Kurt y el grunge según Alaska y Nacho

Las dos mitades del dúo Fangoria comparten sección en las páginas de ‘Primera Línea’. Hace apenas un par de meses discutían sobre el grunge, su sonido, su estética y su leyenda, en un intercambio memorable que reproducimos aquí completo, sin cortes ni censura.

Alaska y Nacho
Alaska y Nacho Canut | 27/02/2014 - 11:26

El grunge según Alaska

Hace diez años, los Nirvana acababan de editar el disco que grabaron después del éxito masivo de ‘Nevermind’, estaban a punto de grabar el ‘MTV Unplugged’ que ha pasado a la historia y les faltaba poco para salir de gira, una gira que tuvieron que suspender a mitad por los problemas típicos de un grupo inestable.

Poco después, en abril de 1994, Kurt Cobain moría. Y el impulso de las nuevas pretensiones musicales que supuso el grunge se diluía poco a poco una vez pasada la euforia del artista-mártir-leyenda.

Recuerdo que a mí me daba mucha rabia toda la irrupción del grunge, como si no hubiera otra cosa. Y estamos hablando de que es casi contemporáneo con la primera hornada del britpop inglés, todo un repertorio de joyas discográficas y grupos chulísimos capitaneados por estrellas de enorme personalidad, como Blur-Damon Albarn, Suede-Brett Anderson, Pulp-Jarvis Cocker y Oasis-Noel Gallager. A mí Nirvana me gustaron, mucho, y alguna canción suelta de unos y otros, pero poco más. Y así será como pasarán a la historia, dentro de un momento particular, pero con pocos momentos brillantes de forma individual

Y luego estaba toda aquella tontería de la Generación X, los nuevos jóvenes… ¡que tenían mi edad! ¡Yo soy de la Generación X, que son los nacidos a partir del año 60! Vale que yo ya tenía 30 años cuando murió Cobain (solo tres más que él), los miembros de los grupos tenían veintitantos y ese público que se tragó toda la parafernalia sí que fueron los adolescentes que vivieron la revelación. Normal, cada adolescente debe vivir la revelación que le toca.

El grunge barrió en Estados Unidos a los grandes grupos de rock, que prácticamente encontraron imposible seguir dando conciertos, al menos con el mismo nivel de repercusión y aceptación. Mötley Crüe, Guns’n’Roses… Pero eso es ley de vida, historia de la evolución natural del Pop y del Rock. Al menos tuvieron que ser barridos, no como el grunge, que se fue apagando sin más.

Y la imagen… Vamos a ver, a mí no me gustaba en absoluto. Pero esa no es la cuestión. No es una opción personal, siempre voy a preferir los modelazos, maquillaje y peinados de los grupos de sleaze americano que precedieron a los grunges. Al menos eran honestos al mostrar que se preocupaban por su imagen. Lo mismo que los grupos grunge, con ese aspecto tan cuidadosamente desaliñado. O la actitud de “no quiero estar sobre este escenario, lo estoy pasando fatal y todo es una mierda”. ¡Pues vete a tu casa!

Leo aquí y allí que vuelven los 90, y que el revival grunge está a punto de despegar. No lo creo, aquí estoy sentada, esperando que llegue un adolescente costroso a destronar a Lady Gaga.

 

Lo IN del grunge

LA MÚSICA EN SÍ
‘Nevermind’ es un disco excelente, con canciones buenísimas, y en general el uso de ciertos elementos ruidistas en las guitarras y en los ritmos de los mejores momentos del grunge continúa la mejor tradición del rock’n’roll.

LA IMAGEN
Pues claro que sí: hay una serie de imágenes asociadas al grunge, de formas de vestir, de posar, de tocar sobre el escenario. Por lo menos hay en ello una cierta personalidad del momento. Otra cosa es que a mí me guste más o menos.

LA BREVEDAD
El grunge fue arrollador, intenso, cambió lo que se suponía que procedía… y no duró prácticamente nada comparado a otros movimientos musicales-culturales. Lo bueno si breve, dos veces bueno. Y lo malo si breve, mucho mejor.

 

Lo OUT del grunge

LA MÚSICA
Que los Nirvana tuvieran un momento brillante no justifica la ingente cantidad de grupos de quinta fila que surgieron en cada país, simples imitadores de un estilo, sin aportar nada propio. El pop, el rock’n’roll, la música de baile… hay ejemplos en cada país de artistas que los han llevado a su terreno. Creo que con el grunge no pasa eso.

LA IMAGEN
Lo peor de todo es sentirse obligado a hacer un esfuerzo tan grande por fingir que no te importa tu imagen, para crear una anti-imagen tan artificial y cuidada como la de cualquier travesti que pasa horas preparando peluca y tacones. ¡Muerte a la hipocresía!

LA BREVEDAD
Precisamente esa brevedad, no solo en el tiempo, sino en la permanencia del grunge como influencia masiva en la música delata su relativa importancia. A no ser que seas un grunge de libro, los únicos empeñados en creer en un revival que no llega nunca.

 

Olvido Gara, Alaska

 

El grunge según Nacho Canut

Ahora hace más de 20 años de la salida del ‘In Utero’ de Nirvana. Dover, el grupo grunge más exitoso con mucho de España, está de gira en estos momentos para celebrar el aniversario del disco que les lanzó al estrellato, ‘Devil Came to Me’.

Y eso no es todo: este año se cumple el 20 aniversario de la muerte de Kurt Cobain. Creo que es el momento, y de hecho en casi todos los medios musicales lo lleva siendo desde hace un año, de recapitular sobre el grunge.

Antes que nada, debo pedir perdón a los fans de este movimiento musical, porque a mí ya me pilló con treinta y tantos años, con lo cual es algo bastante ajeno a mí generacionalmente. Lo viví como un simple movimiento musical/juvenil más. Uno que duró muy poco y que tampoco me pareció que hiciese demasiada mella  en la historia de la música pop, aunque eso tal vez esté aún por ver.

Estéticamente, todo aquello nunca me interesó lo más mínimo. De hecho estoy de acuerdo con John Lydon, que describió a las estrellas del grunge como jóvenes americanos vestidos de roadies (un roadie es el técnico que monta y desmonta los escenarios de los grupos de rock, para quien no lo sepa).

El pelo descuidado medio largo, los pantalones vaqueros sucios enseñando raja del culo, las zapatillas de deportes dilapidadas, las camisas a cuadros, las gorras de béisbol al revés… Nada de eso me seduce lo más mínimo. Puede que alguno de esos elementos pueda funcionar como detalle o accesorio,pero todos juntos, como que no.

Ahora, también es cierto que ese era exactamente el uniforme del 99% de los jóvenes heterosexuales norteamericanos en los años 90. Digamos que era la moda entre los que no estaban interesados lo más mínimo por la moda.  A pesar que el grunge se supone que era una respuesta tardía y yanqui al punk británico, carecía totalmente del espíritu de confrontamiento estético de esa gran hornada punk del 77. No había una Vivienne Westwood ni una tienda como Sex, ni seguidores súper estilosos con peinados y modelos que copiar.

Sin embargo, el grunge vendió muchísimas más copias de los discos mas relevantes de los grupos como Soundgarden, Nirvana, Pearl Jam, etc. que los grupos del 77, que eran mucho más minoritarios. Otra cosa es la huella que han dejado unos y otros. La del punk de los 70, ya sea el de Nueva York o el inglés, es muy profunda, al menos en lo estético. Aún hoy sigue estando muy presente en el pop y el rock. Lady Gaga es un ejemplo de ello. La portada del último disco en directo de Madonna podría ser de cualquier grupo del año 1977.

Me fijo más en el punk  porque es lo que viví yo y lo que de verdad conozco de primera mano. No obstante creo que los mods, los jipis, glam-rockers, club kids, rockabillies, Nuevos Románticos o góticos han dejado más huella en la imaginería popular que la sosería  perroflauta  de los grunges.

La música grunge, al ser una derivación sin mucha imaginario del punk hardcore norteamericano y el rock duro también Made in USA me parece que tampoco influenció más que a los contemporáneos de los grupos de esa época.  En Inglaterra, el britpop lo borró del mapa, y en el resto del mundo, el rap/hip hop  suplantó a ese híbrido heavy-punk ruidista  como música para la juventud teenager.

Como celebrity grunge por excelencia quedó la estupendisima Courtney Love, una Nancy Spungen ( la novia cadáver de Sid Vicious) mucho más guapa, talentosa, estilosa y operada que la original. Últimamente parece que Courtney está muy loca y medio retirada de la vida publica, hasta su hija pasa de ella.

Supongo que actualmente los grupos siguen tocando para sus fans, pero ya a los márgenes del torbellino pop actual, en el que reinan Rihanna, Lady Gaga, los Justins, One Direction, etc. etc. Aunque me comentan que en las tiendas de ropa barata hecha en Pakistán que invaden las calles del mundo ya hay córner grunge. Qué cosas.

Como el mundo del pop es tan caprichoso y cambiante, no se puede descartar, como acabo de hacer yo con tanta alegría, la vigencia y posibilidades de ser reivindicado masivamente de este movimiento musical. Por dos razones: porque fue el ultimo que realmente caló , aunque sea poco, en la imaginería de la juventud mundial (después del grunge no ha habido nada así, ni lo volverá a haber, ya esta todo tan fragmentado que ni siquiera es posible) y porque la generación grunge es la que tomará las riendas y marcará las tendencias  de los medios de comunicación por cambio generacional lógico (los que crecimos con el punk ya somos demasiado mayores) y supongo que es lógico que sus gustos y valores se reflejaran en todo lo que hagan y escriban.

La nostalgia ahora será por los Mudhoney, L7, Alice in Chains, Tad, Dinosaur Jr., etc. Normal y natural, lo unico es que ahora, con internet, ya es muy difícil que los medios de comunicación tengan la influencia que tenían en la época pre-WWW, así que me temo que la generación grunge va a ser la primera en desaparecer sin revival posible. Aunque eso puede que contribuya a hacerla aún más legendaria y más interesante para los adolescentes inadaptados que busquen en el desván de los recuerdos una música que hacer suya.

 

Lo IN del grunge

TENÍA A KURT COBAIN
Kurt era cosa seria. La última gran estrella icónica del rock. Junto a Sid Vicious, Bob Marley, John Lennon, Amy Winehouse y el ídolo para niñas del momento, se pueden encontrar camisetas con su cara en cualquier mercadillo o festival musical del mundo. Guapo, atormentado,drogadicto, inteligente , suicida… Kurt lo tiene todo. Es el icono perfecto, a lo Jesucristo Superestar, con el que, por cierto, guarda gran parecido.

FUE BORRADO DEL MAPA POR EL BRITPOP
Al menos, el grunge dio pie a la reacción furibunda de estos chicos ingleses que tuvieron una enorme repercusión en su país y bastante menos (más allá de alguna canción suelta) en el resto del mundo. Para mí, el britpop fue infinitamente más interesante que el grunge en todos los sentidos concebibles. Blur, Oasis, Pulp y Sude aún me encantan.

TUVO SENTIDO DEL HUMOR
Si algo positivo tenían Kurt Cobain y sus compañeros de grupo es que no se tomaban a sí mismos demasiado en serio, y havían gala de un notable sentido del humor en sus entrevistas y presentaciones públicas, con tendencia al travestismo incluida. Había algún que otro ‘intenso’, como el cantante de Pearl Jam, pero por suerte eran los menos.

 

Lo OUT del grunge

LA MODA
La forma de vestir de esta tribu urbana no resultaba original ni tenía la menor gracia. El pelo de colores y las Doc Martens venían directamente del punk, y el rollito de la camisa a cuadros y el estilo leñador resultaba demasiado soso para que pudiese hablarse de ‘moda’, por mucho que que circulen por el mundo diseñadores de inspiración grunge. La estética rap/hip hop resultaba bastante más potente y acabó eclipsando la anti-estética grungera.

CONSERVADURISMO MSICAL
Comparado con el pop de los 80 y sus aires futuristas, esta vuelta a Neil Young y el rock duro supuso una regresión en toda regla. Cualquier disco de techno ohip hop de la época me resulta infinitamente más interesante musicalmente que la música grunge

HEROÍNA
Volvió a ponerse de moda como droga “in”. Debía de encontrarse en abundancia por entonces en el área de Seattle, y los grungeros empezaron a consumirla sin medida y caer como moscas. Por supuesto, era la droga que tomaban  Kurt y Courtney. Debe haber sido la última vez en la historia en que la heroína tiene una repercusión semejante asociada a una escena musical.

 

Nacho Canut

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados