Mad Men Lab Despecho o una miseria compartida

La sed de venganza tras una ruptura sentimental no es solo cosa de mujeres, viene a decir Cruz a raíz de la gira promocional de su libro de memorias que está haciendo Valèrie Trierweiler en la que pone a parir a su ex marido y la actual novia de este.

U268588
SILVIA CRUZ | 28/11/2014 - 14:36

La ex de Hollande ataca de nuevo. Valèrie Trierweiler, a la que el presidente francés abandonó por la actriz Julie Gayet, publicó unas memorias en las que ponía a parir a su ex y ahora va ofreciendo detalles de su historia de amor y desamor con el político francés en plan tourné de la venganza. Ahora está de promoción en Inglaterra y tiene que ir dando píldoras que alimenten las ganas del público de comprar el libro. Muchos la tachan de oportunista, de vengativa y de mala mujer, y en las revistas se vuelven locos haciendo listas de ex novias vengativas, como si eso del despecho público fuera sólo cosa de hembras.

El día que a Andrés Calamaro se le ocurrió publicar fotos de su ex novia desnuda en las redes sociales, insultar al nuevo novio de ésta y hacer una campaña insufrible de desprestigio de la chica, a nadie se le ocurrió hacer listas de tipos que no se resignan a perder con dignidad. Pero es salir la Trierweiler a cobrarse su despecho en forma de horas de televisión y no esperamos ni un segundo en hacer listados donde lo más de moda es decir que el clan Pujol ha caído por las confesiones de la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola o enumerar a los muchos chicos que Taylor Swift ha dejado guapos en sus canciones.

La venganza de los ex

No voy a negarle yo a un ser sufriente por desamor que se desquite de alguna manera. Pero, hombres y mujeres, seamos elegantes. Ahora, Trierweiler desvela que la primera vez que hicieron el amor ella y el presidente francés fue en un motel de dos estrellas. ¡Ay, Hollande, qué poco estilo, hijo! ¿Será que como socialista tenía que dar imagen de austeridad? No, se ve que no, pues Trierweiler desvela que a su chico el destino le pareció patético y que es un clasista. Eso sí, habla de que el François tiene una capacidad de persuasión “nuclear” que no sé si eso quiere decir explosivo o mortal, pero a cuenta del tirón del político debe ser lo primero.

El otro blanco de sus iras es Gayet, la nueva pareja de su ex. Otro clásico en una tourné de la venganza que se precie. La llama de todo pero también le advierte: este señor hará contigo lo que ha hecho con todas, le viene a decir. También le informa de que Hollande aún le manda mensajes y le hace proposiciones de volver. Lo que se dice ponerle el cuerpo malo a la otra, vamos.

Pero estas cosas son propias de ambos lados, queridos. Pensad, si no, en aquellas webs que empezaron a proliferar hace un par de años en las que novios despechados colgaban fotos de sus ex novias ligeras de ropa o vídeos eróticos grabados cuando aún eran pareja. Ellos atacan por ahí porque a nosotras aún nos crucifican por tener entrepierna y jugar con ella. Si alguna publicara un vídeo erótico de su ex marido seguramente se le acabaría volviendo en contra y, en lugar de humillarlo, es posible que al señor le acabaran haciendo la ola allá donde fuera. Por eso Trierweiler y otras señoras tiran por hacer públicas aspectos no sexuales de sus antiguas parejas y que todavía por presión social os duelen más: cosas como que son bajitos, inseguro o cutres.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados