Mad Men Lab: Hombres de uniforme

La moda masculina se ha puesta de lo más marcial: vuelven los uniformes. Pero Silvia Cruz ha decidido ir más allá de las apariencias y contradecir el discurso oficial: puede que sea cierto que a algunas mujeres les excitan los hombres uniformados, pero no cualquier hombre y no con cualquier uniforme.

Brad-Pitt-en-'Inglourious-Basterds'
Silvia Cruz | 01/07/2013 - 16:36

Una tiene sus días raros, y hoy me he puesto mirar con atención la nueva moda que viene para el hombre de hoy. Sí, queridos, os toca sesión de moda. Pero tranquilos que no entraré en detalles sobre colores, tejidos ni palabras extrañas que tampoco yo entiendo.

Chicos, vuelve el uniforme. O al menos eso dicen los diseñadores que han presentado colección en la pasarela de primavera-verano de París. Y no penséis en aburridas casacas con colores tristes. Pensad en versiones sofisticadas, con colores brillantes y aberturas en zonas insospechadas.

Lo que me interesa de este tema no es tanto dónde ubica las cremalleras esta tendencia, sino el por qué de este empeño en vestir a los hombres con ropas de autoridad. Dicen que a las tías nos gusta el uniforme y si hubiera hecho más caso a los sonidos guturales que emitía mi abuela ante un policía, quizás podría haberle preguntado el por qué de sus sudores.

 ¿Instintos lascivos?

Pero hago memoria y empiezo a entender. Mi abuelita veía un uniforme y se ponía loca de contenta. Y cuando digo uniforme, también incluyo la bata blanca. No le sucedía con su doctora, claro está, porque a la lista de mi abuela lo que le gustaba no era el uniforme, sino cómo realzaba aquella ropa el cuerpo de algunos hombres bellos. Nunca se fijó mi yaya en aquellos guardias civiles barrigoncetes y rechonchos, con bigote y de aspecto nada cuidado. Que no lo eran todos, no se me ofendan los beneméritos, por favor. A ella solían gustarle los urbanos de poca edad, altos, fornidos y muy bien puestos.

La cosa es que si pongo la mirada en el cine también veo que los uniformes memorables los llevaron hombres bellos. Marlon Brando luciendo uniforme nazi en ‘El Baile de los malditos’; Brad Pitt en ‘Inglourious Basterds’ o Ben Affleck en ‘Pearl Harbour’. No pienso meter a Tom Cruise, ni en ‘Top Gun’ ni en ‘Valquiria’, dejad que tenga mis manías. Y lo coincidente en todos ellos es lo que mi abuela ya apuntaba: que todos estos señores tienen o tenían buenos cuerpos, bonitas caras y un sex-appeal incuestionable.

Vamos, que ni fuerza, ni poder, ni dominación, ni pistolas, ni esposas. Que lo que atrae de los señores vestidos de uniforme es que estén tan bien o mejor con uniforme que sin una sola prenda encima de sus estupendas carnes.

Y dándole vueltas a esto, os lanzo una pregunta que me corroe. ¿Os pasa igual a los hombres con el disfraz de enfermera o el de colegiala? ¿Si una no está como un queso no sirve de nada? Acepto opiniones porque no está la cosa para gastarse la pasta en un disfraz tan tontamente.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados