Mad Men Lab: Chicote for President

Nuestro último ‘Mad Men Lab’ del año elige al que considera el hombre de 2013. Y dicha elección ha recaído en Alberto Chicote, un personaje alejado del glamur que ha revolucionado el panorama audiovisual y ha cautivado a Silvia Cruz.

U244305
SILVIA CRUZ | 30/12/2013 - 18:50

Acaba el año y los medios de comunicación ya han elegido a sus personajes del año. La revista ‘Time‘, de la que soy fan total, señaló al Papa Francisco como la persona más importante de 2013 y el diario ‘El País‘ le ha copiado el personaje en su revista dominical, en la que también ha calcado el diseño y las intenciones del magazine del que soy fan total. Para ‘Time‘, era un personaje a nivel planetario, ‘El País‘ lo marcó como personaje iberoamericano, algo no muy lógico ( ¿o sí?) cuando se pasa de ser “el diario independiente de la mañana” a ser “el diario global”.

Mi hombre del año 

Pero más allá de mis filias y mis fobias mediáticas, he decidido nombrar a mi propio hombre del año.  Este laboratorio, en el que intento hacer repaso de las cosas que hacen los hombres y me asombran, de las que hacen las mujeres y me espantan y de las que hacen juntos y revueltos hombres y mujeres y no les encuentro el sentido, debe tener su propio rey. Señoras y señores, con ustedes el Hombre del Año en ‘Mad Men Lab’: Alberto Chicote.

Como soy el único miembro de este jurado, me reservo el derecho de loar sus virtudes y hacerlas merecedoras de este premio. A saber: Chicote mola porque suena a verdad, porque dice palabrotas, porque no es metrosexual, porque no quiere gustar a todos, ni siquiera a unos cuantos, porque dice lo que piensa, porque es bruto y tierno, porque es macarra y buena gente a partes iguales. Es merecedor del premio por ser el personaje público que más me ha hecho reír este 2013, el que más me ha reconciliado con el género humano y también con el masculino, y el que ha practicado una oratoria entre quinqui y chispeante que ha refrescado el panorama televisivo, algo muy de agradecer.

Sin pelos en la lengua

Ahora bien, si tuviera que quedarme con una sola de sus virtudes, diría que Chicote me gusta porque habla claro, algo que escasea en nuestro país. Chicote dice las cosas sin ambages y señala los errores de los demás mirándoles a los ojos. Y eso, en una sociedad en la que se cría a los críos haciéndoles creer que todos son bellos y geniales y a los que no se prepara para la frustración, es un valor que debería pagarse con oro puro.

Confieso que he fantaseado varias veces con la idea de poder contratarlo para auditar despachos, entes públicos y diferentes organismos oficiales. Y también empresas privadas, no nos engañemos. He llegado a soñar que dirigía el país. En algún momento de la historia de España, se habló de que Belén Esteban podría fundar un partido y convertirse en la tercera fuerza más votada. Yo, qué queréis que os diga, me quedo con Alberto. Chicote for president, sí. Me encanta la idea.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados