Mad Men Lab: ¡Caramba, Karanka!

¿Que el fútbol es cosa de hombres? Que se lo digan a Miss Costa Rica, que tiene un guante en la zurda. Silvia Cruz arremete contra el último hombretón que ha dado pábulo a semejante topicazo.

¿El fútbol es cosa de hombres?
Silvia Cruz | 15/04/2013 - 18:09

Caramba, Aitor Karanka, te has cubierto de gloria.

Yo sé que estás acostumbrado a estar en tu mundo, que te mueves en la élite del fútbol mundial, que tienes de jefe a José Mourinho y que, claro, uno no está para medir sus palabras en un entorno de tanta presión. Pero esa frasecita que te marcaste después del partido de ayer entre Real Madrid y Athletic de Bilbao es una soberana tontería: “El fútbol es cosa de hombres y en San Mamés, más”, ha dicho el segundo entrenador del Real Madrid quedándose el doble de ancho y dejando fuera de este deporte tan apasionante que es el balompié a las futboleras y a las futbolistas, dando por sentado que a las tías, así en general, ni nos gusta el fútbol ni estamos en condiciones de practicarlo al más alto nivel.

Yo sé que Aitor Karanka no pretendía molestar a nadie con sus declaraciones. Le salió así, sin más. Él, que vive bajo tanta presión, debe pensar que ese mundo suyo es más duro que picar en la mina. Y claro, si la cosa va de tópicos y estamos en Bilbao, cómo no insinuar que trabajar en San Mamés, La Catedral, solo es apto para gladiadores, para hombres-hombres, para machotes sin par.

El reverso oscuro de la hombría

Eso sí, después toca hablar de cosas como “cristianodependencia”, que no parece una patología muy digna de hombretones, y que hace referencia a la necesidad del Madrid de que las piernas (tan bien esculpidas) de Cristiano Ronaldo marquen goles y más goles,  en un dechado de lo que Karanka debe entender que es el súmmum de la hombría.

Una cosa sí es cierta: San Mamés es un terreno de juego diferente. Pero no porque en tierras vascas un hombre deba emplearse a fondo para demostrar que lo es, sino porque La Catedral tiene una afición que hace su trabajo a la perfección, que no es otro que animar a los suyos y ponérselo muy difícil al visitante.

El de ayer era el último partido que jugaba el Real Madrid en San Mamés, pues aprovechando que en 2013 celebra su centenario, el club estrenará estadio. Y en eso sí estoy de acuerdo con Karanka: se le echará de menos, pues es evidente que ese campo tiene un ritmo especial y una afición siempre al borde del frenesí que convierte cada partido en una lucha final. Y eso, queridos, es una gozada que puede disfrutar cualquiera, contenga lo que contenga su entrepierna.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados