Mad Men Lab: Follar no adelgaza

Los últimos estudios han demostrado que practicar el sexo no adelgaza. Un mito que se nos cae al suelo y que ha mantenido activos sexualmente a cientos de miles de personas con la esperanza de perder peso follando. El fin del mundo está próximo.

follar no adelgaza
SILVIA CRUZ | 18/02/2014 - 11:53

Según los expertos, practicar sexo no adelgaza. O no adelgaza tanto como nos habían hecho creer hasta ahora. ¡Hay que ver cómo nos engañan! Se pone una manos a la obra, sin ganas a veces, para poner el cuerpo en marcha, para tersar las nalgas, para poner turgentes los senos, para tener la barriga como una tabla y el culo como un tambor y resulta que no sirve de nada. La verdad es que algo debería haber sospechado a estas alturas, pero, claro, yo pensaba que a mí me pasaba con el sexo algo inversamente proporcional a lo que les sucede a otras con los nervios: que por poco que coman les engorda el doble.

La cosa se va a poner chunga para algunos maridos pues, si resulta que un buen revolcón solo gasta las calorías equivalentes a subir un segundo piso, muchas se van a quitar de esta dieta que nos habían vendido casi como milagrosa.  “La actividad sexual, aunque supone un ejercicio físico, no tiene en sí misma como fin la realización de ese ejercicio. Sus componentes esenciales son otros y están vinculados a la erótica y al placer”, ha asegurado el doctor Carlos San Martín Blanco en el diario ‘El Mundo‘, y yo sospecho que, si nos tienen que explicar algo tan básico, este aleccionamiento médico tiene un doble mensaje que yo no pillo.

El señuelo de la dieta

El mismo sanitario asegura en la entrevista que “una relación serena, tierna y delicada es para muchas personas más placentera que un encuentro violento o vigoroso”. ¡Ay, madre, que el médico nos ha salido un pelín carca!  Pero vayamos a lo que nos importa, ni siquiera el empotramiento loco y voraz nos arrancará la celulitis, ¿verdad, doctor? Díganos la verdad, ¿era todo una patraña para que procreáramos como conejas? ¿Nos engañaron para que nos rindiéramos en los brazos del desenfreno a la espera de ver nuestros cuerpos torneados a la façon de Beyonce?

La noticia me ha chafado el día. Mientras me preparo para acercarme al gimnasio más cercano y preguntar tarifas y, si pueden, dejarme la cintura de Mrs. Carter, le hago una pregunta al aire cuya respuesta temo como a una vara verde: ¿Qué será lo próximo? ¿Que follar no te deja bien el cutis? Ah, no, por ahí sí que ya no paso.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados