Mad Men Lab: ¿barba o beso?

Hay que ver cómo se ha puesto el marketing de las cuchillas de afeitar. Del simpático “no hay nada más sexy que un hombre afeitándose” hemos pasado sin apenas transición al mucho más agresivo (e injusto) “si hay barba, no hay beso”. Silvia Cruz, mujer que detesta depilarse a menudo, se solidariza con nosotros.

Nada tan afrodisíaco como un buen afeitado.
Silvia Cruz | 28/01/2013 - 10:13

Voy a hacer una defensa airada del no-afeitado. Yo, mujer de piel extrasensible a quien se le irrita la epidermis con el roce del aire, voy a defenderos, hombres, de la tiranía de la cuchilla. Porque ya está bien de que os den excusas absurdas para no besaros.

Aquí el ejemplo en forma de estudio: según una conocida marca de cremas y maquinillas, el 54% de las mujeres encuestadas de un grupo de más de mil confiesa haberse negado en alguna ocasión a besar a un hombre que no iba bien rasurado. Pero no se refieren las féminas a la barba poblada, cuidada y esponjosa, sino a esa barba algo dejada, ésa que es capaz de irritar al mismo papel de lija.

Besos con ganas

Como afectada, perdonad que me ponga víctima durante una línea, puedo dar fe de que es incomodísimo e incluso doloroso que te rasquen la mejilla, el morro y la barbilla y te los dejen en carne viva a causa de un beso. Pero lo que hay que preguntarse es si vale la pena. Si la respuesta es no, no es que te moleste la barba, es que te sobra el tío entero. Por eso, apuntad, queridos: no os dejéis engañar, pues como decía mi abuela, “cuando hay hambre, hasta el pan se tira”. Y donde pone hambre, escribid deseo, que no desesperación.

Aseguran los de la encuesta, de quienes hay que decir que tienen un empeño loco por que compréis artilugios y productos para el afeitado, que un 36% de las chicas dicen haber tenido que emplear un extra de maquillaje para paliar las antiestéticas rojeces que les ha generado un rasconazo. Y eso lo dicen como algo negativo, claro. En serio, y lo siento chicas, la que se para en esas memeces, no merece ser besada.

Si sigo con los datos, os deprimiréis, pero es mejor saberlo todo. El 38% dice que ha evitado tener relaciones sexuales por la dichosa barba y un 23%, que ha roto una relación por ese motivo.

Ay, no, por aquí no paso. No se rompe una relación porque la barba de tu novio te rasca los muslos o las mejillas y además, habrá que entender que eso de afeitarse todos los días es un aburrimiento y una tarea pesada. Me imagino tener que depilarme dos o tres veces por semana y me da un vahído. Y también la piel del hombre se irrita y se resiente con el paso de tanta cuchilla, caramba.

Ahora bien, tampoco os dejéis del todo, que un rascón de vez en cuando, vale, pero si se convierte en norma, cansa, aburre y acaba irritando algo más que la piel.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados