Mad Men Lab Bodas sin novio

Son tendencia. Las bodas sin novios se imponen como uno de tantos rituales modernos que parecen apuntar hacia la desaparición virtual del macho. De poco sirve que un espíritu libre como Silvia Cruz se empeñe en propagar el rumor de que traen mala suerte.

Bodas solitarias
Silvia Cruz | 19/12/2014 - 9:44

La ex de Bisbal se viste de novia.” Ya estamos otra vez con la noticia y el posado de marras. No hay nada que me dé más grima que una boda de famoso. Bueno sí, hay otra cosa: que se vistan de boda cuando ni siquiera hay boda.

Pero es que las firmas de ropa nupcial han encontrado un filón tan apetecible como cansino: el de tirar de la novia de moda para vender más vestidos. En cuanto se confirma, o simplemente se sabe pero no se dice, que una señora es la nueva pareja de un famoso o es famosa por sí misma pero se acaba de echar un novio, tardan poco en convencerla de que se vista de blanco para una campañita publicitaria.

 

Simulaciones horteras

La proporción de la horterada alcanza unas proporciones que ni el velo de Lady Di el día de su boda. Por eso, para evitarla, me he propuesto propagar un rumor que apela a algo que tiene mucho efecto sobre las contrayentes: la mala suerte. “No vestirse de novia antes de una boda” tendrá que unirse a los preceptos del “algo azul, algo prestado y algo viejo” para tener suerte con el enlace. ¿O es que nadie se ha dado cuenta de que muchas de las que posaron se quedaron sin boda o sin el mismísimo novio por el que les habían ofrecido el suculento posado?

A ver, repasemos, para que no creáis que el sortilegio me lo he sacado yo del mismo sitio del que parecerle salirle todo a Miley Cirus. Seguro que recordáis a la anterior ex de David Bisbal, Raquel Jiménez. Pues bien, lo hizo, posó de novia para una marca y se quedó sin boda y sin el novio por el que la marca le ofreció el trabajo. Jessica Bueno es otra de las víctimas de esta maldición: confirmó bodorrio con Kiko Rivera y salió vestidita de blanco en todas las televisiones del país para promocionar una firma de ropa nupcial. Y no hace falta que os cuente como acabó esa historia.

Hay muchas que no se resisten, supongo que porque el pellizco que les ofrecen debe ser suculento. Últimamente, ha sido la perseguida y deseada Hiba Abouk la que se cubrió de blanco después de que le adjudicaran varios romances seguidos y también lo hizo Gabriela Lenzi nada más comentarse en la prensa que era la nueva novia del futbolista Neymar.

Bodas sin hombres

 

Yo no digo nada, ellas sabrán, pero las hay que no tienen remedio, como Alba Carrillo, que en cuanto confirmó su compromiso con el tenista Feliciano López, aceptó ser la imagen de una prestigiosa marca de ropa para tales ocasiones. Ella ya sufrió con Fonsi Nieto, con quien no se prometió jamás, aunque ella le tiraba indirectas cada vez que un micro se le ponía por delante. Y se vistió de novia incluso, pero nada, ni por esas. O quizás por eso. Y la cosa terminó de regular para arriba.

Pero escuchadme atentamente, chicos: a pesar del tópico del que se aprovechan las marcas al sacar a mozas ennoviadas en sus campañas, hay muchas mujeres que no tienen la menor intención de cazaros, ni pasar por el altar, ni de comprarse un vestido blanco nuclear. Os lo prometo. Y el post de hoy me recuerda una cosa que me dijo una vez una conocida: “Muy bonitos todos esos vestidos pero, ¿dónde están los hombres?” Ah, eso no importa, ni a la publicidad ni a algunas novias, para qué voy a engañaros.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados