Mad Men Lab: ¡Consultorios creíbles, por favor!

Ya que los consultorios sexuales se han puesto de moda, aunque todos sean exclusivamente para mujeres, al menos deberían ser creíbles. Silvia Cruz nos pone algunos ejemplos de cómo las preguntas absurdas de los consultorios de revista merecen respuestas evidentes.

gtres_a00605157_021
SILVIA CRUZ | 15/10/2013 - 13:20

Siempre me han llamado la atención los consultorios de las revistas. Desde los que se centran en hacer de ti la mejor cuidadora de hortensias del planeta hasta los te asesoran legalmente sobre problemas con tu comunidad de vecinos, pasando, por supuesto, por los que tienen la intención de resolver tus dudas sexuales. Y en estos me voy a centrar, ¿qué os pensabais?

Preguntas absurdas

En este país no hay suplemento de diario o revista especializada que no disponga de una sección parecida. Y cuando digo especializada siempre es femenina, porque las de los chicos parecen creer que sus lectores lo saben absolutamente todo sobre el tema. A mí me llama mucho la atención la del diario inglés ‘The Guardian‘, que a pesar de hacer un periodismo que no abochorna constantemente a sus lectores, tiene una sección a la que contesta la psicoterapeuta Pamela Stephenson Connolly que sonroja un poquito. Bajo el título ‘Sexual Healing‘ (Salud sexual), Pamela contesta a las dudas de los lectores.

Me asombran las preguntas: “Tengo 84 años y no consigo llegar al orgasmo. ¿Es por mi edad?”. O esta otra: “Tengo 31 años, soy delgada y me gusta fantasear con sexo en grupo con hombres viejos y gordos y cuanto más feos, mejor. ¿Debo comentárselo a mi pareja?”. Podría estar así durante muchas líneas, pero creo que la ingenuidad de las preguntas queda más que clara con estos dos ejemplos y, al menos a mí, me resulta sospechosa. Y es que podéis llamarme incrédula, pero yo ya estoy convencida que nadie hace este tipo de consultas a un diario, ni con 31 ni con 84 años.

Respuestas evidentes

Pero si las preguntas me espantan, no quiero contaros las respuestas. Que no es que sean malas, ni tontas, ni malintencionadas: es que las podríais dar cualquiera de vosotros. “Tus fantasías son privadas, no tienes por qué contárselas a tu pareja” o “descarta problemas de salud” son los primeros consejos que se les da a la primera y al segundo lector respectivamente.

Hace poco publiqué una entrevista en Primera Línea a la periodista especializada en sexo Alicia Gallotti con motivo de la publicación de su ‘Kamasutra para dummies‘. Me contó que las personas seguimos teniendo dudas muy básicas sobre sexo y que nos sigue dando vergüenza preguntar. Y yo la creo. Pero, ¿de verdad no hay formas más creíbles de que un medio nos informe sobre esos temores y que las dudas de otras les sirvan a los demás?

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados