Esto pasa Jesús Palacios nos instruye en el Eroguro

Jesús Palacios, pope de la contracultura en España, publica libro. Es una excelente aproximación al eroguro, un género propio de la cultura japonesa que nos atañe más de lo que creemos.

Jesuěs Palacios Primera Liěnea
Borja Crespo / Foto: Mar Corrales (Innermost Studio) | 05/07/2018 - 12:35

Jesús Palacios (Madrid, 1964), crítico de cine y juntaletras experto en cultura subterránea, tiene nuevo libro, ‘Eroguro. Horror y erotismo en la cultura popular japonesa’ (Satori). El autor de ‘Goremanía’, ‘Satán en Hollywood’, ‘Desde el infierno’ y tantos otros títulos recomendables para pasear por el lado oscuro del ser humano ha coordinado un ensayo colectivo excepcional que cubre un hueco en el mercado internacional. Únicamente las tesis doctorales y textos universitarios hacían caso a la fusión entre el sexo, lo inquietante, el humor y lo grotesco propio de Oriente.

Es inevitable que nos cuentes de qué va ‘Eroguro’ para saciar la sed de erotismo de posibles lectores despistados.

Es un recorrido colectivo, obra coral a varias manos bajo mi batuta, por el género o metagénero más oscuro y excitante de la cultura japonesa, a la vez que menos y peor conocido: el “eroguro nonsensu”, que surge en las primeras décadas del siglo XX de la fusión de los términos “erotismo”, “grotesco” y “absurdo”, de la mano de escritores y artistas nipones que están atrapados entre la apertura a Occidente con sus vanguardias, su Modernidad y géneros populares como el policiaco, el terror o la ciencia ficción y el espíritu tradicional más arcano y profundo del budismo, el teatro kabuki de fantasmas o los grabados eróticos y sangrientos del periodo Ukiyo-e.

Jesuěs Palacios Primera Liěnea

 

Es decir,  horror, sexo, mutilación, humor negro, sensualidad, crimen y pasión…

Autores tan variados como Tanizaki, Akutagawa, Edogawa Rampo, Juzo Unno o Kyusaku Yumeno, entre otros, sentaron las bases de un maridaje brutal y salvaje que les sobrevivió después de la Segunda Guerra Mundial a través del cine y el manga, llegando hasta nuestros días gracias a personalidades como los mangakas Hideshi Hino, Suehiro Maruo o Shintaro Kago, entre otros, y a realizadores como Teruo Ishii, Yasuzo Masumura o los mismísimos Takashi Miike y Sion Sono. De todo ellos hablan en el libro expertos como Rubén Lardín, Daniel Aguilar, Iria Barro Vale o Germán Menéndez Flórez, acompañados por relatos clásicos del género, ilustraciones originales y un aparato gráfico estupendo.

Un auténtico lujo retorcido. La risa y el horror, el placer y el dolor, ¿van juntos de la mano?

Es una verdad eterna. El Eros y Tánatos de Freud, lo Grotesco de Bajtín, la “experiencia límite” de Foucault, el “éxtasis erótico-religioso” de Bataille… Podría estar poniendo ejemplos culteranos hasta matarnos de aburrimiento, pero basta mirar a nuestro alrededor y, sobre todo, dentro de nosotros mismos para saber que todo ello es una sola y misma cosa y que somos la suma imperfecta de impulsos oscuros y contradictorios pero inextricáblemente ligados entre sí y necesarios para el individuo y su supervivencia.

horrors malformed men

En tiempos de excesiva corrección política da gusto hablar de erotismo extremo y oscuridad.

Eso da gusto siempre, pero por supuesto cuanto más demonizado, perseguido y censurado, abierta o tácitamente, esté el lado oscuro, más placer produce penetrar en él y sacarlo a la luz. Es como si los nuevos censores y gurús del buen rollo y la corrección moral desconocieran cosas como la psicología inversa o el refuerzo negativo. La prohibición del alcohol en los años 20 en Estados Unidos provocó la aparición de la mafia.

En los tiempos que vivimos dan ganas de ir a los toros, fumarse un puro y practicar el anarquismo relacional sin medida. ¿Cómo lo vives desde tu posición de pope de la cultura trash?

Me apunto a lo tercero sin dudar, los toros y los puros me los ha prohibido el médico por la tensión. No sé si darte las gracias por lo de pope del trash, porque soy poco afecto a títulos honoríficos y menos aún religiosos y desconfío del trashcomo se entiende a menudo hoy, algo coolpara reírte, en plan listillo y hipster. Soy vieja escuela, es decir, escuela John Waters: hace falta muy buen gusto para tener mal gusto. Y cuando algo trashme gusta, es de verdad. Una de mis películas favoritas es “2019, tras la caída de Nueva York” de Sergio Martino, que prefiero a cualquiera de Marvel o “Star Wars” y que me gusta más, por cierto, que “Centauros del desierto”, con la que tiene mucho en común.

dead sushi

¿Hacia dónde va la cultura popular?

En Europa, hacia donde vamos todos: al colapso y la extinción. Desde que el Imperio USA se apoderó del mundo tras la Segunda Guerra Mundial y tras el postrer esplendor del cine de los años 60 y 70, de los Nuevos Cines al Spaghetti, el giallo, el polary las coproducciones, Europa está en decadencia y caída libre cultural, al igual que política, sólo queda rebuscar en la basura, sentarse en la terraza y disfrutar del espectáculo.

¿George Orwell se quedó corto? Warhol seguro, Huxley probablemente…

Todos se quedaron cortos, habría que recombinar sus distopías. Esto es más bien una mezcla desequilibrada entre la dictadura del miedo de Orwell y la del bienestar de Huxley, pero con muchos aspectos más cutres, más cerca de distopías pulpo bolsilibro que de los clásicos. Es un mundo de Serie B psicotrónica y paranoia estilo Frederic Brown, Jack Williamson o en el extremo opuesto Kurt Vonnegut y William Burroughs. Hay que drogarse para aguantarlo, pero no con el soma institucional, sino con las sustancias nobles y prohibidas.

EROGURO Portada

Hay que reivindicar la crítica como un género en sí mismo en peligro de extinción, ¿o es cosa de apocalípticos?

Fuera quizá todavía esté vigente, pero en España no existe la crítica. Estamos todos vendidos y comprados ni siquiera por un plato de lentejas, sino por una lata de guisantes de marca blanca. No se puede hacer crítica de medios en medios que viven de los medios que se supone estás criticando. No te dejan. Lisa y llanamente. Y en crítica cultural más aún, si cabe. Y cabe mucho.

¿Para cuándo el ‘Goremania 3’? Algunos lo piden a gritos.

Pues para nunca. El Gore ya no es lo que era, como tantas cosas. No tiene sentido una guía en estos tiempos, entre otros motivos porque ya no es útil como lo fueran en la época pre-internet. La gente que sigue sacando guías de películas me parecen estafadores de poca monta, trileros que no saben ni dónde ponen el dado o la moneda falsa. En cuanto al Gore en sí está ahora hasta en la sopa, es un producto televisivo y cualquier película comercial o no es capaz de mostrar imágenes sangrientas o viscerales que antes estaban reservadas para el cine de género y la exploitation.

hokusai

Has sido visionario en algunos de tus libros de ensayo. ¿Qué estás preparando ahora?

Estoy trabajando en mi seppukucon un libro en la línea “Satán en Hollywood” y “Hollywood maldito” acerca de los escándalos sexuales en la Meca del Cine y cómo han sido utilizados para hacer retroceder las libertades individuales y el buen gusto en la cultura y la sociedad a lo largo del siglo pasado y lo que llevamos de este. Aparte, también trabajo en una antología de relatos de terror clásicos que inspiraron el terror cinematográfico moderno desde los 60 en adelante, y en un nuevo libro colectivo sobre la idea de ancestralidad y el género fantástico y de terror, en relación al nuevo Realismo Especulativo y el concepto de hiperstición.

¡Toma ya! ¿Dónde te gustaría que te pillase un apocalipsis?

En casa, tomando una botella de buen vino con mi mejor amiga y apagando internet para mirar arder el cielo desde la ventana. Estoy aburguesado.

¿Cuál es tu icono de terror favorito a día de hoy?

La Vagina Dentata.

¿Los muertos vivientes han superado toda expectativa en el terreno de la ficción?

Han superado toda decencia en el terreno de la ficción.

audition

¿Una banda sonora para un festín orgiástico?

Italo Disco a discreción, especialmente Radiorama, `Lectric Workers, Crazy Gang, San Giovanni Bassista, Mr. Flagio y el temazo de The Immortals ‘The Ultimate Warlord’.

¿Qué cineastas actuales salvarías y cuáles borrarías si fueras Thanos?

Si fuera Thanos borraría la humanidad actual salvo unos pocos elegidos y empezaría de nuevo. Vaya, eso es lo que quiere hacer Thanos, ¿no? Soy poco original.

Un deseo no cumplido…

La eterna juventud en un cuerpo hermoso y deseable rodeado de riquezas y entregado al Mal.

 

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Christina Rapado: "He sido tan mala que hasta mi prima, Pilar Rubio, se avergonzaba de mí"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados