Historias del porno: Ponce en los 60

El padre del porno español cumple hoy 60 años. Para celebrar tan magna efeméride, nuestras ‘Historias del porno’ rinden homenaje a José María Ponce, el pionero que revolucionó el cine X nacional a comienzos de la década de los noventa.

José María Ponce
PACO GISBERT | 30/01/2014 - 17:34

La vida puede ser muy corta o muy larga, según la intensidad con que la vivas. Es difícil encontrar, en el ámbito del porno, una vida más intensa que la que tuvo José María Ponce entre 1992 y 1996, los años en que este pionero del triple X nacional lo era todo. En esos años, Ponce acumulaba todos los cargos de importancia dentro del porno nacional: era el único cineasta que rodaba películas X con cierta regularidad, dirigía el Festival de Cine Erótico de Barcelona y tenía tiempo de comandar los proyectos editoriales de la versión española de las revistas ‘Chic’ y ‘Hustler’, referentes de la información sobre el sector en los años 90. Ponce, en la primera década de los 90, era dios en el cine X español.

Un madrileño en Barcelona

Había llegado a Barcelona desde su Madrid natal una década antes, tras una adolescencia prototípica de los jóvenes nacidos en los 50: compromiso político y social, una etapa de experimentación hippy en Formentera y una carrera como periodista en diversos medios alternativos. Antes de su irrupción como resucitador del porno español, Ponce ya había hecho sus pinitos en el audiovisual, como productor de aquellas películas de temática sado que rellenaron el agujero negro de la historia del X español entre 1988 y 1992 y como responsable de la revista ‘Sadomaso’. Pero fue a partir del año olímpico cuando se convirtió en el padre del porno nacional, la persona que lideró la etapa más importante de la historia del triple X español.

Durante toda la década de los noventa y los primeros años del nuevo siglo, Ponce dirigió algunos de los grandes clásicos del porno español, películas que solo permanecen en la memoria de los buenos aficionados pero que, si hay justicia divina, algún día merecerán aparecer en los libros de historia del cine de nuestro país. Es el caso, por ejemplo, de ‘Gothix‘, interpretación, en clave bergmaniana, de las pesadillas de un creador disperso, o ‘Faust‘, revisión del mito del diablo que cita a los Rolling Stones y a Goethe. A partir de 2004, la paulatina transformación de la industria pornográfica nacional y el incapacidad de Ponce para adaptarse a los nuevos tiempos acabaron por clausurar su aventura como director X.

Después de tantos años

José María Ponce cumple hoy, 30 de enero, 60 años. Instalado en Madrid desde hace un lustro, continúa ligado a proyectos relacionados con el porno alternativo y el sadomasoquismo que comparte con su pareja, Akhesa, aunque su contacto con la industria de entretenimiento para adultos de nuestro país es prácticamente inexistente. Hace más de diez años que Ponce no se pone detrás de una cámara para rodar cine X. Y el porno ha cambiado tanto en este decenio que, desgraciadamente, no lo ha echado de menos.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados