Historias del porno: Pam y Tommy se lo montan

Ocurrió hace poco más de 15 años. Una cinta porno casera ‘robada’ en muy extrañas circunstancias tuvo un impacto incalculable en la carrera de su protagonista, Pamela Anderson, en la evolución de internet y en el universo celebrity tal y como hoy lo conocemos.

Pam y Tommy, la pareja más mediática (y neumática) de mediados de los 90
Paco Gisbert | 12/02/2013 - 11:16

El 19 de febrero de 1995, la modelo y actriz Pamela Anderson y el batería del grupo Mötley Crue, Tommy Lee, se casaron a pesar de que acababan de conocerse hacía apenas 96 horas antes.

La suya fue una relación pasional que se materializó en un viaje por el Lago Maid, en el Norte de los Estados Unidos, donde la pareja pasó cinco días navegando en una pequeña lancha y follando sin parar. Tommy Lee, un tipo ciertamente morboso, grabó algunos de los polvos que compartió con la ardiente Pamela en aquellos idílicos parajes. La grabación estaba pensada para un uso estrictamente personal, como hacen muchas otras parejas en el mundo, que registran sus propios encuentros sexuales como una forma de excitación muy endogámica.

Lo inesperado

Dos años más tarde, cuando el matrimonio Lee-Anderson comenzaba a naufragar, ocurrió lo que nadie esperaba: el vídeo de la luna de miel de la pareja fue robado de la casa que ambos poseían en una zona residencial de California.

Las circunstancias de aquel robo nunca quedaron del todo claras, porque el vídeo, según confesión de Lee, se encontraba en una caja fuerte escondida bajo de la moqueta que cubría el garaje en el que el músico trabajaba y desapareció misteriosamente tras la visita de un electricista, siempre según la versión del rockero.

El caso es que la cinta, tras pasar por diversos propietarios, llegó a manos de Internet Entertainment Group (IEG), una de las compañías pioneras en la distribución de pornografía en Internet. Pam y Tommy demandaron a la empresa norteamericana y alcanzaron un acuerdo extrajudicial por el que consiguieron un millón y medio de dólares, más los honorarios de la legión de abogados que los defendió a cambio de ceder los derechos de imagen para que el vídeo pudiese distribuirse legalmente por todo el país.

Crónica de un éxito anunciado

A la postre, el negocio le salió redondo a IEG, porque la edición en VHS de la cinta se convirtió en el  vídeo porno más vendido en el mundo durante 1998, con unas cifras muy superiores a las que cualquier película X más ‘convencional’. En la cinta aparecía la estrafalaria pareja entregada a diversas prácticas conyugales.

Comercializado con el no demasiado imaginativo título ‘Pam & Tommy Lee Uncensored’, el vídeo fue también el primer gran bombazo de la pornografía en internet, probablemente porque, a pesar de la poca calidad de las imágenes, el público se gastó el dinero por el morbo de ver a una estrella de la televisión, como la siliconada Pamela Anderson, entregada sin remilgos a quehaceres propios de una actriz porno.

No sería la única incursión en el mercado del porno de Pamela Anderson, quien meses más tarde vio cómo otro vídeo de temática sexual, grabado cinco años antes del que compartió con Tommy Lee, salió a la luz, difundido esta vez por la versión norteamericana de la revista ‘Penthouse’. En este segundo vídeo, Anderson compartía ardores con otra estrella del rock, el vocalista de Poison, Bret Michaels. Según todos los indicios, fue la propia actriz (una mujer con un afán de notoriedad sin límites, como pronto quedaría claro) la que lo filtró a los medios.

Más que por su muy discutible calidad o por su extraordinario rendimiento económico, ‘Pam & Tommy Uncensored’ ha pasado a la historia por inaugurar un nuevo género en el porno: el sexo de los famosos. Desde entonces, los vídeos X protagonizados por personajes conocidos del cine, la cultura, la música o la televisión han invadido las páginas de internet y algunos de ellos han logrado pingües beneficios económicos. Aunque ninguno llegó a alcanzar la notoriedad de aquel en el que Pam y Tommy se lo montaban en un lago como dos enamorados viciosos.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados