La verdadera historia de los springbreakers

Joe Francis, el fundador de Girls Gone Wild, la productora que inventó el spring break tal y como lo conocemos, ha sido expulsado de su propia compañía. Se ha portado mal, como las chicas a las que grabó durante años.

spring
Redacción | 25/04/2013 - 13:09

Hace una década, Girls Gone Wild, la compañía que Joe Francis creó en 1997 y que se dedica a publicar vídeos de chicas desfasando, mostrando sus pechos y su falta de vergüenza durante las más desfasadas fiestas, llegó a facturar más de 20 millones de dólares. Hoy, el que fuera el rey midas del vouyerismo, ha sido expulsado de su propia compañía.

El tipo no podrá acercarse  a menos de 100 metros de sus antiguos empleados, quienes hace unos meses le acusaban ante un juzgado de Los Angeles de acoso y vejaciones. El problema es que este tipo nacido en Atlanta hace 40 años, a pesar de ser expulsado por fraude, evasión de impuestos y acosos sexual de la productora que él mismo creó, mantenía una oficina en las dependencias de la misma. Ahora tendrá que darse al teletrabajo, pues el juez no el permite ni volver a recoger su cactus y su foto junto a Pamela Anderson. “Es ridículo”, ha comentado el tipo al respecto de la sentencia. Y es que Francis iniste en que Girls Gone Wild no está en bancarrota.

Un tipo con carácter

Este capítulo parece solo el penúltimo en una historia plagada de desencuentros, provocaciones y todo tipo de  acusaciones. Francis saltó a la fama con un programa de televisión  en el que emitía todo lo que las otras cadenas desechaban por grosero, violento o amoral. Accidentes de coche, peleas, tiroteos… Todo cabía en ‘Banned from Television‘.

Un día, entre el aluvión de vídeos que le llegaban, apareció uno de unas chicas mostrando los pechos y practicando felaciones en un balcón durante la celebración del Mardi Gras en Nueva Orleans. De ahí salió la idea de Girls Gone Wild, una productora que se dedicaría a lanzar vídeos de este tipo, grabaciones anónimas de chicas desfasando en todo tipo de fiestas. Pronto, los spring breaks se convirtieron en la fuente primordial de material obsceno y lujurioso. Llegó a editar más de 80 vídeos de esta temática y logró que millones de estudiantes de EE.UU. convirtieran estas vacaciones primaverales en el más loco, etílico y lujurioso periodo del año.

Pero en 2007, el éxito de Joe empezó a decaer. Fue acusado de amenazar de muerte al magnate Steve Wynn, quien supuestamente le debía 2 millones de dólares que Francis le había ganado durante una partida de póker en Las vegas. Varias chicas le denunciaron por haber publicado vídeos suyos cuando eran menores de edad. Una secretaria le acusó de acoso sexual. Finalmente, la hacienda estadounidense concluyó, tras años de investigación, que Francis había evadido impuestos y falsificado facturas por valor de 20 millones de dólares. Perdió la empresa.

Ahora, Girls Gone Wild ya no está en su poder, pero parece estar remontando el vuelo. Se ha adaptado bien al modelo online y el estreno de la peli ‘Springbreakers’, protagonizada por Selena Gomez, Vanessa Hudgens y James Franco, ha vuelto a poner de moda la explotación mediática de estas vacaciones primaverales, llenas de alcohol, bikinis y sexo al aire libre.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados