Mad Men Lab: ¡cuidado con el porno (again)!

Hay que ver lo que se aprende con Mad Men Lab. Ahora resulta que, según un tal Regnerus, ver porno habitualmente desarrolla la tolerancia hasta límites preocupantes. O al menos hasta límites que preocupan al autor del estudio.

Demostrado, ver porno fomenta la tolerancia
Silvia Cruz | 08/01/2013 - 17:38

Mi curiosidad me lleva a veces a terrenos delirantes.

En esta ocasión, me ha conducido hasta un estudio en el que se asegura que los hombres heterosexuales que ven porno con frecuencia están más favor del matrimonio entre parejas del mismo sexo que los que no lo ven.

No creáis que esto es un chisme de escalera, ni una noticia exagerada o mal digerida, no. Es fruto de un estudio amparado por un instituto de investigación estadounidense, The Whiterspoon Institute, y firmado por un sociólogo con su título y todo. Se llama Mark Regnerus y dejad de haceros ilusiones pensando que ha encontrado la solución para que los que ven estas uniones como algo antinatural cambien de idea, porque resulta que el mensaje de Regnerus va en otra dirección.

Si es que los carga el diablo…

Este tipo en absoluto pretende animar al personal a ver porno para desarrollar su sentido de la tolerancia. No, lo suyo es más bien es una amenaza: “Nene, como veas estas cosas, vas a degenerar tanto que te va a parecer bien hasta el matrimonio homosexual.” El tal Regnerus dice que esto de apoyar que las parejas gay tengan los mismos derechos que las demás no se hace por un deseo de justicia, de libertad o de igualdad, no. Dice que lo hacéis porque veis mucho porno. Y digo “hacéis” porque, según él, las tías no entramos en su estudio porque no estamos metidas en eso del porno tanto como vosotros y porque “en general”, tendemos a estar de acuerdo con las uniones entre homosexuales. Así, en general. Y porque sí.

Yo no soy socióloga, pero creedme si os digo que entiendo perfectamente que muchos de sus colegas cuestionen los métodos de este señor. Ya hace unos meses, Regnerus se metió en otro follón al publicar un estudio en el que afirmaba que los niños criados por parejas de homosexuales estaban peor educados y tenían más problemas de adaptación que los demás. El hombre intentó rectificar e hizo un cierto propósito de enmienda cuando sus compañeros de gremio le tacharon de sacarse teorías de la manga y saltarse a la torera los métodos de las ciencias sociales, pero a la vista de este nuevo documento, no parece que le haya durado mucho el arrepentimiento.

Y a todo esto, digo yo: ¿De dónde viene esta obsesión que tienen algunos hombres con la amenaza marica? Me lo pregunto porque nunca he visto la caza de brujas al homosexual practicada con tanto brío entre mujeres, salvo en el caso de alguna monja muy entregada a la causa y alguna madre del tipo de la de Carrie. Nunca he visto a una fémina luchar con tanto fervor y tanta dedicación como la que emplean algunos hombres en implantar el reino de la heterosexualidad. ¿Qué miedo se esconde debajo de esa lucha denodada y estéril? Por cierto, de los hombres gay no dice nada en este estudio el señor Regnerus. Imagino que hasta ahí llega su temor a contagiarse.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados