precisaban tener contacto sexual. Porque Richard Pacheco era, antes que nada, un buen actor, con sexo o sin él.

En 1989 decidió abandonar definitivamente el mundo del porno, cuando comenzó a vislumbrar que el futuro para aquellos que se negaban a utilizar su polla en las películas era muy negro. Retomó su antes aparcada vocación periodística y trabajó durante años en la revista ‘Spectator’ como reportero. Pocas veces se le puede ver en eventos que tengan relación con el porno y su única ligazón con el mundo que lo lanzó a la fama es la idea de publicar un libro con sus experiencias en el cine para adultos. Y, naturalmente, sigue viviendo con aquella esposa comprensiva y liberal que le permitió trabajar en el porno si no había amor. Con ella ha tenido tres preciosos hijos y en su hogar es un modélico padre de familia.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Christina y Brenda: la diva tóxica pervierte a su mejor alumna
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados