Mad Men Lab: Un ex no es nada normal

La nueva moda entre las celebridades de medio pelo es llevarse estupendamente con sus antiguas parejas, aunque la relación haya acabado en cuernos y divorcio multimillonario con demandas cruzadas. Una nueva costumbre aborrecible contra la que Silvia Cruz se rebela con toda su energía.

Kate Beckinsale se echa unas risas con su ex marido, Le
Silvia Cruz | 14/01/2014 - 10:14

Se están perdiendo los ex. Algunos me dirán que están cambiando los papeles y que, como somos más civilizados y más modernos, el rencor, el reproche y la envidia ya no tienen cabida en las relaciones con las ex parejas. ¡Ja! Veo el resumen de la fiesta de los Globos de Oro y sus saraos anteriores y posteriores y no doy crédito al desfile de parejas rotas que posan como si nada hubiera pasado. ¿Estamos todos locos? ¿Qué está pasando?

Cuenta la prensa que Jennifer Lawrence acudió con el novio con el que cortó hace dos meses; que Kate Beckinsale posó con su actual marido y con el anterior y que sonrió del brazo de ambos como si no pasara nada. Por si fuera poco, Miranda Kerr se presentó a la fiesta posterior a los premios, a la que también fue su ex, Orlando Bloom, que además es un ex muy reciente, algo que no facilita las cosas.

A mí me da, que este tipo de actividades, más que de normalidad, hablan de un sadismo inconmensurable. ¿O no es más pernicioso este comportamiento de falsa normalidad que quedarse en casa o irse a otra fiesta?

 A tus ex, ni agua

Como siempre tiene que haber una excepción que dé la medida real de todas las cosas, por aquellos saraos californianos apareció también Sean Penn. Yo reconozco cierta debilidad por el californiano, pero es que además de guapote es listo. Ya no esconde que tiene algo con la guapaza de Charlize Theron, pero en lugar de aparecer en los Globos de Oro donde estaría su ex mujer recogiendo un premio, se presentó a la fiesta de la noche anterior. De esta manera, paseó su amor, lo hizo público, quedó como un rey y dejó en paz a Robin Right, que fue con su novio a recoger el galardón, mostrando ambos mucha más normalidad y tranquilidad que la de las parejas antes citadas.

Cuando uno se separa, no se acaba el mundo, ni está prohibida la entrada a los sitios donde está el otro. Pero yo les pido a los famosos, que suelen marcar tendencia incluso en lo de emparejarse, que hagan el favor de darnos un respiro. No hay forma de tragarse que dos que acaban de cortar se llevan tan bien que pueden posar ante amigos, periodistas y cámaras como si fueran los más grandes amigos. ¡Qué presión nos ponen a los demás mortales, madre del amor doliente!

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados