Historias del porno Un talento innato

Nos vamos a los años 80, cuando había actores que podían compaginar su trabajo en el porno con pequeños papeles en el cine convencional de bajo presupuesto, cuando tipos como Jerry Butler eran capaces de escribir una autobiografía poniendo a caldo a toda la industria del cine X.

jerrybutler
PACO GISBERT | 14/05/2014 - 13:26

Paul Seiderman tenía aptitudes para convertirse en jugador professional de la NHL, la liga de hockey sobre hielo de los Estados Unidos, pero una serie de inoportunas lesiones lo dejaron con la illusion de convertirse en una estrella del deporte. Eso fue en su época universitaria, cuando este chico de familia judía cuyo abuelo paterno era hermanastro de Leon Trotski había comenzado a estudiar interpretación en el Barbizon School of Acting con la idea de labrarse un porvenir, ya fuera en las pistas de hielo, ya fuera en los escenarios teatrales.

Seiderman había nacido en Brooklyn el 13 de mayo de 1959 y, en su ultimo año de carrera, ya había abierto una puerta a su futuro como actor en diversos espectáculos del ‘off Broadway’, en la comedia televisiva ‘One life to live’ y, aunque sin acreditar, en la mítica película de serie B ‘Basket Case’, del legendario Frank Henenlotter. Sin embargo, Paul no se sentía satisfecho de aquella vida: sus comienzos en el mundo de la interpretación le exigían demasiados sacrificios y sinsabores para lo que sacaba de él.

Solo sobrevive el fuerte

Un día leyó un anuncio en la revista corporativa ‘Backstage Magazine’ en el que se convocaba a un casting para participar en una película porno. Seiderman se presentó a la prueba con la intención de conseguir un papel sin participación sexual, pero acabó debutando con éxito y con sexo en lo que sería su primer filme X: ‘Wet, Wild & Wonderful’, dirigido por Jim Clark. En aquella película Seiderman figuró con el seudónimo de Jerry Butler, en homenaje a una de sus canciones favoritas, ‘Only the Strong Survive’, cantada por Jerry Butler, cantante afroamericano de la década de los 70.

Fue el comienzo de una fulgurante carrera en el porno de aquel chico musculoso, con sonrisa picarona y gran fiabilidad tanto en las escenas dialogadas como en las de sexo que, en solo dos años, se erigió como el más importante de su generación.

Entre otras cosas porque Jerry Butler pudo compaginar su trabajo en el cine X con esporádicas apariciones en el cine convencional, aunque fura de bajo presupuesto, en filmes como ‘Deranged’ o ‘Evils of the Night’. Y también porque, a pesar de que su trabajo en el porno nunca le hizo feliz, se convirtió en un adicto a él y eso le costó su matrimonio con la actriz Lisa Loring, famosa por su papel de Miércoles en la serie televisiva ‘La familia Addams’ unos años antes, a la que engañaba filmando pornos sin que ella lo supiera.

‘Raw Talent’

Su carácter indomable lo llevó a publicar un libro que acabaría costándole su trabajo. Porque Jerry Butler fue uno de los pocos intérpretes de la historia del porno que no abandonó su trabajo por propia voluntad. Fue literalmente expulsado de la industria a raíz de la publicación de ‘Raw Talent’, una obra autobiográfica escrita en colaboración con el crítico Robert Rimmer en la que hacía una descarnada descripción del universo X y arremetía contra muchos de sus compañeros de profesión. Hasta 1990, cuando se publicó el libro, Butler era un actor muy cotizado por su sentido del humor al que los productores habían perdonado su matrimonio con Loring y una indominable adicción a la cocaína. Desde entonces, sólo pudo trabajar esporádicamente hasta su retirada, en 1993, obligado por su segunda esposa. En la actualidad enseña jazz y danza moderna en una escuela de baile de Porstmouth (New Hampshire).

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados